viernes, abril 28, 2017

Falcó

Hacía tiempo que no leía una novela de Arturo Pérez Reverte. La verdad es que los últimos títulos, fuera de la saga de Alatriste (mi última crítica aquí) no me habían hecho "tilín". Pero fue ver una reseña de la portada de "Falcó", así como saber que podría ser una saga con un personaje made in Reverte, lo que me lanzó a comprarla en amazon (la tenéis aquí por menos de 10€).

Como siempre que leo un libro de Reverte, me gusta, porque es un buen ejercicio, recordar mi relación con este prolijo escritor. Reverte me cae como el culo. No le soporto como columnista, y no comparto para nada, muchas de sus creencias y opiniones. Lo he dicho en varias ocasiones, pero me parece un escritor excelente (con buenas y malas obras) y sobre todo, que se mueve como pez en el agua en el "best-seller" y en la novela histórica. En una sociedad manipulada, dónde se deshecha el trabajo de quién no piensa como nosotros, el ejercicio de reconocer que una persona como Arturo Pérez Reverte no es santo de mi devoción, pero su trabajo me gusta, es algo raro.

Que me parezca un tipo egocéntrico, radical con sus opiniones y que se cree estar por encima del bien y del mal, desde su columna semanal (cual Sarumán en su torre blanca), no quita para que pueda reconocer el valor de su trabajo, a veces bueno y a veces malo, y para que pueda disfrutar con las obras que me gustan. Y además, que coño, tiene todo el derecho a ser como es, a pensar como piensa y hacer lo que crea conveniente. Faltaría más.

"Falcó" es una de esas BUENAS obras. Me ha gustado mucho. La he disfrutado desde la primera página hasta la última. De hecho, me parece una novela más corta de lo que nos tiene habituado, y sin embargo, es mucho lo que en ella se cuenta. Y por supuesto, marca de la casa, Reverte ha creado un personaje MAGNÍFICO, con un aura excepcional y con muchos momentos duros y sin concesiones, pero muy bellos. Además de soltar frases lapidarias, y seguir un estricto código de honor muy personal.

El argumento de "Falcó" podría ser: "En los primeros meses de una guerra civil, en pleno año 1936 conocemos a Falcó. Un jerezano de buena familia que se desvió del camino que habían marcado para él y, tras ser expulsado de la Academia Naval, empezó una vida errante que le llevó a convertirse en contrabandista de armas y, finalmente, en espía. Trabaja para la inteligencia franquista, pero las cosas nunca son fáciles, y menos en una guerra. Embarcado en una misión que no parece ser fácil y que esconde muchas cosas, asistiremos a unos momentos duros de la vida de este personaje.".

Como siempre, la mano de Reverte para crear personajes y ambiente histórico es magnífica. El primer capítulo (o el 6% que diría mi Kindle) es soberbio. De un plumazo conocemos a Falcó y nos deja fascinados. Pero además al "Almirante" su jefe. La presentación del momento histórico, que repito, Reverte recrea como nadie, y de los personajes es absolutamente fascinante.

Conocemos parte de los dos bandos. Conocemos por dentro como una guerra entre hermanos es cruda, dura, asquerosa y sobre todo, inservible, donde todos perdimos mucho. El ambiente de guerra, que el autor conoce al dedillo lo impregna todo. Esto es necesario saberlo antes de leer la novela. Abstenerse los que no les guste este capítulo de la infame historia patria.

Lo peor de esta novela es que es el inicio de una saga. Nos deja con muchas ganas de más, y de verdad que no tengo el cuerpo para otra saga incompleta....tengo  demasiadas sagas empezadas.

En fin, una novela de espías e histórica dura y sin concesiones. Buena. Qué se lee con fruición y que muestra el Reverte más en forma que nunca. Merece la pena.

No hay comentarios: