lunes, julio 22, 2013

Beginners - Principiantes

Esta película del 2010 es la que hemos visto la noche del sábado. No me puedo andar con rodeos, es una mierda. Muy mala, malísima. De hecho, varias veces nos preguntamos si quitarla, a los 10 minutos, a la media hora y un rato más tarde. Y yo creo que entre lo cómodos que estábamos en el sillón y el gusanillo por ver aún lo bajo que podía caer, no lo hicimos. Pero desde luego perdimos los más de 100 minutos que dura. Mala, con ganas.

El argumento de "Beginners" sería: "Oliver () tiene 40 tacos. Es un diseñador, creativo que no encuentra pareja y que vive muy sólo. Acaba de hacer frente a la muerte de su padre (), que le confesó años atrás, justo cuando murió su madre () que era gay. Qué lo había sido toda su vida, y que pese a estar casado y tenerle como hijo, era gay. La vida de Oliver durante los años últimos años de su vida junto a su padre, que se dedicó a vivir, por fin, sin complejos su vida homosexual, han sido muy extraños. Ahora, días después del fallecimiento, se enamora de Ana () una mujer también bastante solitaria y extraña."

Para empezar la cinta no sabe lo que cuenta, pero eso si, la palabra gay, gay, gay, gay, gay, sale cada 10 palabras. No parece un alegato a favor de los gays, pero en realidad lo pretende, pero fracasa también en esto. Parece que si no queda bien con los gays no sería una buena película, y lo cierto es que por momentos es ridícula. El novio del padre, un reconocible  (el de la serie "ER") es ridículo, haciendo de gay con súper pluma. Y así cienes de cosas de la cinta, no sólo de temas gays, si no de otras cosas. Es ridículo como se presentan las "creaciones" de Oliver en su trabajo, los coloridos, los flashbacks que no es que sean muchos, ni excesivos, no. Lo siguiente. Cada 10 segundos parece que haya un flashback de tal manera que ya no sabes si estamos en 2003 (se supone que el presente de Oliver y Ana) o en el pasado. Es tal el batiburrillo del director y el montador, que casi vomitas del mareo

Debido a la ausencia de ritmo, de sensación de tiempo y el exceso, se mire por dónde se mire, de los flashbacks, la cinta se queda estancada desde su inicio. Es que no cuenta nada, o lo que intenta contar sale por la culata, o directamente por el retrete. Yo no es que sea un defensor de: Presentación, nudo y desenlace, no, hay miles de maneras de contar una historia, pero es que aquí no hay historia, no hay narración, hay una sucesión de imágenes, algunas más afortunadas que otras, que no cuentan nada.

Además hay una química NULA entre el McGregor y la Laurent. Nula. No cuela el romance en la fiesta, que podría dar mucho de sí (disfraces, ella con laringitis que no puede hablar, él triste, etc.) y sin embargo es un soporífero guión de libro de chico encuentra chica, chico enamora, chica enamora, chico besa tímidamente a chica...y de ahí a peor. Durante todo el metraje que están juntos, NO PEGAN NI CON COLA. Lo siento. Hay más química entre la historia pasada del padre y la madre que viven juntos pero no se aman (él es gay reprimido y ella lo sabe) que entre los personajes principales. 

Además de esta química nula, encima no están nada inspirados los protagonistas. Salvo el Plummer que tiene de largo el único papel que está bien descrito en el guión y le saca partido, los demás son más bien caricaturescos, ya que están llevamos al límite. El ejemplo lo comentaba más arriba, el papel de Visnjic es de vergüenza ajena. Otro que podría salvar es el de la madre, que tiene pocos, muy pocos minutos, pero un par de buenas escenas bien interpretadas. Por lo demás, lo siento, ninguno de los otros actores merece más consideración.

Y cómo decía, no entiendo todo el alegato pro-gay que hay en la cinta. No entiendo que a estas alturas sea necesario hacerlo en un filme que pretende ser una comedia triste, y que sin embargo es un panfleto que no tiene un mensaje claro, pero que repite gay cada 10 segundos.

En fin, una cinta pésima, mala. Con un guión nefasto producto de alguna historia mal contada, que navega entre la comedia triste y la comedia romántica sin llegar a nada, ya que la tristeza es más bien impostado y el romanticismo no existe. Una cinta mal interpretada, salvo momentos, que no cuenta nada, lo hace mal, y que mezcla tantos momentos en el tiempo que marea. Prescindible.

martes, julio 09, 2013

Imparable

Este fin de semana pude ver en casa, parapetado tras el ventilador, la última película del director . La verdad es que sabiendo que había fallecido en agosto de 2012, no pensaba que esta cinta del 2010 era su última película, y por tanto, su último trabajo en la dirección, pero así fue. "Imparable" es una muy buena cinta de acción, una de esas películas que Scott hacía como nadie, y para mi, puede estar entre las mejores del director inglés (como "Top Gun", "El último Boy Scout" o "Marea Roja").

Esta "Imparable" cuenta la siguiente historia: "Frank y Will, o dicho de otra manera  , trabajan en el ferrocarril como como ingeniero y conductor, comienza su primer día de trabajo juntos. El primero lleva 28 años trabajando para la compañía en esto de manejar trenes, y ha pasado por todos los trabajos. El segundo es un novato enchufado que está más pendiente del móvil con su ex-mujer que del kurro. Tienen un día sencillo, llevar vagones de carga de un sitio a otro. Al otro lado, tenemos a otros trabajadores de la compañía que cometen una serie de pequeños fallos que llevan a la tragedia: Un tren con 30 vagones de productos tóxicos y cientos de miles de litros de combustible va a 80 por hora descontrolado por la vía, dirigiéndose a un núcleo de población dónde descarrilará...pero además en sentido contrario por la misma vía que Frank y Will. Y comienza una carrera por salvar el pellejo y detener el tren."

Para empezar decir que está basado, ligeramente, en hechos reales. Y ni tan mal. La realidad no fue tan espléndida como en la peli, pero al menos la base de la historia es muy fiel. Y lo siguiente es que Tonuy Scott consigue que la acción DOMINE TODO EL METRAJE. Con un magnífico Denzel que primero se enfrenta a su nuevo compañero, para entenderlo luego, como protagonista absoluto, pero con un Pine (el capitán Kirk de la nueva saga de Star Trek) que le llega a dar la réplica y lo hace mejor de lo que parece.

La acción recuerda mucho a "Marea Roja", por aquello de que haya un protagonista en forma de "chisme", dónde en aquella genial película era el submarino, aquí lo es el tren. Pero sobre todo, porque lo que ocurre sea con un ritmo vertiginoso pero sin aturdir, vaya rápido pero con tiempo de saber lo que está pasando. Además cuenta con una parte en la que vemos "el drama" desde el punto de vista de las televisiones y los informativos, y queda francamente bien.

Tony Scott hace una cinta de acción como le gusta. Sin respiro, sin dejar ni un sólo segundo para que el ritmo no sea frenético. La acción se centra en exclusiva en los dos protagonistas y en el tren que quieren detener. Con esa estética tan personal de Scott (planos picados, cenitales, imagen que no para quieta, grano en la fotografía, etc.) que le hicieron merecer de más marca personal que su propio hermano, que se ha diluido como lágrimas en la lluvia.

"Imparable" no tiene grandes pretensiones, sólo quiere estar bien hecha y entretener, con un "chute" de adrenalina brutal. Repito, es sencilla, bien hecha y sin querer dar dos vueltas de tuerca innecesarias. Es directa y con un ritmo alucinante, con un montaje frenético y sin dramatismos adicionales, sólo los que genera el tren, haciendo que el espectador en cualquier momento crea que todo va a saltar en pedazos. Desde unos niños en una excursión que están en el camino del tren asesino, un descarrilamiento forzado que no funciona o el choque inevitable en la curva que hay que hacer a 20 por hora...Todo al servicio del desastre y la acción. Perfecto.

En fin, buen cine de acción de trenes. Esas películas que él hacía cómo nadie. Gracias Tony Scott, gracias por "Top Gun", "Días de Trueno", "El Último Boy Scout", "Amor a Quemarropa", "Marea Roja", "Domino", "Deja Vu", "Pelham 1,2, 3" y esta "Imparable". Descanse en Paz.