jueves, enero 28, 2016

La Tumba del Niño

Me encontré con Eugenio Prados de casualidad y me he enganchado, de momento, a sus novelas cortas. Ya he publicado en este mi blog mi pasión por las novelas cortas (casi he leído todos los Hugo de "novella"). Es un formato que me encanta, sobre todo, si encima está bien escrita, bien construida y trasmite un montón, como esta "La Tumba del Niño" de Prados.

Decía que conocí a este autor con "El Largo Funeral del Señor White" (crítica aquí). Pero esta que reseño ahora es totalmente diferente, en cuanto al género se refiere. Estamos ante un relato de miedo, tensión, angustia y sobre todo, maldad. Además en medio de la fantasía, pero sin ser esta el topic central. Y me ha gustado mucho todo lo que trasmite la novela. Tiene algún que otro punto bajo, que ya comentaré, pero no empaña en absoluto el resultado final.

El argumento "oficial" es: "Un condenado a muerte escapa del furgón que lo trasladaba para ser fusilado y se adentra en un solitario páramo huyendo de la policía. Allí descubre un pueblo abandonado en el que ve el refugio perfecto. Pero pronto descubrirá el misterio que encierra aquel lugar y que escapar de la ley será el menor de sus problemas.".

Lo mejor de Eugenio es que controla a la perfección el tiempo de la novela y la longitud del relato. No se anda por las ramas, no tiene tiempo de hacerlo, y si lo hiciera la cagaría. No. Esa parte está cuidada al máximo. Empieza muy bien, con un relato sencillo y claro de la fuga, para poco a poco adentrarse en el meollo de la cuestión, haciendo aparecer esos sentimientos tan duros. La angustia no es inicial, pero va creciendo a medida que vamos asistiendo a las cosas que descubre el preso y con quién se encuentra. Miedo, terror, pero sobre todo, sensación de estar ante algo muy malo, que lo ves venir, si, lo adivinas, pero es ciertamente feo.

El autor como digo lleva muy bien toda la tensión del relato. Lo más definido es la atmósfera baldía, muerta y desierta que transmite en el lugar. Además de los personajes extraños, que no sabemos por dónde nos van a salir. Con un ritmo impecable, sin respiro.

Quizá el único problema que se le puede poner, además de que sabe a poco, es que los personajes no están definidos. Bueno, los personajes no, el personaje principal del preso. Quizá está hecho a conciencia, pero me parece que todo quedaría mejor si supiésemos más del preso, si pudiéramos saber como va a reaccionar. Si le conociéramos. Sólo somos testigos de lo que hace, pero no porqué.

En fin, un relato inquietante. Bien narrado y bien construido. Una historia muy inquietante en la que podemos sentirnos como el protagonista y pasar por el miedo y la angustia. Por cierto, la tenéis en amazon por unos míseros 99 céntimos aquí. Ahí lo compré yo, así que no tenéis excusa.

No hay comentarios: