lunes, marzo 13, 2017

HUGO: El Nombre del Mundo es Bosque

Premio Hugo a la mejor novela corta de 1973, este libro de Ursula K. Le Guin es la última obra que me he leído. La verdad es que no tenía ni idea del argumento y me ha sorprendido mucho. Para bien, es muy interesante, y para mal, en algunos momentos es excesivamente densa. Encaja a la perfección con los premio en la década de los 70. Space Opera con mucha crítica social, choque de culturas, colonización, etc. En general es una obra que me ha gustado, tiene mucha calidad, pero no es redonda, lo siento.

El argumento de "El Nombre del Mundo es Bosque" sería algo así: "Estamos en el planeta Athshe compuesto por cinco continentes de frondosa vegetación; sus habitantes son más pequeños que los humanos y están cubiertos de pelo verde. Tienen su propia lengua y dialectos, organización social y cultural, y además son extremadamente pacíficos, no conciben el asesinato. Athshe significa, a la vez, “mundo” y “bosque”. Pero ahora es llamada Nueva Tahití por los colonos terráqueos (los "yumenos") que han viajado veintisiete años-luz para obtener los recursos que ellos agotaron en su planeta: la madera. La colonia queda bajo las órdenes del Ejército y los nativos son utilizados como mano de obra “voluntaria” que en realidad es esclava. Los habitantes originarios pasan a ser llamados de forma peyorativa “crichis”; son denigrados, maltratados, violadas sus mujeres, y obligados a aceptar la lengua inglesa y sus costumbres. Ni siquiera se les permite mantener su biorritmo natural, distinto del humano: no duermen, pero sueñan. Para los athshtianos el tiempo-sueño es tan real como el tiempo-mundo. Cuando los "crichis" descubran el poder de matar a otro ser humano, todo cambiará par siempre.".

Lo primero, es que James Cameron toma de esta novela mucho, pero muy mucho para su famosa, denigrante y absurda película "Avatar". Cameron plagia todo el contenido de colonización y de habitantes autóctonos de K. Le Guin. Con un descaro alucinante. Y qué aún se piense que "Avatar" era la leche. Es demencial.

Lo siguiente que destaco es una traducción del título HORROROSA. Mala a más no poder. El título original es "The Word for World is Forest". Es decir, "la palabra para Mundo es Bosque". Muy significativo. Para los nativos su mundo es EL BOSQUE. Eso que ARRASAN los colonos humanos que han venido de 27 años-luz. Importante como se expresan y quieren decir con "bosque" es "mundo". El poder de la palabra. Pues bien, vamos en castellano y le ATIZAMOS "El Nombre del Mundo es Bosque"...¿el nombre? No no, es PALABRA. Lenguaje. En fin, así nos va.

Por lo demás, el libro tiene dos personajes centrales muy bien construidos. Por un lado, el capitán Davidson, un humano violento, machista y racista que trata a los "crichis" con crueldad y violencia. Un colono por excelencia. Por otro lado tenemos al nativo Server. Este ve como Davidson viola y mata a su mujer. Y en él nacerán las ansias de revancha y venganza que transformarán al planeta y a todos los habitantes. Se convertirá en un Dios. Estos personajes son los ejes centrales de la trama y como digo están tratados de manera EXCELENTE por la escritora. Da gusto leer personajes así en una novela corta. Hay más personajes, bien perfilados, pero no tan profundos.

Además, la historia está contada desde el menos tres puntos de vista distintos. El de Server, el de Davidson y el de un colono estudioso de los nativos Lyubov, cuyas acciones mucho tienen que ver con el desenlace. La autora lo hace de un modo magistral, con cambios en la forma de expresarse, en el vocabulario utilizado, en el modo de percibir el mundo. Esto es muy de la SF de los años 70, y la verdad es que mola mucho.

Las partes que menos me han gustado es que, a pesar del ritmo ágil y de la acción, en algunos momentos el peso de trama y del contenido recae mucho en las tribulaciones y relaciones de los personajes. Esto se hace algo denso por momento. Ursula K. Le Guin insinúa muchas cosas, mucho contenido y esto hace a veces, denso el avance del lector. Aún así, es una novela corta, con una acción muy concentrada y que transcurre deprisa.

En fin, un nuevo premio Hugo para la saca. No ha sido genial la experiencia pero es SF pura de los años 70, con todo lo que conlleva (estilo narrativo, contenido social, etc.). La verdad es que son obras que perduran y bien hechas. Y se agradece leer bueno libros.

No hay comentarios: