miércoles, junio 29, 2016

Los Viudos Negros 01: Relatos de los Viudos Negros

Se trata de una colección de cinco libros de Asimov. Saliéndose de su tónica habitual de Ciencia Ficción y divulgación, el bueno del genial escritor estadounidense se adentra en la literatura policíaca y de género más negro, en concreto en el MISTERIO y el whodunit. En formato de relatos breves (compilación de más o menos 12 por libro) nos llegan los Viudos Negros.

En esta primera compilación son:
 - La risita adquisitiva (The Acquisitive Chuckle, 1972)
- Q de quimera (The Phony Ph.D., 1972)
- Una verdad que decir (Truth to Tell, 1972)
- ¡Adelante, librillo! (Go, Little Book!, 1972)
- Mañanita del domingo (Early Sunday Morning, 1973)
- El factor obvio (The Obvious Factor, 1973)
- El dedo indicador (The Pointing Finger, 1973)
- ¿Miss qué? (Miss What?, 1973)
- El arrullo de Broadway (The Lullaby of Broadway, 1974)
- Yankee Doodle fue a la ciudad (Yankee Doodle Went to Town, 1974)
- La curiosa omisión (The Curious Omission, 1974) - Fuera de su vista (Out of Sight, 1973)

El argumento es que un grupo de amigos dedicados a distintas profesiones, pero unidos por una común curiosidad, se reúnen a cenar en un elegante restaurante una vez al mes acompañados de un invitado quien, acabada la cena, es sometido a un minucioso interrogatorio a lo largo del cual se propone y se resuelve un enigma. Será el más callado y humilde de los asistentes, Henry, el camarero, quien invariablemente proporcione la única solución posible del misterio. 

Lo primero que destaca es el gran ingenio e imaginación de Asimov. Ya lo sabíamos, pero es que rebosa por todos los lados. Además de una erudición increible, con una capacidad de deducción y un fino, pero que muy fino humor, completan los pequeños relatos de cada obra.

Además hay una parte de amor hacia el género que nos deja Asimov. Por esos relatos de misterio y detectives dónde el problema y las sagaces deducciones son el eje central. Lo de menos son los enigmas, que suelen ser una excusa tonta, muy obvias y sin sentido. Pero el proceso deductivo es muy bueno.

Asimov contruye unos relatos increibles, dónde los personajes y los diálogos están por encima de todo, junto con ese proceso deductivo del que hablaba. Los personajes se convierten en nuestros amigos, nos tomamos una copa directaente con Geoffrey Avalon, Emmanuel Rubin, James Drake, Thomas Trumbull, Mario Gonzalo, Roger Halsted y el increible camarero Henry.

En fin, una delicia de libro de misterio. Pequeños relatos "tontos" con un ingrediente de misterio y detectives muy bueno, que merecen mucho la pena. Me quedan otros cuatro libros, es decir, unos 60 relatos más o menos.

No hay comentarios: