viernes, septiembre 12, 2014

Mucho Ruido y Pocas Nueces

El mayor deseo que tengo con esta entrada en mi blog es que nada más terminar de leerla, os lancéis a por el libro y lo devoréis. "Mucho Ruido y Pocas Nueces" ("Much adoe about Nothing" en el original) es un libro asombroso. Shakespeare era un Dios de la prosa (y el verso, claro, que aquí los mezcla a su gusto). Qué soltura, que delicadeza... Y que bien sabía compartir sentimientos. "Mucho Ruido y Pocas Nueces" es una obra divertida, ingeniosa y deliciosamente sencilla.

Como digo, la obra es sencilla a más no poder, en sus cinco actos hay dos tramas, que discurren paralelas pero bien diferenciadas. La trágica, el amor de Hero y Claudio y la cómica, la relación irreverente e ingeniosa de Beatriz y Benedicto. La trama fluye a un ritmo vertiginoso y la obra, de por si corta, se lee con fruición de manare muy rápida.

La prosa de Shakespeare es rápida, suelta, PRECIOSA y BELLA, con momentos verdaderamente sublimes, comparaciones impecables muy ingeniosas y muchas impertinencias bien escritas y descritas. Tiene momentos cómico desternillantes, pero en general no es una comedia de carcajada, si no de sonrisa permanente.

El argumento sería: "El príncipe de Aragón, don Pedro, en cuyo séquito figuran Claudio y Benedicto, viene a visitar a Leonato, gobernador de Messina, padre de Hero y tío de Beatriz. Claudio se enamora de Hero y se acuerda su matrimonio. La alegre y aguda Beatriz, y Benedicto, soltero impenitente e ingenioso, se encarnizan en atacarse con sus burlas; sus amigos deciden hacer que se enamoren y se las componen de manera que Benedicto sorprenda una conversación en que el príncipe y Claudio hablan de un pretendido amor secreto de Beatriz por él, y Beatriz sorprende una confidencia semejante acerca del amor que Benedicto parece alimentar por ella en secreto. Sin embargo, entrará en escena el hermano de don Pedro, don Juan, que quiere hacer daño a su hermano y para ello urde una trama que tendrá muy malas consecuencias en Claudio y Hero".

Es increíble que en una obra tan corta, que discurre muy rápido, los personajes están tan bien construidos desde el primer momento. El carácter de príncipe de don Pedro, el joven amoroso Claudio, el malo de la historia don Juan, y sobre todo Benedicto y Beatriz, que además hacen un giro de 180 grados en su forma de ser totalmente coherente. Pero la cosa no se queda ahí, Leonato y Hero son igualmente bien conformados, y hasta dos personajes pequeños pero muy importantes (y la pareja cómica por excelencia, más bien burra y torpe) que son Dogberry y Verges en esa pareja de alguaciles torpes pero certeros. Es una delicia ver leer personajes tan bien construidos.

Y a todo esto, en una obra escrita posiblemente entre 1598 y 1599, representada por entonces y que no fue publicada por primera vez hasta el 1600. Más de 400 años, y sigue siendo una maravilla, una belleza literaria, una delicia de obra.

En fin, podría decir muchas más cosas, pero ya paro. Esta obra la he leído muchas veces, y cada vez me sigue sorprendiendo. Es perfecta. Dejo sueltas aquí algunos párrafos, de aquí y haya, con el objetivo de que os lancéis a leerla. Está online en castellano en muchos sitios (yo la compré en amazon aquí por unos míseros 0,89€), y en cualquier caso, está aquí disponible en "original".

Me  veréis  palidecer  de  cólera,  de  enfermedad  o  de  hambre,  señor;  pero  no  de amor. Si me demostráis alguna vez que el amor me ha quitado más sangre de la que pueda recobrar con la bebida, sacadme los ojos con la pluma de un coplero y colgadme a la puerta de un burdel como signo del ciego Cupido

No suspiréis más, niñas, no suspiréis, que los hombres han sido siempre perjuros; un pie dentro del mar y otro en la orilla y sin firmeza nunca en ninguna cosa. 

Pues, a fe, se me antoja demasiado bajita para un alto elogio, demasiado morena para un claro elogio y harto diminuta para un elogio grande. Sólo puedo hacer de ella la siguiente recomendación: que si fuera otra de la que es, sería fea, y que no siendo sino como es, no me gusta.

Si es rubio, jura que el caballero podría  pasar  por  su  hermana.  Si  es  moreno,  ¡bah!,  la naturaleza,  tomando  el  dibujo  de  una estantigua, formó una sucia mancha. Si alto, una lanza con la punta torcida. Si bajo, un ágata mal tallada. Si habla es entonces una veleta que gira a todos los vientos. Si calla, un tronco que nadie mueve.

Además,  señor  (aunque,  a  la  verdad,  esto  no  consta  en  blanco  y  negro),  el «querellante» aquí presente, el ofensor, me ha llamado asno. Os ruego que lo recordéis al imponerle su castigo.

¡Quiero vivir en tu corazón, morir en tu seno y ser enterrado en tus ojos! Y además ir contigo a ver a tu tío.

miércoles, septiembre 10, 2014

Un Cadáver en la Biblioteca

El último libro que he leído, tocaba otro "Christie". En este caso uno de los títulos que han sido llevados a la televisión, "Un Cadáver en la Biblioteca" (Título original en inglés: The Body in the Library). Este libro es de 1942, más o menos por la mitad de su bibliografía. Una nueva historia de misterio muy bien llevada, con engaño al personal (incluyendo, por supuesto, al lector) bien hilado. Vamos, calidad Agatha Christie 100%.

El argumento de "Un Cadáver en la Biblioteca" sería; "El coronel Bantry disfruta apaciblemente su retiro en St. Mary Mead, junto con su esposa Dorothy. Una mañana, su doncella rompe la tranquilidad cotidiana con una noticia insólita y escalofriante: Hay un cadáver en la biblioteca. La muchacha muerta es una joven que ha sido estrangulada y que, por las trazas, parece haber sido artista. La historia se complica y las habladurías crecen de tal modo, que Mrs. Bantry pide ayuda a su buena amiga Jane Marple para que investigue el caso y limpie el buen nombre de su marido".

Para ser un libro de Marple esta sale poco. Casi hasta el último capítulo no aparece el genio de Miss. Marple y nos desvela el misterio, pero en el resto del libro Agatha deja que los policías que llevan la investigación estén en primer plano, hagan las pesquisas y demás. Quizá por eso nos dejamos engañar tan fácilmente por la Christie en esta novela y es complicado deducir lo que ha ocurrido hasta que no es la anciana quién nos revela la verdad. 

Eso si, as usual, la novela te mantiene hasta el final en vilo, las casi 200 páginas pasan volando. La trama está muy bien construida y es todo un acierto el tono humorística de la protagonista, la señora Mrs. Bantry. Esta, en un principio, se toma el asunto del cadáver en su biblioteca de manera jocosa, como una aventura más. Hasta que no se da cuenta de que afectará, y mucho, a su marido, no es cuando se torna más oscura la cosa. Pero como digo, al principio es un juego de diversión, y eso es un acierto.

Como siempre, los personajes tópicos y arquetipos que construye Agatha Christie son muy buenos y muy bien hechos. Es un acierto la mezcla de la familia política en esta aventura, con la corista, el bailarín, el pretendiente, etc. Muy buenos todos los personajes. 

En fin, una novela más de Agatha Christie disfrutada en extremo. Leída en un verbo (dos aviones y un par de autobuses) y que como siempre es una perfección de la novela de misterio, del "whodonit" y de las tramas que parecen ligeras pero no lo son. Obra absolutamente recomendable, y que la tenéis aquí por 2,37€, calidad por muy poco dinero.

lunes, septiembre 08, 2014

El Hobbit: la Desolación de Smaug

Pues salimos de Guatemala para caer en "Guatepeor". Si la primera parte ("Un Viaje Inesperado" que podéis leer aquí) ya me pareció una película entretenida sin más, esta continuación adolece de todos los defectos de la primera y prácticamente de ninguna virtud. "El Hobbit: la Desolación de Smaug" es más de lo mismo, mucho más de lo mismo, sin alma, sin cuerpo, sin épica y repitiendo los esquemas hasta la saciedad. En esta segunda parte llega un momento que desconectas totalmente del filme y sólo esperas que se encienda la luz (de la habitación del hotel en mi caso) y la pantalla se quede en negro. Un despropósito para una cinta de entretenimiento, acción y fantasía.

Imaginen que les voy a contar la historia de "Don Quijote de la Mancha". Y empiezo a relatar las aventuras de Sancho Panza, Don Quijote y Eloisa. Eloisa está enamorada de Sancho, pero este no le hace mucho caso. En una de las cabalgadas, Sancho se cae y Eloisa le cuida la pierna herida durante días. Con ingeniosos diálogos se enamoran y Eloisa decide hacerse escudera de Sancho cuando este, por amor, se arma caballero. Después Don Quijote es apabullado por el Caballero de la Blanca luna y acaba la historia, no sin antes mostrar a Sancho y Eloisa con 5 hijos.

¿Pero que c*ñ* de "Don Quijote de la Mancha" has contado? Si la historia no es ni por asomo así. Si te has inventado TOTALMENTE un personaje que influye mucho con la historia principal. Pues mi respuesta: Tauriel.

El resumen de "El Hobbit: la Desolación de Smaug" es que da igual la historia que estuviera contando Jackson y su séquito de escritores de guión. ¡¡A la mierda!!. Metemos material de relleno a diestro y siniestro, inventando lo que ocurre para estirar un chicle que ya era de por si extenso. La segunda parte de este película es un horror. Desde que llegan al terreno de los Elfos es un horror. Se nota mucho más el relleno, la rutina y la falta de ideas, la forzada copia de situaciones y personajes de ‘El señor de los Anillos’. La necesidad de de relleno metido con calzador para justificar la presencia de ciertos personajes (básicamente lo que une este trilogía con la anterior) y situaciones. Es un horror como digo.

Los 161 minutos de metraje son excesivos, la nula capacidad de Jackson para convertir la historia en algo épico, que merezca la pena verlo en pantalla grande es muy notable. Las tramas paralelas (que si funcionaban en la trilogía anterior) aquí son un lastre que torpemente cortan la acción, dejando al espectador dormido. Además, la debilidad del guión que sólo quiere poner a los personajes en un carrusel de escenas de acción para estirar la trama es demasiado. Horror.

Meten la pata creando personajes e historia que no eran necesarias, y sin embargo desperdician a los buenos personajes y actores que tienen. Martin Freeman no puede hacer nada por sacarle la cara a Bilbo. Luke Evans podría haber sacado mucho jugo de Bardo, pero el guión se empeña en que sea un mequetrefe al que todo el mundo odia. Los enanos, que individualmente tienen más presencia (sobre todo Balin y Kili) y empiezan a ser personajes por si mismos y no una turba payasa, el guión se empeña en destrozarlos con absurdos diálogos y escenas "ñoñas". Un despropósito.

Lo único salvable de esta cinta es, por un lado, la magnífica secuencia de los toneles, en la que Jackson, desmelenado, demuestra que su talento para orquestar asombrosas coreografías y escenas de acción está ahí. Por otro lado ese personaje estrella de la cinta, robaplanos, protagonista absoluto de la obra, con una voz en la versión original (de nada menos que Benedict Cumberbatch) como es ese dragón temible Smaug.

El resto es para olvidar. Todo. De verdad. Una pena que el cine de entretenimiento que podría representar calidad y buen hacer tenga una cinta tan absurda, mema, sencilla y ramplona. Una lástima.

viernes, septiembre 05, 2014

El hobbit: Un Viaje Inesperado

Quienes me conocen, y/o se pasan por este blog sabrán que la trilogía de Peter Jackson de "El Señor de los Anillos" me pareció un truño. Bueno, es un resumen muy grande, básicamente una primera muy buena película, pero dos siguientes muy pero que muy malas. Sin más. El mayor problema de estas dos últimas es que Jackson las convirtió en un circo sin sentido, incapaz de saber hacer y mostrar épica, y además deformó totalmente el sentido literario de toda la saga. Con estas premisas no era espectador de Cine para "El hobbit: Un Viaje Inesperado". Eso si, me apetecía verla tiempo después en la tele, al menos para ver como se destrozaba reflejaba el original literario.

La conclusión es clara. Jackson sigue sin poder hacer una cinta que emocione de verdad al espectador. Sigue sin poder mostrar la épica de un viaje hacia lo desconocido. Sigue incapaz de hacer que un metraje tan largo (más de 160 minutos) funcione en un todo. Sigue siendo una composición de "set pieces" algunas acertadas y otras muy poco. Eso si, como espectáculo de luces, colores y acción, Jackson si tiene una mano magistral para ello.

El primer problema es la narración. Jackson sigue enfrascado en planos aéreos, movimientos de cámara innecesarios, recorridos excesivos paseando la cámara por escenarios que ya conocemos y montones de tiempo recreándose en algo. La narración (y la acción) tarda 50 minutos en empezar ¡¡El viaje que da título a la película!!. 50 minutos de juegos entre el mago, los 12 enanos y el hobbit. Eso lastra toda la parte siguiente, mucho más amena, aunque repleta de escenas bochornosas. Si al menos esos primeros 50 minutos sirvieran para que pudiéramos sabernos de memoria los nombres de los enanos, o conocer de dónde viene cada uno y qué hace, pues bien. Pero no. Es una acumulación de minutos sobre payasos pequeñitos que ni nos va, ni nos viene. Sólo conoceremos a Balin y Thorin. El resto son bufones prescindibles.

El siguiente lastre son Ian Holm y Elijah Wood, y Lee/Saruman y otros muchos más detalles. ¿No me explico?. Me refiero al hecho de que esta cinta haya que relacionarla PUNTO POR PUNTO  y PERSONAJE a PERSONAJE con "El Señor de los Anillos". Parece que Jackson nos tiene que recordar que hizo tres taquillazos y que estos es la precuela y tienen que ser tres taquillazos también. Lo siento, las escenas metidas con calzador para que coincidan situaciones, personajes y hasta diálogos con las películas anteriores son bochornosas, a la par que es insultante para el original literario.

Tercero, el malo. Claro, esto es una película que cuenta un viaje. Tenemos que cortar justo cuando están llegando a su destino. Por el medio ponemos aventuras. Pero claro, el público necesita un malo (es el esquema Hollywood 100%) y entonces ponemos una siniestra y muy mal hecha historia entre Thorin y Azog. Qué no cuadra, que queda muy sosa y que rompe por completo la escapada del tugurio de los trasgos, y en general ralentiza todo, teniendo que explicarnos cosas que no encajan. Qué si, que las escenas de lucha son preciosas, precisas y espectaculares, pero desprovistas de épica, de sentimiento (ni la escena de Thorin agradeciendo a Bilbo su azaña tiene chica) y sobre todo de necesidad. Una pena.

Y luego están las escenas bochornosas. Esa escapada de la guarida de los trasgos es inútil y forzada al máximo, teniendo que tragar con espectacularidades que no cuadran, además de un personaje, el Gran Trasgo, que es de vergüenza ajena, de verdad. Aunque para personajes bochornosos está Radagast, que en si mismo da para hacer un post entero sobre lo que no debe ser un personaje en una cinta seria.

Sin embargo la cinta tiene cosas buenas. Ya he mencionado las escenas de acción, que pese a no tener alma, son excelentes ejercicios de espectacularidad, efectos especiales, y en definitiva del cine comercial del que es deudor. También hay otras escenas casi magistrales, como el juego de adivinanzas de Bilbo y Gollum, y en general todo Gollum, como siempre. También todo lo relacionado con los trolls, escena cómica y de acción y bien hecha. Pena que toda la cinta no es así.

Además está en la parte positiva Martin Freeman. La cinta la levanta y soporta él sólo. No sólo por ser el mejor Bilbo Bolson posible, si no que se toma muy en serio su personaje y lo borda. Es capaz de mejorar la función y que el espectador en vez de desconectar siga atento a lo que pasa. Pequeños gestos, reacciones y mucho talento. Sólo en la escena en la que se pone el anillo, le da sopas con honda a Elijah "alelado" Wood cuando hacía lo mismo. Su Bilbo es sencillo, como un hobbit, pero repleto de salidas en cada momento que lo hacen especial. Además destaco a un muy bueno Richard Armitage que nos ofrece un Thorin atormentado, complejo y líder.

En fin, una película de excelente entretenimiento, muy bien hecha, pero que carece de alma. Espectacular pero excesiva por la manía de alargar las secuencias para hacerlas más y más espectaculares. Que tiene escenas mágicas mezcladas con absurdos y bochornosos momentos, rociados de demasiadas casualidades y ridículo. Muy bien interpretada (Bilbo, Gollum, Thorin, Elrond) y con una banda sonora (as usual en Howard Shore y estas trilogías), pero que en su conjunto sigue sin ser la obra definitiva que nos venden, sin ser el grandísimo espectáculo que algunos se creen. Una pena.

miércoles, septiembre 03, 2014

The Expendables 3

Es una pena no haber podido ir al cine a ver la tercera entrega de "Los Mercenarios". Y también es una pena que la fórmula no haya funciona tan bien esta tercera vez. Si "The Expendables" y "The Expendables 2" me parecieron dos grandísimas películas (podéis hacer click en los títulos y os lanzarán mi opinión de ellas), esta última entrega (por ahora) decae mucho. Sobre todo porque tarde 80 minutos en hacer honor a sus predecesoras, de los 126 minutos que dura, la primera parte es muy mala. Eso si, cuando despega, sigue fiel al espíritu de la saga.

"The Expendables 3" tiene el mismo argumento sencillo, ramplón, pero efectivo que sus hermanas mayores. Sigue siendo un homenaje y amor profundo a ese cine o género de mamporros, hostias, tiros y tipos duros. Ese sabor ochentero que algunos tanto echamos de menos algunas veces. Si es cierto que se complica un poco más, en esa parte inicial que no funciona tan bien, metiendo el relevo generacional y "nos hacemos mayores" con calzador. Pero al final funciona.

El resumen del argumento sería: "Los Mercenarios rescatan a un viejo compañero que lleva ocho años encerrado, para completar el grupo cada vez más diezmado por las bajos. Con esta "nueva" incorporación se enfrentarán a una nueva misión, la de eliminar a un peligroso contrabandista. Pero en el último momento todo se va al garete al descubrirse la identidad de dicho personaje, que debería llevar años muerto, y sin embargo está muy vivo. Barney (Silvester Stallone) empezará una causa solitaria para eliminarle, prescindiendo del resto del equipo al que considera acabado por viejos. Así que reclutará a un nuevo equipo de Mercenarios mucho más jóvenes, rápidos y con modernas técnicas y gadgets. Sin embargo la vieja escuela no se quedará de brazos cruzados en el retiro.".

Cómo decía el argumento es igual casi igual de simple como antes. Hacemos una misión, sale mal y nos vengamos en otros súper misión. Sin embargo el tema del relevo generacional y el momento os dejo compañeros del alma porque estáis viejos, aunque el más viejo sea yo, pero como soy el jefe, guionista, productor y estrella. sigo haciendo misiones con yogurines, NO FUNCIONA. No funciona ya que traiciona al espíritu mismo de The Expendables, que no era otro que hacer una película que se reía de si mismos.

Por eso decía que The Expendables 3 vuelve a funcionar, regresa en el momento en que la acción entre el grupo nuevo y el grupo viejo se desata, en un climax final que llega a durar casi 30 minutos.Como decía, cuando regresan los mejores diálogos, los mejores chistes y demás, y cuando la película se centra en esa acción desmesurada, cachonda, sin límites y pura, de espectáculo 100% crudo, es cuando vuelve el espíritu y la película funciona, de nuevo.

Los personajes de nuevo están por encima de todo. Cada uno es como es, haciendo lo que sabe hacer. Además, de nuevo se ha conseguido que todos luzcan, todos tienen sus momentos de gloria, tanto en escenas de acción como cómicas. Los gags de Statham y Snipes, los chistes a costa de Jet Li, la presencia imponente de Stallone, incluso lo mayor que está Harrison Ford pero encaja como un guante en su papel, acción incluida. Mel Gibson lo hace genial como malo, se nota que lo da todo, e incluso se podría haber ido más allá con él. Los nuevo bien, sin eclipsar a los veteranos pero aportando. La presencia del doctor Frasier (AKA Kelsey Grammer) en un pequeño pero importante papel es un muy buen punto. Pero lo mejor lo trae Antonio  Banderas (nunca creía que diría escribiría esto). Su personaje es destenillante pero además necesario y bien construido. Su puesta en escena como presentación inenarrable, pero además durante todo el rato es una pieza necesaria para desengrasar la acción. Bravo!.
Finalmente añadir que los mejores diálogos y chistes están también en la parte final. Arnold tiene sus momentos (ese "Get to the CHOPAAAAAA"), Stallone se mofa de Arnold y Lie con lo de la habitación, y Jet Li y Dolph Lundgren siguen a la gresca sobre la altura del primero y la brutalidad del segundo. Las competición entre Statham y Snipes cruzando referencias también está muy bien. Además mucha de esta parte cómica está en una reunión final, dónde se ríen unos de otros, y en definitiva, como en toda la saga de si mismos, que eso es fundamentalmente The Expendables.

En fin, una nueva entrega de una manera de hacer cine de acción de mamporros, hostias, tiros y tipos duros. Le cuesta arrancar, pero cuando lo hace, es 100% espectáculo 100% genuino, cine de entretenimiento BIEN HECHO, el cine sin pretensiones, o mejor dicho, con la gran pretensión de divertir haciendo las cosas profesionalmente. Eso si, sólo para incondicionales de The Expendables.