miércoles, mayo 29, 2013

El Tren de las 4:50

Otro de los libros de la querida Agatha Christie que tenía por revisar. Este "El Tren de las 4:50" (en inglés "4.50 from Paddington") es otra de esas novelas de la señora que más fama ha tomado (entre otras cosas por sus adaptaciones al cine, que por cierto, tengo que revisar). Si bien, para mi gusta es bastante más floja que todas las anteriores que he revisado. No me mal interpretéis, es floja dentro del nivelón de la señora :)

El argumento sería: "La Sra. McGillicuddy ve a una mujer siendo estrangulada justo cuando el tren en el que ella va, circula paralelo a otro tren. Es decir, ha sido testigo de un asesinato cometido en un tren, justo, desde otro tren. La policía, por supuesto, aunque investigan, no creen que nada de eso sea cierto. Pero la Sra. McGillicuddy le contará a su mejor amigo, la simpática Miss Marple lo ocurrido, y como no, la viejecita creerá su relato y se dispondrá a solucionarlo. La pega, que ya no tiene mucha movilidad, así que contará con la ayuda de la astuta y eficiente Lucy Eyelesbarrow. Una mujer inteligente, no acostumbrada a la rutina, que se colocará como asistente y cocinera en la mansión Rutherford Hall, dónde aparecerá el cuerpo de la mujer asesinada. Rutherford Hall es propiedad del avaro Luther Crackenthorpe que vive con su hija Emma y que tiene además otros tres hijos (Alfred, Harold y Cedric). La herencia, la muerta, otras dos muertes más, el arsénico y muchas más cosas enredarán el caso, que al final será resuelto por Miss Marple".

Para mi, el problema de esta novela es que la participación de Miss Marple es muy reducida. Al dejar que todo lo "investigue" la policía y Lucy, parece que luego, cuando llega el capítulo final dónde Miss Marple revela todo lo que ha ocurrido, se lo ha "sacado de la nada". Es una pena, ya que la historia es muy buena, y el enredo de proporciones mayúsculas, que en el fondo será más simple de lo que parecía. 
  
Sin embargo, una de las mejores cosas que tiene esta novela es que la historia, con los posibles sospechosos se va construyendo poco a poco, y desmontando poco a poco, a medida que los sospechosos, además, van muriendo. Esto, unido a lo curioso del inicio del libro, que da pie a la investigación (eso de ver un asesinato a través de una ventanilla de tren, en otro tren) hace que el libro, pese a ser sencillo y algo flojo, sea interesante de cabo a rabo.

En fin, no es el mejor libro de Agatha Christie, pero siempre será una buena elección para un rato de lectura de whodunit.

lunes, mayo 27, 2013

Templario

Cinta del fin de semana. Peli de sobremesa, bajo las mantas mientras el heredero duerme. Película mala, de solemnidad, brutal, cruda y sin concesiones, pero mala. Y es una pena, porque tanto el elenco de actores, como la puesta en escena, y algunos detalles de la producción y la factura están hechos con gracia, buen hacer, pero fracasa estrepitosamente en la historia, en el guión. Resultado una cinta que está lejos de ser tenida en cuenta como buena....

La historia de "Templario" ("Ironclad" en el original, dirigida por Jonathan English) sería: "Estamos en la Inglaterra del año 1215 cuando el Rey Juan de Inglaterra (Paul Giamatti) es obligado a firmar la Carta Magna, otorgando derechos y poderes a los barones ingleses, reduciendo el poder de la monarquía. Profundamente humillado y enfadado, decide recuperar su país por la vía de la sangre. Se vende, con el favor del Papa de Roma a un grupo de salvajes guerreros daneses, con la intención de recuperar su reinado. en base a arrasar el país, provocando muerte y destrucción allá por donde va. El plan del Rey es someter a los Barones por medio de la masacre, tanto de tierras como de personas, recuperando uno a uno los castillos y tierras perdidos. Sólo un grupo de hombres desesperados, capitaneados por el barón de Albany (Brian Cox), harán frente a Juan Sin Tierra. Entre ellos se encuentra Marshal (James Purefoy), un caballero templario atormentado por una lucha interna entre fe y razón. Un pequeño grupo salvaje que resistirá en el castillo de Rochester hasta límites insospechados."

El guión es lo puto peor. Si bien está basado, de lejos, en hecho reales (si, Juan sin Tierra tras la firma, inició una nueva cacería, si, atacó entre otros Rochester, pero hasta ahí las coincidencias) la historia resulta aburrida, predecible a más no poder, y sin ningún tipo de atractivo. La historia es tan plana, tan mascada y tan sencilla, que el espectador se aburre tras la primera escena. Además, no hay nada de épica, que es precisamente lo que reclama una película de este tipo. Los héroes no lo parecen, los malos son caricaturas de si mismos, y la historia parece tan artificial (eso de ver a un rey mancharse de barro para luchar él mismo, no cuela, aunque fuera verdad) que el espectador desconecta.

Por contra, la puesta en escena, así como el diseño de producción son excelentes. Lo que más destaca es la violencia y la naturalidad. Eran unos tiempos muy pero que muy violentos, y así se refleja en la cinta, con una violencia DESCARNADA. De hecho, hay auténticos momentos de GORE, muy realistas y que quedan francamente bien. Este relato violento requería sangre y carne, cabezas cortadas, miembros amputados y golpes de espadas y hachas realistas, dónde se ve como eran (o creemos que eran) las batallas. Además, la cámara "al hombre" en algunos momentos, que se llena de barro y sangre, es muy pero que muy realista.  Esto, como digo, mola, mola que la brutalidad esté expuesta en todos los niveles.

Además como decía, los actores hacen mucho, pero que mucho, por intentar levantar el filme. El mejor, sin duda es el Giamatti. Tiene unos momentos muy buenos como Juan Sin Tierra reclamando lo que cree que es suyo por derecho divino. De hecho, Giamatti está muy por encima de las líneas del guión que tiene para si mismo. Purefoy, que encaja como anillo al dedo al personaje, también tiene sus momentos de duro, de atormentado y de héroe. Y luego tenemos a la chica florero (Kate Mara) que está buena y tiene escena de coito. Por cierto, tenemos a Charles Dance (aka Tywin Lannister) en un pequeño papel que lo borda, as usual.
  
En fin, una cinta nefasta en su resultado final. Bien hecha en todos los apartados técnicos y artísticos salvo el guión, que es lo que la lastra. Una pena, porque se trataba de un film que podía ser épico, sobre una época dura y sin concesiones, que al final se queda en una cuenta cinta gore de sangre y vísceras.

miércoles, mayo 15, 2013

HUGO: Todos Sentados en el Suelo

Otro premio Hugo de mi querida y admirada Connie Willis. Esta "All Seated on the Ground" (en el original) ganó el Premio Hugo a la mejor novela corta de 2008. Es decir, es una novela de una longitud de entre 17.500 y 40.000 palabras muy buena y de ciencia ficción. Y francamente lo es, eso si, en un género en el que se mueve muy bien la Willis, el de la comedia inverosímil y ciertamente extraña, dentro de un suceso de SF que en el fondo, es lo de menos.

El argumento sería: "Asistimos a un relato vertiginoso desde el punto de vista de Meg, una columnista de un periódico local de Denver que se une a una comisión muy especial. Han aterrizado unos extraterrestres (denominados Altairi) en su nave espacial en el campus de la Universidad de Denver. Estos alienígenas se quedan mirando fíjamente a todo el mundo, con una mirado dura y sin concesiones. Pero no se mueven ni hacen nada más. Se dejan guiar a cualquier parte (más bien siguen) por la Comisión que los investiga y trata de comunicarse con ellos, pero sin resultados. Un día, haciendo una visita a un centro comercial en plenas navidades, y sin motivo aparente, SE SIENTAN EN EL SUELO. A partir de ahí, entre Meg, y un director de coros local, empezarán una carrera contra todo para averiguar que les motiva, antes de que dejen la Tierra definitivamente".

El libro es cómico. Hay que tomárselo así desde el primer párrafo. Además es muy realista y se nutre de la actualidad (del 2007/2008) ya que hay menciones a películas ("Los Hombres de Negro" por ejemplo) y demás. Con ese tono de realismo que sabe poner Connie Willis, y que como decía, parece la cosa más normal del mundo que unos seres llamados Altairi hayan aterrizado en Denver. Pero hay que dejarlo bien claro, el libro va de coña. Si no entiendes esto, probablemente no te gustará.

Yo me he reído mucho. A carcajada limpia. El humor de Connie Willis es fino, y rápido. Son frases certeras y rápidas. Sobre todo con las comparaciones con su tía Judith y los aliens. Y con los personajes secundarios, que son la bomba. Las niñas del coro, que tienen ante si a un montón de aliens, están más preocupadas de si se profesor se ha enamorado de Meg, mundial. O ese reverendo que está en la Comisión para intentar explicar todo con Cristo.. Brutal. O ese experto en aromas que rocía a los aliens constantemente. Graciosas sus conjeturas, impagables. Es un lev motiv de Willis, los personajes secundarios que ponen un colorido muy especial al libro.

Por otro lado, además del humor y la SF, hay cierto misterio en saber como resulta la comunicación con los alienígenas. Además, hay mucho contenido interesante, como las reflexiones sobre a qué han venido desde tan lejos, ¿a violar a nuestras mujeres? ¿o a nuestros animales? ...total.. Y así con muchos temas. Eso si, como mete muchas cosas de la cultura actual, sobre todo de música, hay momentos que cuesta seguirlos. Hay cientos de títulos de canciones y "gingles" navideños que puede que no nos suenen. Pero aún así, todo va sobre ruedas y se sigue la narración.

En fin, una novela corta de Ciencia Ficción ganadora de un Hugo. Que es un "descojone" y que se lee en un verbo (en menos de dos horas está finiquitada). Merece la pena para aquellos que conozcan a la Willis más seria y también para leer buena literatura de SF, pero no la habitual.

jueves, mayo 09, 2013

Cinco Cerditos

Que grande era Agatha Christie  Qué buenos siguen siendo sus libros, a pesar de estar releyendolos. A pesar de saber que las cosas no son lo que parecen, sigue sorprendiendo, por la historia, por su calidad, y por los personajes. Para mi es la mejor, o la que más hizo por el "whodunnit" y la novela policíaca. Vale, hay otros autores tan buenos, pero con la variedad de sorpresas de la Christie, pocos.

Además, en el caso de esta "Cinco Cerditos" la dificultad es máxima. El tan especial Hércules Poirot no se enfrenta a un caso reciente. Se enfrenta a un caso de hace 16 años. No cuenta con ver la escena del crimen, ni con hablar sobre hechos recientes. No. Poirot deberá indagar un crimen basándose en los recuerdos de los que participaran en él, policías, procuradores, jueces y sobre todo, los cinco testigos involucrados. Ni siquiera tiene acceso a la persona que cometió el crimen, pues ya falleció. Es increíble lo que monta la Christie para que Poirot desentrañe el asunto, PRECIOSO.

El argumento de "Cinco Cerditos" sería: "Hace 16 años murió asesinado, envenenado, Amyas Crale. Un genial pintor, que pese a estar casado con Caroline, una mujer excepcional (en muchos sentidos), era un mujeriego empedernido. Pintando a la bella y casi adolescente Elsa Greer, se enamora de ella y tienen un romance. Y muere envenenado. Todo apunta a que ha sido su mujer, que es rápidamente condenada y acabará muriendo en la cárcel. Cuando se produjo el asesinato, había 5 personas que fueron testigos: Los amigos Felipe y Meredith Blake, Elsa Greer, Ángela Warren, la hermanastra de Caroline y Cecilia Williams, la institutriz de la hija de los Crale (Carla). Al morir la acusada, deja una carta a su hija Carla, en la que reafirma su inocencia. Carla quiere ahora, 16 años después, descubrir si su madre fue o no inocente del crimen, con la ayuda de Hércules Poirot. Poirot acepta esta misión, partiendo de una antigua canción de cuna inglesa llamada "This Little Piggy" (Este pequeño cerdito). Siendo 5 las personas que podían cometer el asesinato. Cada sospechoso escribirá su versión y luego Poirot les hará una única pregunta. Comparando los registros y coartadas logrará reconstruir lo que en verdad pasó, para asombro de los 5 implicados, y sobre todo, del lector."

Cómo decía más arriba, una de las cosas que sorprende es que la investigación de Poirot se hace en base a recuerdos y reconstrucciones, sobre todo a lo que escriben, de memoria, los cinco implicados. El lector tiene la misma información que Hércules, y sin embargo, la sorpresa de como se reconstruye lo que paso es fantástica. Pero no por adivinar quién lo hizo, que es lo de menos (y hay un 20% de probabilidades de acertar, o no), si no por el COMO. Pero no sólo el cómo se hizo, sino el cómo se llega a saberlo.

Agatha, a través de Poirot indaga en como recordamos las cosas. Y sobre todo, en como los recuerdos nos vienen a la memoria según que cosas. Poirot sabe extraer lo que hay de cierto y de mentira en cada uno de los relatos de los implicados y con ello saber EXACTAMENTE que paso. En cierta medida se podría parecer a "El Asesinato de Roger Ackroyd" que os conté aquí, aunque aquella partía de una premisa sorprendente y jugaba a engañar al lector, ya que el lector y el protagonista, a través de textos, tienen la misma información para deducir el culpable. Sin embargo. Agatha nos la juega y nos la lía (en ambas, pero de forma diferente) y nos engaña.

También indaga la autora en como cinco personas veían a la asesina (Caroline) de una forma diferente. Un hombre que la odiaba, un hombre que la amaba en secreto, una hermanastra (que había sido desfigurada por ella) que la quería con locura, una mujer joven amante de su esposo que la odiaba y la dura institutriz de su hija que la idolatraba. Los cinco veían a una mujer diferente y cada uno tenía creencia A CIENCIA CIERTA de que ella era la asesina. Muy bueno, como Agatha dará la vuelta a muchas cosas.

La novela ciertamente está muy bien construida. Tiene una presentación excelente del caso, a través de Carla y engancha a Poirot (y al lector) desde el principio. Está muy bien escrita en forma de entrevistas previas con los protagonistas, luego las cinco misivas con los cinco relatos TAN DIFERENTES de lo que ocurrió y de como era la asesina. Las cinco preguntas breves que hace Poirot a los cinco implicados, y el desenlace tradicional de todos juntos y os cuento lo que pasó en realidad. MAGNÍFICO.

En fin, una novela policíaca precisa, preciosa, magníficamente narrada y mostrada. Con un desenlace perfectamente hilvanado y con un genial, como siempre, Hércules Poirot, al que no se le escapa nada, ni los hechos de hace más de 16 años.