miércoles, marzo 08, 2017

Mañana es Otro Mundo

Una semana me ha durado el siguiente libro de J.L Rod. Es decir, la continuación de "La Suerte de los Irlandeses" cuya crítica podéis encontrar aquí. Este "Mañana es Otro Mundo" es el siguiente libro de las aventuras de Pat MacMillan. Aunque comienza un tiempo después que el anterior, no es estrictamente una segunda parte. Son más aventuras. De hecho, se pueden leer por separado y en diferente orden que la experiencia va a ser igual de buena. El resumen es que "Mañana es Otro Mundo" me ha gustado mucho. Más incluso que el anterior. Lo he disfrutado en cada página y creo que el propio autor mejora mucho de un libro a otro.

"Ringo (su perro) es como Penélope Cruz. Coge cualquier papel y lo destroza."

El argumento de "Mañana es Otro Mundo" sería: "Tras los sucesos que vivió en el CNI el protagonista Pat MacMillan se ha retirado en un pueblecito de la costa de Cádiz. Se dedica a cuidar su huerto y sus perros, y se gana modestamente la vida con trabajos puntuales como investigador privado. Todo es calma y placidez, o al menos lo parece, hasta que conoce a la exquisita y rica señora Donnelly, matriarca de una de las grandes familias vinícolas de Andalucía, quien le encarga investigar la muerte de su hija Nora, salvajemente violada y asesinada unos años atrás. Pat MacMillan se verá envuelto en cosas muy complejas y turbias, y además conocerá el atractivo mundo de las bodegas de Jerez de la Frontera.".

"Soy irlandés. Nunca digo que no a nada que tenga más de un grado de alcohol"

Este libro me ha gustado mucho porque la historia es sólida y bien llevada. Igual que en el anterior, el argumento de este "thriller" es muy bueno. El ritmo va creciendo y te metes de lleno en la piel de Pat desde el primer minuto. Es muy difícil construir una novela de acción policíaca e investigación sin que se te desmonte en algún momento, y J. L. Rod lo consigue. Vaya si lo consigue.

Cómo digo es un auténtico thriller trepidante, lleno de acción, de cosas sucias, de escenas peligrosas. 100% adictivo. Pero además hay espacio para la cocina, con estupendos momentos de recetas suculentas y gastronomía mediterránea. Y sobre todo, hay mucho humor ácido y mucha coña. El protagonista está de vuelta de todo. Hay mucha crítica social en las páginas de esta novela. Mucha. Y se agradece. Hay respuestas mordaces, hay preguntas estúpidas y respuestas acordes. Y sobre todo, hay una forma de ver la vida muy particular de Pat MacMillan. Engancha, es un personaje que engancha.

" -Oye, ¿no serás de ese tipo de tíos que beben mucho para hacerse los interesantes? 
-No. Yo bebo para que me parezcan interesantes los demás. Si no, me aburro. La gente por lo general me aburre soberanamente"

Este tipejo es un anti-héroe. 100% anti. Pero tiene una cosa, unos principios y un honor que no cambia por nada. Y eso le hace especial en un mundo de psicópatas, corruptos, violadores, vendedores de droga, ricos, etc.Tiene un sentido del humor muy peculiar, es culto y sabe contestar a todo el mundo. Y además lanza frases lapidarias constantemente. El libro es un compendio de ellas. Te mondas, te partes, ríes a carcajadas con algunas de ellas. Y se agradece mucho.

Además, la novela arranca con un prólogo un tanto esquivo, duro y sin concesiones. Qué hace que no entiendas nada. Pero se entenderá al final, cuando deslices el dedo para pasar la última página se habrá cerrado el círculo. Muy acertado.

"La vida en las redes sociales es inversamente proporcional a la vida real"

En fin, he disfrutado muchísimo leyendo “Mañana es Otro Mundo” y sobre todo con el protagonista Pat MacMillan. Es una novela que se lee con fruición, casi sóla, que resulta muy completa y redonda y que tiene un protagonista muy pero que muy carismático que engancha por su forma de ser. Merece la pena.

No hay comentarios: