miércoles, octubre 29, 2014

El Dragon de Hielo

He de reconcer que a George R. R. Martin "el personaje" últimamente lo tengo un poco de odio, desde el cariño. Ese personaje megalómano, que asiste a convenciones, que mete mano en producciones de HBO para contar cosas que no dijo en los libros o para crear mega-spoilers, que hace recopilatorios y se dedica a crear organizaciones benéficas en lugar de escribir. Ese "personaje" que debería estar encerrado en una mazmorra escribiendo "Winds of Winter" sin salir, bueno, sólo saliendo para beber un poco más de güiski y volver a escribir. Ese "personaje" no me gusta.

Pero el Martin que escribe (aunque sea escribir para beber) es otro. El Martin delante del ordenador con MSDOS, ese Martin es un puto genio. Es un escritor maravilloso, un escritor con una fuerza brutal, aunque sea en el género de fantasía para jóvenes. Ese es el Martin que queremos.

"El Dragon de Hielo" es la incursión de George R. R. Martin en el género de ficción/fantasía para chavales. Ese que domina J.K. Rowling, Paolini, o similares. Esta novela corta de 1980 (mucho antes de "Canción de Hielo y Fuego") ganadora de premios como el Ignotus al mejor relato corto extranjero, tiene todo lo bueno (y malo) de Martin, como siempre. Y siento decirlo una vez más, pero Martin, más allá de CdHyF es un puto genio. Puedo decir que sus obras fuera de la saga que le ha dado fama y dinero son mejores. En cada incursión en géneros (vampiros, space opera, ciencia ficción, etc.) lo borda. Ahí están las siguientes maravillas que no dejo de recomendar (click para ir a mi crítica):
El argumento de "El Dragon de Hielo" sería: "Adara es una niña nacida en el invierno. Es fría, extraña y no se parece en nada a sus hermanos. Además carga con la muerte de su madre el día de su nacimiento. Adara ama al invierno, está agusto en él, además conoce a un Dragon de Hielo que acude a ella cada invierno. Pero su país está en guerra, y aunque parece que nunca llegará, la guerra acabará azotando a su granja.".

Como decía es una novela corta. Apenas 100 páginas (que he devorado en menos de 40 minutos) en el que de manera muy sencilla y brillante, pero genial, nos plantea los perosnajes, una trama, la destroza y llega a un final. Escrita con las descripciones habituales de Martin, con preciosión en las explicaciones y trasmitiendo sentimientos, y sobre todo estableciendo un paralelismo entre el verano y frío, entre el tedio y la renovación, que resulta muy bonito de leer.

Pero ojo, está escrita con un lenguaje sencillo, pensado para el público más jóven, aunque con la belleza habitual de las palabras de Matin (y pedazo de traducción de Ignacio Gómez Calvo). Con todos los tópicos de este tipo de novelas: niño diferente, con alguna característica especial, amigo/compañero de juegos extraordinario (un dragón nada menos), amistad, sacrificio, familia, hogar destruido, etc. Sin embargo, la calidad del texto, lo importante del frío y el invierno, y la dureza de algunos pasajes, que pese a ser literatura para jóvenes, no está exenta de muertes, calcinaciones, y dolor, mucho, con la mano de Martin de por medio, hacen de "El Dragon de Hielo" una pequeña joya.

Me ha encantado el personaje de Adara, la niña protagonista. Es una niña diferente, su risa no es tan fácil como la del resto de niños de su edad, pero tiene una característica especial que la convierte en alguien único: es una niña del invierno. Irradia frío, quizá por ello se convierte en amiga de un dragón de hielo. Y, como decía, me encanta como el estilo de Martin puede quedar reflejado hasta en literarura para jóivenes. La crudeza sobre la guerra, una batalla corta pero épica, y sobre todo la complejidad de las reacciones humanas, el amor y el deber. Eso que también sabe mostrar Martin, aquí está, as usual. Y dragones. Muchos. A Martin le encantan, y volar al lomos de uno debe ser la leche.

En fin, un cuento totalmente recomendable. Una historia fría y cálida. Una pequeña aventura corta épica, con una niña inocente, fría y diferente de protagonista.Y con el sello de Martin, aunque no tenga nada que ver con CdHyF, es brillante, sencilla y genial.

martes, octubre 28, 2014

Cartas Sobre la Mesa

Otro libro de la magistral Agatha Christie que me he leído. Este "Cartas Sobre la Mesa" me tiene desconcertado. Me ha parecido magistral, precioso, pero sin embargo excesivamente sencillo y demasiado soprendente. Quizá es una mezcla muy rara como se ha desarrollado el desenlace.

El argumento de este libro sería: "El señor Shaitana es rico, famoso y estrambótico personaje muy dado a coleccionar. Además de ser famoso por sus alocadas fiestas. Se trata de un hombre del que todos desconfían, incluido Hércules Poirot. Shaitana defiende una extraña teoría sobre el asesinato como forma de arte, y de hecho se jacta ante el detective Belga de poseer una colección privada de asesinos. Poirot convocado con otros tres criminólogos y cuatro supuestos asesinos, inician tras la cena una partida de bridge. Pero al final de la partida descubren que el anfitrión ha sido asesinado por uno de sus invitados. Estamos ante un asesinato con un número de sospechosos muy limitado (sólo cuatro) pero ciertamente con muy pocas pistas, tan sólo el registro del desarrollo del juego de naipes. Nos lanzaremos con los cuatro sabuesos a una caza por el asesino, historia conducida magistralmente llevando a falsas pistas y sorprendente final.".

El libro parte de un prefacio escrito por la propia Agatha. Son un par de párrafos dónde compara las novelas policíacas con las carreras de caballos. Y hasta ahí puedo leer, aunque aviso, que desde el prefacio está jugando con el lector la querida señora, aunque este pequeño escrito no tenga nada que3 ver con la trama, pero sí, con la manera de contar las historias de la anciana.

El mayor handicap que "Cartas Sobre la Mesa" tiene que superar es que se trata de un crimen de "habitación cerrada". Sabemos quién puede ser el asesino y sólo puede ser uno de los cuatros. Sin embargo, as usual, la escritora trata de despistarnos, primero haciéndonos creer que puede ser cualquiera (vale, esa es la premisa de la reunión de Shaitana) y después cargando el muerto de una lado para otro. Sin embargo, como decía al principio, se basa mucho en la personalidad y psicología de los JUGADORES DE BRIDGE. Y claro, como aquí no tenemos ni guarra de como se juega, Poirot frente a los lectores de aquí, tiene mucha ventaja.

Aunque así el libro es sorprendente y muy bueno. Los personajes están muy bien definidos, sobre todo el pasado de los cuatro sospechosos. Se producen los giros necesarios e interesantes, sobre todo al final de la novela. En cuanto a los sabuesos que investigan, todos se lucen y se complementan a la perfección, siendo cuatro formas de investigar muy diferentes. Eso si, el belga se alza con el triunfo sobre los demás, o mejor dicho, con ayuda de los demás.

En fin, una nueva novela más de la Christie. Sorprendente, muy fina y bien hilvanada, aunque algo alejada del lector en algún momento.

lunes, octubre 20, 2014

The Equalizer aka El Protector

Película del fin de semana en el cine (y esto es novedad) que merece la pena. Sin embargo no es redonda, ni mucho menos, y tiene algunos momentos soporíferos de olvidar, pero el resultado global, sin ser excelente como decía, está por encima de la media que nos acostumbran los "blockbusters" de USA. Y además está Denzel Washington, que por si mismo, a sus 60 tacos, es una razón suficiente.

El argumento de "The Equalizer" podría ser: "Robert McCall (Denzel Washington) es un trabajador de una cadena de establecimientos de bricolaje que se lleva bien con todo el mundo. Parece que esconde un oscuro pasado, que le impide dormir por las noches, pero aún así, desempeña su trabajo todos los días con cariño y simpatía. Ayuda a sus compañeros en todo lo que puede, y parece que empatiza con la gente muy fácilmente. En sus noches de insomnio conoce a una jovencísima puta llamada Teri (Chloë Grace Moretz). Cuando esta es agredida brutalmente por su chulo, Robert explotará y nos descubrirá su verdadera profesión. Y desde entonces se desencadena una vorágine de violencia y destrucción...".

Para disfrutar de "The Equalizer" lo mejor es no conocer nada de la cinta. Yo no sabía que es un remake de una serie de los 80s, y no sabía nada del argumento. Mejor. Así la presentación del personaje de Denzel se disfruta mucho más. Es de lo mejor de la cinta, los primeros 30 minutos en los que muy pausadamente, el guión y Antoine Fuqua a la dirección nos presentan el contexto de la cinta. Después entramos en casi una hora larga de tedio y repetición que nos dejará baldados. Para rematarlo con unos MAGISTRALES 15 minutos finales en una "set piece" climática final muy pero que muy lograda.

Esa es la pena de la cinta. La dualidad. Tiene esos momentos magistrales, el inicio y el final, pero un recorrido en el medio tortuoso. Una pena que Antoine Fuqua que vuelve a colaborar con Denzel 13 años después de aquella brutal y magistral "'Training Day". Ese acto del medio no parece la misma película que se inicia y acaba de manera brutal. Esa parte intermedia es repetitiva, lenta como ella sóla, innecesariamente lenta, con personajes que salen y entran sin fortuna y diálogos sin sentido. Una verdadera pena. Salvo un par de pinceladas, como la magistral primera escena del malo de la película muy bien interpretado por Marton Csokas y la violencia sin contención político-correcta (o sea, violencia descarnada, descarada y dura), el resto es para olvidar en esa interminable hora larga del medio.
Y luego como digo, la pieza final. Con una puesta en escena sencilla, todo perfectamente coreografiado, y sobre todo, con un montaje perfecto dónde el espectador NO SE PIERDE, y sabe constantemente lo que ocurre, quién muere, quién está herido, etc. totalmente alejado de los montajes aturdidores y rápidos en los que se confunde a todo el mundo, la cinta consigue 15 minutos que te mantienen en vilo, que emocionan y que saldan la película de manera brillante.

Además, la cinta tiene a Denzel. Para nada en piloto automático. En todo momento tiene una presencia y una elegancia, tanto para la parte suave y emotiva de un personaje anodino al inicio, como para hacer de una máquina de matar perfectamente engrasada. Con una química inusual con una "niña" como la Chloë Grace Moretz, de 17 primaveras que ya destacó en "Kick-ass", que hace de las escenas entre ellos dos una delicia. Verdaderos diálogos sencillos llevados al lujo entre ellos dos. Gran acierto de casting. Y esto incluye al sicario, que también "acojona" lo suyo y tiene sus momentos.
En fin, una cinta alejada de la tónica habitual comercial, que en sus buenos momentos es puro Cine bien hecho, facturado y pensado, y que incluso en la parte más insulsa y monótona, aún se salva por el buen hacer del Denzel, que siempre es un acierto. Esta "The Equalizer" se deja ver muy bien.

jueves, octubre 16, 2014

Degeneración

Ayer compré y hoy en el avión he leído una novela corta del género de Zombies. "Degeneración" de David Pardo. Lo compré con pago social en Lektu. Lo tenéis aquí. Es una novela que no llegará a las 50 páginas corta pero muy, pero que muy intensa. Dura y muy fuerte. Eso si, para mi gusto tiene luces y sombras que espero explicar.

El argumento sería: "Asistimos a un apocalipsis Zombie en el mundo, desde el punto de vista de un padre de familia de un pueblo Valenciano de tan sólo 3.000 habitantes. A medida que dicho apocalipsis se cierne sobre la familia van pasando cosas cada vez más aterradoras y asistimos a lo peor del ser humano, atónitos."

Lo peor del libro es que desde el punto de vista del argumento no aporta nada nuevo. Nada. Hace 5 o 6 años sería la leche. Bueno, de hecho, ya lo hizo Manuel Loureiro con "El Principio del Fin" y el resto de la trilogía de Apocalipsis Z, en 2008. Es un hecho que "Degeneración" no aporta nada al género, no hay más, está regido por las mismas premisas del mundo zombie que nos rodea y que ya no nos sorprende, y por desgracia cae en los mismos tópicos ya manidos y repetidos hasta la saciedad.

Sin embargo tiene cosas muy buenas. Una de ellas es la concentración de acción y trama en tan pocas páginas. Es una gran virtud poder contar una historia en tan poco espacio y que resulte redonda y tan bien terminada.

Sin duda su punto fuerte es lo descarnado. Lo audaz de describir sin tapujos un horror. Y no me refiero al horror de vísceras y cráneos reventados. No. Eso lo hay en esos tópicos a raudales. Lo audaz es describir el horror de la desesperación de un padre por defender a su mujer e hijo. El horror de mostrar lo que sería capaz de hacer, sin tapujos, sin censura, sin quitar una sólo palabra malsonante. Somos testigos en primera persona de lo más bajo, podrido y degenerado del ser humano. Cruel y despiadado, sin moral, sin ética, locura. Ahí David Pardo lo borda y sólo por eso merece la pena el libro.

Además, como decía, el final es redondo. Coherente, cerrado, duro, cruel y sin concesiones. Directo. Puede ser difícil cerrar una novela tan corta sobre todo cuando has puesto el listón tan alto, pero lo hace de manera perfecta. Me ha gustado mucho el final.

En fin, una novela corta del mundo zombie cuya relación calidad/precio es infinita. Pasas un rato largo (casi una hora y media) disfrutando del género. De lo más manido a sorpresas muy gratas. Eso si, sólo para adeptos al género y mayores de edad, capaces de entender el horror que nos muestra el autor.

martes, octubre 14, 2014

El Hombre Menguante

Richard Matheson es uno de esos autores de SF que hay que leer. Increíblemente no ha recibido ningún Hugo, entre otras cosas porque sus novelas han coincidido en el tiempo con otras aún mejores, o bien porque ha veces los premios no pueden galardonar a todos. Pero sin duda, Matheson era un autor muy pero que muy bueno. Si con este "El Hombre Menguante" no consigo que os lancéis a por él, tenéis también la estupenda "Soy Leyenda" que ya comenté aquí. Ambos libros son muy parecidos y no es casualidad que sean dos obras seguidas.

El argumento de "El Hombre Menguante" sería: "Scott Carey,un ciudadano normal y corriente, tras un incidente con una lluvia radioactiva, se percata que su estatura disminuye de modo progresivo a 3mm al día. Impulsado por su enérgico temperamento, procura adaptarse a sus nuevas dimensiones. Su vida se convierte en una tragedia, su esposa y su familia se convierten en gigantes inalcanzables y su gato en una peligrosa amenaza. Scott tiene que luchar para sobrevivir en un mundo de proporciones cada vez más gigantescas, aunque está simplemente en su sótano. Enfrentado a peligros inimaginables e impulsado por un férreo afán de supervivencia, se prepara para ingresar en dimensiones desconocidas…"

El libro es una lucha constante por la supervivencia. Pura y dura lucha de un hombre con su intelecto frente a la naturaleza, aunque sea la naturaleza encerrada en un sótano. Todo el libro es una gran metáfora de lo que nos hace humanos, de lo que nos hace pertenecientes a una especie. Exactamente igual que en "Soy Leyenda" dónde el único humano que sobrevive sobre la Tierra lucha por encontrarse.

Scott debe adaptarse UNA Y OTRA VEZ a lo que le rodea. Cuando mide 1:80 es fácil, pero en cuento empieza a menguar, día tras día o semana tras semana, el mundo cambio y es relativo. En cada medida relativa los peligros son diferentes, primero es alcanzar un sofá, luego es sobrevivir dentro de una manguera. Todo es relativo, y depende de si mides 140 o 7 centímetros.

Otra de las cosas que maravilla de "El Hombre Menguante" es lo bien que está construida. No chirría nada. Todo lo que cuenta, las peripecias de Scott con cada uno de sus medidas SON PERFECTAMENTE REALES, podrían ser así. La increíble capacidad de Matheson para encajar los tamaños y las aventuras es colosal. La credibilidad, y más en la SF de los años 50, es un punto muy pero que muy fuerte en esta obra. Es tan creíble, que desde el primer segundo te metes en la piel de Scott y luchas con él frente a las inmensas gotas de agua, la araña, las sillas, los gatos...

Otro de los aspectos que me han maravillado es la estructura. Mezclando presente con pasado, con flashbacks del protagonista, se construye la cronología de los hechos. Dejando en suspense muchas cosas una y otra vez (sobre todo, ¿cómo demonios ha llegado Scott a estar sólo en el sótano?) hasta ir resolviéndolas poco a poco.

Matheson se recrea en la evolución psicológica del personaje. La parte física es de superación, pero la mental es de dolor, de miedos y de ansiedades. Matheson es capaz de hablarnos de los problemas sexuales del protagonista, de los problemas de estima, de rechazo social, de fracaso como esposo y padre. Increíble que mientras luchamos con Scott contra la naturaleza, además asistimos a su desmoronamiento (y vuelta a resurgir) de su mente. Es impecable en este aspecto.

Y para finalizar un final duro y sin concesiones, mezclando horror y soledad con esperanza y fantasía. Todo un alarde de como cerrar una obra que en sus páginas encierra muchísmo. Sin duda alguna "El Hombre Menguante" es una novela con MAYÚSCULAS DE LA CIENCIA FICCIÓN y Matheson se merece una ovación por ella.

martes, octubre 07, 2014

HUGO: La Máquina de la Eternidad

Este es uno de esos libros que tiene un aura a su alrededor. Mucha. Obviamente me refiero a que dentro de la Ciencia Ficción es casi un mito. "La Máquina de la Eternidad" es el segundo premio Hugo, en 1955. El primero se había concedido en 1953 a "El Hombre Demolido", genial obra de Bester cuya crítica podéis leer aquí. En 1954 no hubo Hugo, y se retomó en 1955 otorgándose a Mark Clifton y Frank Riley por esta obra, que en realidad es una recopilación de cuatro relatos. Pero si esto no fuera poco, para acrecentar el mito de "La Máquina de la Eternidad" está el hecho de que es una novela prácticamente inalcanzable a día de hoy. Sólo hay ejemplares de segunda mano, tardó más de 50 años en llegar a publicarse en españa y como digo, está descatalogada. Así que una vez que llega a tus manos tu kindle "La Máquina de la Eternidad" está rodeada de cierta aura de aventura mítica, de libro incunable y de "must read".

Se nota que es un premio Hugo. Es dura, fría y sin concesiones. Es una obra de Ciencia Ficción muy buena PERO, repito, pero es deudora y mucho del año, del siglo, de cuando fue escrita. Es ESA Ciencia Ficción de los años 50, antes de que hubiera inteligencia artificial, antes de los ordenadores (se habla de tarjetas perforadas en el libro como si fueran lo último de lo más último del mundo mundial) y en plena guerra fría. "La Máquina de la Eternidad" tiene un aire excesivamente retro y siento decirlo, ha envejecido muy pero que muy mal. Nada que ver con, como decía ahí arriba, por ejemplo "El Hombre Demolido" que 61 años después sigue siendo igual de buena y válida.

El argumento sería: "Se describe una época de caza de brujas y de control de la opinión parecida a lo que sucedió realmente en Estados Unidos en los años cincuenta con las iniciativas del senador McCarthy. En la ficción, un gobierno omnipotente y represor ordena construir una máquina pensante capaz de prever las catástrofes y evitarlas, eliminando el posible error humano. El resultado es Bossy, una inteligencia artificial "avant la lettre" que además cura y perfecciona a los seres humanos dándoles la inmortalidad, quienes, bajo su influjo, desarrollan nuevas posibilidades físicas y mentales. Eso si, tiene contrapartidas, ya que las grandezas de Bossy, está al alcance de todos aquellos que prefieran la flexibilidad de criterios a la rigidez de los prejuicios, en una sociedad muy rígida y controlada.".

Decía que el problema de "La Máquina de la Eternidad" era que había envejecido muy mal. Ese es el principal, pero el que más me ha molestado es que es un libro que tiene dos partes muy pronunciadas. Como decía son 4 relatos, los dos primeros entre Clifton y Alex Apostolides. Estos dos relatos SON BRUTALES. Son muy pero que muy buenos. Son "El Loco Joe" y "¡Escóndete! ¡Escóndete! ¡Brujo!". Es la presentación del personaje de Joe Carter, un muchacho telépata. Como digo, ambos relatos son muy excelentes, duros, crudos y directos. Sin embargo, la segunda parte, con los dos relatos siguientes son muy flojos. Se nota mucho que ya no está Apostolides y en su lugar Riley no da la talla. Una pena.

En fin, un libro que merece la pena leerlo por su primera parte. Bueno, además en su totalidad por releer como era la Ciencia Ficción pura y dura de los años 50 en USA, y entender que tenía el libro para merecer un Hugo. Es una pena que no haya perdurado en si misma, y como decía que se note por un lado que la colaboración buena era la de Apostolides, y por otro, que el tiempo ha pasado muy duramente por la obra. Sin embargo, es SF de la dura, para amantes del género.

jueves, octubre 02, 2014

La Ratonera (Barcelona)

No es lo habitual, pero esta vez en mi #exilio laboral en Barcelona he podido aprovechar para hacer algo muy pero que muy interesante, ir al teatro. Pero además a una función a la que le tenía ganas (y ahora muchas más de hacerlo en Londres) la famosa "La Ratonera" o "The Mousetrap" la versión teatral de la novela corta de la Srta. Agatha Christie "Tres Ratones Ciegos". Por cierto, mi crítica del libro, que lo releí en diciembre de 2012 la tenéis a un click de distancia, aquí.

Voy a ser claro, la obra ha sido espectacular. Impresionante. "La Ratonera" merece mucho la pena. Son 8 interpretaciones muy buenas, sobre el original que es sencillo y contundente, pero mágicamente llevado a la práctica. Hay que ir al teatro ya.

Además me ha costado 17€ en segunda fila. Si, segunda fila y centrado, una butaca del pasillo central. De hecho, me parece excesivamente barata, podría valer el doble de euros y seguiría siendo una maravilla y mereciendo lo mismo ir a verla

Me se el original literario de memoria, pero cada vez que lo he releído me sorprendía. Pues ayer lo mismo. De hecho, en algunos momentos llegue a pensar que estaba tan bien hecha la atmósfera de misterio que iban a cambiar el desenlace, ¡¡¡estaba perdido!!!. Es tan sencillo como 8 personas pueden ser el asesino, como entre ellos desconfían, cambian de parecer, y luchan (cada uno por lo suyo, unos por exculpar, otros por culpar, otros por saber la verdad) en tan sólo 2 horas. Como digo magnífico.

Me quedo con la Mollie Ralston de Mariona Ribas. Fuerza increíble sosteniendo varios duelos interpretativos en sendas escenas en pareja. Además de un momento final brillante sobre el escenario.

Grandisimo "Sargento Trotter" el de Ferran Carvajal ayer. Gracias. Desde que aparece hasta el final de la obra su presencia es cautivadora, cómica por momentos pero brutal. Con una expresión corporal muy buena, que hace del Inspector Sargento un personaje muy bueno.

La entrada en escena de Joan Amargós como el joven arquitecto Wren en sus primeros cinco minutos en la obra es desternillante, audaz y arrolladora. Esos cinco minutos justifican la mejor presentación de un huésped en la casa.

La Sra. Boyle que hace Isabel Rocatti es magnífica. Consigue que el resto de huespedes y el matrimonio Ralston la odie, incluyendo además al público. Dura, fría y sin concesiones, hasta que pierde los nervios y nos enseña otro registro. Muy grande.


El mejor homenaje para los ocho actores (y el equipo artístico y técnico) es darles las gracias en un aplauso magnífico. Aunque haya destacado alguna de las actuaciones, todas han sido meritorias del mejor de los calificativos. Los ocho personajes tienen momentos de lucimiento y réplica. Todos son fundamentales para la trama, no se crean.

No se puede decir mucho más pues se cae en el riesgo del spoiler, y créanme que si no conocen el original, sería la ruina saber quién es el asesino. El resumen es que es teatro en estado puro. Las interpretaciones de ayer, las ocho fueron magníficas, se lo aseguro. Además de un vestuario (tanto Mollie como la Srta. Casawell lucen espectaculares, pero todos los abrigos, sombreros y complementos son excelentes) e iluminación brillantes. Una pieza sencilla pero intensa, una pieza disfrutable desde el primer segundo hasta el último. Corran al Teatro Apolo, corran.