lunes, julio 30, 2012

La Piel que Habito

La película del fin de semana ha sido la última de  Pedro Almodóvar, "La Piel que Habito". La verdad es que no soy un acérrimo del director español, tiene títulos muy buenos ("Mujeres..", "La Mala Educación" por ejemplo), y otros que para mi gusto son pésimos ("Volver", "Kika", por poner unos ejemplos). Esta "La Piel que Habito" es un ejemplo de ambos casos. Un planteamiento acertado, unas interpretaciones sensacionales, una puesta en escena bárbara, pero con momentos aburridos, con algunas escenas sobrantes y sobre todo con un gusto de que podía haber sido mucho mejor, y sin embargo se ha arruinado por las ansias de hacerlo todo tan diferente....

"La Piel que Habito" cuenta lo siguiente, tratando de destrozar lo mínimo las sorpresas del guión: "Estamos en Toledo, dónde el prestigioso médico e investigador Robert Ledgard (Antonio Banderas) tiene su mansión. Robert ha tenido éxito creando una piel sintética capaz de resistir al fuego y a picaduras de mosquitos. Su uso podría salvar muchísimas vidas, pero de momento sólo ha experimentado en ratones. Aunque sus colegas no le creen, ya que piensan que es capaz de experimentar en humanos, y por ello, el director del proyecto se lo cancela. Pero descubrimos que en su mansión tiene secuestrada a una jóven, Vera (Elena Anaya), con la ayuda de su empleada Marilia (Marisa Paredes)".

Y hasta ahí podemos contar. La película es mucho más de lo que parece. Hay mucho gato encerrado y Almodovar juega ESPLÉNDIDAMENTE con la historia y sobre todo con los flashbacks, que hay varios. Todo ello para embrollar el argumento, mezclar las pasiones y los odios y liarla parda. Cómo digo, lo hace bien, por un lado, pero mal por otro. Tenemos escenas muy buenas (pena que no pueda decir cuales sin destripar todo) pero tenemos momentos bochornosos, confesión final incluida, que me parece ridícula escena.

Cómo decía las interpretaciones son muy buenas. Banderas es un médico que no se detiene ante nada ni nadie. Cruel, duro y sin concesiones. Quizá en algunos momentos, por culpa de algunas escenas en las que no cuadra que se haya enamorado así, su personaje resulta más vulnerable (y de hecho lo será) de lo que debería, y pierde fuerza. Elena Anaya está correcta, tiene buenos momentos, pero algunos más flojos. Si es cierto que es la dueña de que nos creamos la transformación que sufre su personaje, pero flojea como el personaje de Banderas (cómo todos diría yo) ya que Almodovar la lleva al extremo en el final, y ahí no da la talla. Eso si, enseñas las tetas (que las tiene bien puestas) y sirve de aliciente al filme, como no podía ser menos. La Paredes está correcta, sin más. Y quién me ha gustado es Jan Cornet que quizá tenga el papel más difícil y lo hace mucho mejor de lo que parece.

Lo que más me fastidia es que el filme cuando navega por la intriga, el thriller psicológico, hasta el terror y el cine negro va muy bien. Pero cuando Almodovar lo quiere llevar al terreno pasional, al triángulo (o cuarteto, o quinteto o yo que sé) amoroso la lía, y a la comedia (esa que parece no saber hacer otra cosa) y lo siento, pero la caga. Cuando trata de justificar el enamoramiento del Banderas, cuando trata de quitarle "hierro" al asunto de Vicent (y hasta ahí puedo leer) y cuando trata de hacer más buenos a los malos (todos son malos) lo hace mal. Cuando inserta escenas graciosas, dentro de la atmósfera de terror, lo hace mal. La cinta no funciona y precipita escenas absurdas, momentos absurdos y desenlaces absurdos, sólo coherentes con la pasión (y nunca mejor dicho) de Almodovar por querer hacer algo diferente. Mal. Si se hubiera ceñido a los primeros minutos (que tiene momentos EXCEPCIONALES, con ese cirujano en plan CSI, perfectos, asépticos y magistrales), a unos géneros concretos (thriller, terror, etc...) podría haber sido la leche...

En fin, una pena. La sensación de aburrimiento en algunos momentos es difícil de olvidar, pese a un buen planteamiento y una factura (actores y dirección) impecables. La cinta podría haber sido fantástica, pero se queda en una anécdota, tetas de la Anaya incluidas.

miércoles, julio 25, 2012

The Dark Knight Rises

Desde agosto de 2008 estábamos esperando la continuación de la grandiosa película "The Dark Knight" (enlace a mi crítica de aquella). Christopher Nolan ha terminado su trilogía ahora en 2012 y lo ha hecho mucho más flojo de lo que cabría esperar, sobre todo comparándolo con "Begins" y con "Dark Night". he salido bastante defraudado del cine. Y es una pena, ya que la cinta, en conjunto NO es mala, NI MUCHO MENOS, es una cinta de acción correcta, pero tiene muchos alti-bajos, muchos agujeros, y con el listón tan alto, se queda en floja y sosa.

The Dark Knight Rises nos trae el guión más flojo de las tres. La historia cuenta lo siguiente: "Batman lleva retirado unos años tras caer en desgracia ya que todo Gotham cree que mató al salvador de la ciudad Harvey Dent y a un montón de personas más. Batman carga con las culpas de Dos Caras para salvar la ciudad, que está empezando a no necesitar héroes ni policía. Pero aparece Bane, un loco asesino que quiere destruir Gotham con la ayuda de algunas personas influyentes, y el Caballero Oscuro, junto con Gordon y una nueva amiga (aka Catwoman) deberán aparecer para salvar, o no, del caos total a Gotham".

Digo que el guión es flojo ya que tiene muchos agujeros, y en lugar de rellenarlos con la épica que nos tiene acostumbrados Nolan, en muchas partes caemos en el sopor, en la redundancia excesiva y en personajes que no aportan nada. Por ejemplo Catwoman. Anne Hathaway está FANTÁSTICA. De verdad, en todos los aspectos, lo hace fenomenal, pero su personaje, a parte del happy end, no aporta nada, absolutamente nada. Bueno si, 40 o 50 minutos que podrían sobrar. Así con el personaje de Matthew Modine (el policía Foley) que da bandazos entre unas cosas y otras y en realidad no aporta mucho, incluso Robin Blake tampoco parece que al final no esté más que para eso, para el final del filme.

Sigo con que el guión es flojo ya que Nolan hace un uso nefasto de una de sus mejores armas, los flashbacks. Aquí son usados EXCLUSIVAMENTE para remarcar o recordar cosas, en lugar de romper con la acción o con la historia, o con el ritmo, o para contar otras cosas desde otro punto de vista, como solia hacer.No. Aquí simplemente un personaje dice algo, o recuerda algo, y vemos como pasó, nada más. Son espectacularmente malos los flashbacks sobre Bruce de niño, repitiendo, incluso, alguna escena de Begins.Si Nolan es un genio haciendo acciones paralelas, o incluso líneas temporales a la vez en la narración, en "The Dark Knight Rises" se ha olvidado de hacerlo. O por ejemplo, recurre a trucos muy poco sutiles y soluciones argumentales malas para contar cosas, como esos papeles que encuentra Bane, la espalda de Bruce que se arregla mágicamente, o el personaje entero de la Cotillard que todo el Cine sabía desde el minuto uno quién es, qué hará y como acabará. Mal Nolan, previsible, sin gancho y sobre todo impropio de él.

Y sobra mucho metraje. La cinta dura casi 3 horas (170 minutos) pero la sensación es que sobra una hora y pico larga, bastante larga. Nolan se afana en repetir una y otra vez conceptos para que todos los espectadores lo entiendan, alargando en exceso las situaciones (el agujero cárcel, los juicios sumarios en Gotham-caos, etc...). La cinta está plagada de momentos muy buenos, de momentazos (los 10 primeros minutos, cada presentación en la bat-cueva, el anagrama incendiado, etc.), pero también, como digo, de escenas estériles y de rollo. El baile de Selina y Bruce, el robo de Catwoman al magnate, y así n escenas. Nolan nos ha dado, en exceso, una de cal y otra de arena, en lugar de nectar divino constantemente, como nos acostumbró en "The Dark Knight" o en "Inception". De hecho, en las partes malas parece más un Bay cualquiera que un Nolan...

Pese a todo, "The Dark Knight Rises" es una película aceptable, incluso buena comparada con la cartelera  de lo que hay y vendrá (Superman cangrejero, Abraham Lincoln: Cazavampiros, remakes y más remakes, etc.). En todo momento parece que vaya a pasar algo épico, y cuando no lo pasa nos decepcionamos. En todo momento parece que vamos a tener un diálogo increíble y cuando no lo hay el tono de la película baja. Es una pena, porque Nolan ha tenido y tiene, los mimbres para hacer mítico a Batman. Casi lo consiguió en 2008 y ahora ha perdido la oportunidad.

Las escenas de lucha están muy bien. Las escenas de acción están tan bien muy bien, aunque quizá algo sobrecargadas de gadgets. El nuevo vehículo aéreo de Batman se repite mucho, en exceso. La escenas de leches de Batman creo que son las mejores de la trilogía, están muy bien ejecutadas, filmadas y trasfieren la violencia como nunca. El primer encuentro brutal entre Bane y Batman es de lo mejor de la película. Es una maravilla de refriega, de violencia física, de dolor, de climax a mitad de una cinta.

En esta "The Dark Knight Rises" se echa de menos a Batman. La cinta parece más un compendio sobre la maldad (desde varios puntos de vista, incluido el del Alfred aka Michael Caine) que sobre el Caballero Oscuro. Bane está bien, sólo bien, como malvado. Tiene líneas buenas de diálogo (lo del estadio, por ejemplo) y malas (durante las peleas). Se echa en falta la dureza, el salvajismo, lo macabro y el miedo que daba el Joker aka Heath Ledger en la anterior. Si, Bane acojona pero no de la misma manera. Y además, lo siento si parece un spoiler, la manera de acabar con el personaje es muy triste, decepcionante. Bane se merecía algo mejor. 

Como decía la Hathaway también hace lo que puede con su personaje y me ha gustado, aunque el personaje podría salir del filme sin problemas, incluido su final que no cuadra para nada con lo visto. Michael Caine es el mejor actor del reparto. Dando un dramatismo extremo en una escena pero que lo hace tan bien y encaja tan bien, que casi lloras con él. Christian Bale es muy bueno. La dualidad la expresa él mismo, sobre todo al inicio con ese Wayne decrépito y alejado de la realidad. Pero sus personajes son poco importantes, por desgracia. Y Gary Oldman está correcto. Demasiada acción para un Comisario casi retirado. Correcto sin más.

Por cierto, el "score" de Hans Zimmer sigue siendo brutal, pero como la cinta, tiene momentos machacones y demasiado saturados, pero da la casualidad que en los mejores momentos de la cinta, la banda sonora sigue casando como un guante, y es uno de los mejores trabajos de este compositor.

En fins. "The Dark Knight Rises" es el final de una trilogía espectacular, pero la peor de las tres. Contiene escenas maravillosas y magistrales, tiene un inicio alucinante y varios climax, pero también refleja carencias que las demás no tenían. Esto hace que sea una cinta irregular, con un ritmo desigual, que te lleva a lo mejor y te baja al tedio. Decepción, pero aún así, una cinta de un nivel increíble, resultado de un director magistral, que también comete errores, claro.

lunes, julio 23, 2012

Coche Alquilado: 508

Vaya preciosidad de coche alquilado que he tenido estas vacaciones. Una muy grata sorpresa, en muchos sentidos. Y eso que empezamos mal el alquiler. Yo pedí y reservé un coche de tipo "mono-volumen" por aquello de llevar maletas, silla de niño, etc. Pero en la agencia, el día de dármelo, como siempre, no tenían. Y dado su compromiso de darme un coche de la misma categoría o de categoría superior, recurrieron a una berlina de gama alta. Discutimos, porque aunque cumplan a raja tabla el contrato, no siempre una categoría superior puede significar algo mejor. De hecho, NO es mejor para lo que yo lo quería, ya que el maletero, que era la razón última de elegir un modelo tipo C4 Picasso, Focus S-Max, o similar, no es igual de accesible ni grande en esos modelos que en una berlina muy grande de 5 puertas. Pero en fin, había que aceptar. 

Me dieron un 508. Encima automático. Pensé que me habían colado el muerto del siglo. Así que acepté con la condición de probar esa misma tarde el maletero. Si no me cabía todo lo que pretendía meter, lo devolvía, bien a cambio de uno más grande o a cambio de devolución del alquiler. Pero no hizo falta....

.....Nada más meterme dentro ya supe que no lo cambiaba. Al ver que tenía "manetas" de cambio en el volante ya entendí que no. ¿Qué motor tenía esto? La chica sólo me dijo que era cambio automático, pero no que motorización...a ver...diesel.....2.2....200 caballos. Jodó petaca. Y además el maletero es mucho más grande y accesible de lo que pensaba jajajaja

El Peugeot 508 GT 2.2 HDI es grandísimo. Precioso y un muy buen coche. Mucho más de lo que la marca del León podría sugerir. Es una berlina que no tiene nada que envidiar al A6 ni al serie 5. Nada. Y mucho menos con una motorización tan dura y soberbia como la que he tenido. Magnífica...y eso que debo reconocer que me han sobrado caballos, por todas las esquinas..

De hecho, sólo "he necesitado los 200cv una vez". Me refiero que los más de 1700Km. que he hecho bien los podría haber hecho con 140cv. Salvo en un adelantamiento, por culpa de una furgoneta con velocidad anormalmente reducida, que implicó un muy buen acelerón para poder esquivarlo y no entorpecer a los demás, no he pasado de 125 Km/h en autovía....siempre con control de velocidad...así que...

Este cambio automático que monta Peugeot me ha sorprendido. Con dos modos, normal y "sport" se comportó expléndidamente. Nada brusco, sacando partido de todas las marchas y respondiendo a las peticiones de potencia de manera notable. Incluso, en modo Sport, es capaz de hacer DOS reducciones seguidas si la petición en el pedal de potencia es muy fuerte, sabiendo que necesitas salir de ahí inmediatamente. El modo "manual", ese en el que tú subes y bajar marchas es muy cómodo, bien con la palanca, hacía atrás +1 y hacía adelante -1 o bien con las manetas del volante. 

La única pega a este sistema es que son manetas FIJAS en la columna, y por tanto, si estás girando o maniobrando, en velocidad de primera, segunda o tercera, a veces no tienes la maneta a tu alcance. Pero se soluciona tirando de palanca. Si es cierto que aunque no hay ninguna pérdida de potencia en la transmisión automática, si que se nota un pequeño movimiento del morro del coche, cuando engrana. Es una sensación, como digo, y corroborado por la velocidad, revoluciones y comportamiento, en cuanto a potencia no hay problemas, si que se nota cierto balanceo del coche hacía abajo cuando subes velocidades a regímenes muy altos....pero es, como digo, una sensación. 

Debo decir que es la mejor transmisión automática que he conducido. Se nota que es moderna, y que se han paliado cualquier tipo de problemas de transmisión de potencia. Ya no ha diferencia entre cambio manual tradicional y automático manual....ya puedes sacar el máximo de rendimiento con la mayor de las comodidades. 

El aspecto de lujo y comodidad del 508 está muy cuidado. Cámara trasera, avisadores acústicos con la marcha atrás, insonorización TOTAL. Y cuando digo total es total. Con todo el pasaje dormido, y con una leve música de fondo del equipo de sonido (Los Payasos de la Tele, para más señas) el coche, a velocidad muy alta, me han dicho que a lo más que daban los 200cv (y hasta ahí puedo leer lo que me han contado) NO SONABA MÁS QUE LA MÚSICA. El pasaje no notó nada, no vibraciones ni ruidos....no se despertó vaya. 

Otro de los aspectos que me han sorprendido es el consumo. Vale que he hecho 1700km. sin forzar nunca, nunca la máquina. Con el regulador de velocidad y siempre (vamos, el 99%) por debajo de los límites de velocidad o justo en ellos. Pero es que me ha salido un consumo de 5.3 litros a los 100 km. Eso, con 200cv NO ES NADA

Además Peugeot ha introducido la función "eco", esa de "star & stop" que tienen por ejemplo los BMW y ahora casi todos los coches. Cito a BMW ya que son los primeros que yo conduje con este sistema. El motor se para en semáforos y otras detenciones para ahorrar, siempre que pueda (Por ejemplo en Zaragoza a 41 grados con el A/A a 21º, pues no podía). Y visto lo visto, con todos los peajes que tuve que pasar en Cataluña, he ahorrado bastante. Peugeot ha añadido algo que no había visto hasta ahora. En el salpicadero te avisa de que la función ha entrado, con un marcador "eco" en azul. Además el ordenador de abordo cuenta los minutos y segundos que ha funcionado dicha "feature".

En fin, un coche de gama alta, más bien lujo dada la motorización, transmisión, acabado y extras. Un gran coche para alquilar, llevar a la familia de la mejor manera posible, consumir poco y además disfrutar de la conducción. 

jueves, julio 12, 2012

La Leyenda del Ladrón

Cómo me ha gustado este libro. Es sin duda alguna, la alegría literaria del 2012, pero su lectura se quedará grabada en mi retina y en mi cerebro durante muchos años. "La Leyenda del Ladrón" es un libro que honra la literatura de aventuras, dentro de esta novela histórica hay un montón de historias. Pero sobre todo hay amor por la literatura, por un trabajo bien hecho, e imaginación a raudales.

Juan Gómez-Jurado es el autor. El mismo de "Espía de Dios", "Contrato con Dios" y la mejor de las que había leída HASTA ahora "El Emblema del Traidor". Pero en esta cuarta, en Leyenda ha ido un poco más allá. Ha refinado su estilo, ha contenido su ímpetu a la hora de contar las cosas y ha sabido, aún mejor, dotar a Leyenda de un ritmo endiablado.

Las 700 páginas VUELAN. Los capítulos, cortos y certeros se van sucediendo con un magistral encadenamiento. Los interludios, que los tiene, están magníficamente situados, pero sobre todo, la historia central te atrapa y te mantiene hasta la última línea.

La historia nos traslada a la Sevilla del siglo XVI. Pero Sevilla no es sólo una localización, es un personaje más. La calidad de la documentación y de los años que Juan ha trabajado el libro se nota. Sevilla es un ingrediente fundamental, como lo es la España de aquellos años. Leyenda nos va a hablar del poder, de la corrupción, de los impuestos, de robar a los pobres, de la diferencia entre clases. Pero ojo, en dicho siglo, aunque bien podría tratarse de la época actual. Hay banqueros corruptos, comerciantes que se lucran timando, robando y engañando, y de los pobres que luchan por impedirlo. ¿Nos suena?...

Normalmente escribo una reseña del argumento, pero esta vez no quiero contar más de lo que ya cuento. Cómo me dijo Juan Gómez-Jurado, el libro es una leyenda de aceros, oro y sueños.

La imaginación de Juan, mezclada con esos cuatro años de trabajo y documentación nos trasladan a esa España. Esa dónde algunos sólo comían un trozo de pan al día, dónde la mierda inundaba las calles, pero el Rey engordaba deudas con Genoveses para costear una guerra por soberbia más que por necesidad. Esa España, con una Sevilla como capital casi mundial del comercia y la delincuencia, que aunque pasaba hambre pretendía ser la dueña del mundo. Juan Gómez-Jurado de manera ÁGIL, PRECISA y FLUIDA nos lleva a esos días. Nos deleita haciéndonos VER la belleza y el esplendor de las calles, pero también lo duro de la vida. Desde un enigmático prólogo nos lleva a esa época. Pero además, no es de una manera "sólo" contemplativa, sino que nos metemos de lleno en ella. Y eso lo logra gracias a su estilo de hacernos ver y sentir las cosas metiéndonos dentro de los personajes. Somos Sancho, somos Clara, somos Vargas.....y hasta Groot o Dreyer...

Y cómo leéis, digo muchas veces que "vemos" cosas en Leyenda. Y es que este libro es, de todos los que ha escrito Juan Gómez-Jurado, y posiblemente de los que yo he leído, el más cinematográfico que conozco. Ya lo avanzó Juan en su presentación, que él mismo concibe los libros muy cinematográficamente, pero es que es así. Por momentos vemos las escenas como si desde un plano secuencia se tratase, la acción gira en torno a los personajes como si fuera la cámara que sigue la misma, etc. Es magnífico la idea de leer, de imaginar las cosas, y de poder imaginarlas además, como imágenes.

Otro aspecto destacadisimo es que la historia, pese a ser imaginada por Juan Gómez-Jurado, e insertada como novela o thriller histórico está aderezado por un montón de personajes históricos. Es decir, lo que ocurre es ficción, histórica, pero ficción, pero la sensación es que BIEN PODRÍA HABER SIDO ASÍ. No sólo por la labor de Juan Gómez-Jurado de hacerlo todo coherente, documentado y casi real, sino porque además hay varios personajes históricos muy relevantes incorporados a la trama de manera MAGISTRAL. Todo ello hace que Leyenda sea aún más grande, y que incluso, las partes más oscuras de las biografías de esos personajes hasta encajen. 

Sólo los capítulos dónde aparecen POR PRIMERA VEZ el poeta y actor inglés que finge ser irlandés, y el Comisario de Abastos del Rey que vuelve de Árgel, ya merece la pena todo el libro. La cara de incredulidad mezclada con admiración y satisfacción que se te queda es ciertamente, impagable. Además, de que el libro incluye una reseña final para ayudarnos a distinguir lo que fue real y lo que es ficción, haciendo más compresible y grande el trabajo de Juan Gómez-Jurado de documentación. 

El libro además tiene la posibilidad de ampliar al conocimiento tanto de la obra como del contexto de la misma gracias a la realidad aumentada. Con una aplicación para iOs o Android, escaneando códigos, puedes acceder a vídeos e información ampliada. Es un paso en el camino de hacer los libros (electrónicos o de papel) algo más que lo que son ahora. Un acierto del escritor y la editorial.

En fin, "La Leyenda del Ladrón" es una obra fantástica, muy bien documentada, mejor escrita y que destila imaginación y aventuras por todos los lados. Va más allá de una simple novela de aventuras, y más allá de entretener, dejando un buen puñado de pasajes inolvidables, de enseñanzas sobre el ayer y el presente, y mezcla ficción e historia como nunca. No duden en abalanzarse sobre ella, no se arrepentirán.

lunes, julio 09, 2012

Midnight in Paris

"Midnight in Paris" es la última película de Woody Allen que hemos visto. La verdad es que la hemos visto en "dos tandas", dado que la primera vez, nos dormimos a las 20/30 minutos....algo que de entrada no dice mucho de la cinta, aunque es verdad que estábamos muertos de cansancio. El resumen de la cinta es que es una película de Woody Allen, para lo bueno y para lo malo, pero que además, es de las más flojas.

"Midnight in Paris" cuenta la historia del escritor Gil Pender (Owen Wilson). No está contento con su trabajo de guionista en Hollywood, peor le da para vivir. El quiere ser escritor de novelas. Está de vacaciones con su prometida Inez (Rachel McAdams) y la familia de ésta, en París. Gil es un tanto bohemio y soñador, enamorado de los años 20 y 30. Paseando sólo por París, a la media noche, tras las campanadas, realiza un curioso viaje en el tiempo, viajando a esa época dorada que tanto añora. Noche tras noche es capaz de realizar su sueño de viajar al pasado y conocer a gente ilustre, bohemia, soñadora, ilustrada y artista como él. Gente como  F. Scott Fitzgerald (Tom Hiddleston), a Cole Porter (Yves Heck), a Hemingway (Corey Stoll), a Picasso (Marcial Di Fonzo Bo), a Dalí (Adrien Brody) o a Luis Buñuel (Adrien de Van), y sobre todo a Adriana de Burdeos (Marion Cotillard). Pero las cosas no son fáciles, sobre todo cuando empieza a olvidarse del presente....

El argumento es muy bueno. Hay que reconocer que al principio choca, pero la historia es buena y ciertamente funciona. Pero sintiéndolo mucho, el ritmo de la acción falla, y cansa. Es una dualidad mortífera, esa de que la historia te esté gustando, pero como te la cuenta, como te llega no. Si la puesta en escena, el diseño de producción, la ambientación, y hasta el tratamiento fotográfico del presente y del pasado (ambos diferentes, para dejar claro la diferencia entre las épocas) es excelente, la mano de Allen para manejar el ritmo no es la del genio de hace unos años. Y ojo, no creo que sea cuestión de la edad, simplemente, en esta, no ha acertado.

Y ojo también, la cinta es buena, pero no una obra maestra. La cinta se ve con facilidad (mejor si no tienes sueño) y se llega a su duración en un suspiro, pero la sensación es que en algunos momentos falla.

El trabajo de Wilson y sobre todo de Cotillard son excelentes. Como un montón de excelentes actores, desde la McAdmas, que llegas a odiarla por egoísta, pasando por Kathy Bates, Brody, etc. Un montón de pequeñas aportaciones que quedan fantásticas. Y como decía, todas las facetas técnicas y artísticas para dotar a la cinta de esas dos visiones de París, de la vida, y de dos épocas están muy pero que muy bien.

Sin embargo, al acabar, tienes la sensación de que no ha estado del todo bien, de que algo ha fallado. Pese a que la cinta resulta primero un amargo recorrer por la vida de alguien frustrado para acabar con esperanza, la cinta no ha transmitido todo lo que podía contar. Y de verdad que es una pena, dado que el guión me parece magnífico, pero esta vez ha fallado el como, en ese sentido.

En fin, una cinta buena, técnicamente perfecta, con escenas realmente delirante, otras tiernas, y con una visión de la vida curiosa, pero que falla en algunos momentos.

jueves, julio 05, 2012

Análisis Sony Xperia U

Definitivamente el Geeksphone ZERO pasó a mejor vida. Tras donarlo a mi mujer, diversos enfrentamientos con la Ley de la Gravedad lo han dejado seriamente herido, y hemos tenido que sustituirlo. Por fortuna, mi mujer tenía acumulados un huevo montón de puntos con su compañía. Además quiere y va a seguir ligada a ella, así que, aceptando otra permanencia de 18 meses y sin pagar ni un duro euro, nos hemos hecho con un Sony Xperia U. Un terminal de gama media-alta que ha sobrepasado las expectativas.

El Hardware que lleva está muy ajustado para el precio, y la verdad es que sorprende el doble núcleo y la ram. Las características más importantes son (para más info):
  • Procesador STEU8500 (ARM Cortex A9 Dual Core a 1 GHz). 
  • Gráfica Mali 400 MP.  La misma del grandioso Galaxy S III, por ejemplo
  • Pantalla LCD retroiluminada LED de 3,5” (resolución de 854×480) con 280 ppp de densidad. 
  • Tecnología Mobile Bravia Engine, estos de Sony saben algo de pantallas. 
  • Batería de 1320 mAh, un pelín corta para mi gusto
  • Cámara de fotos trasera de 5MP con flash LED y autofocus y grabación de video (720p a 30 fps) y cámara frontal VGA para videoconferencias. 
  • Memoria interna de 8 GB sin ranura para tarjetas de memoria. Quedan 4 GB para aplicaciones y sistema (de SOBRA) y 4GB para usuario, que es algo corto al no poder ampliarse.
  • 512 MB de RAM. 
El diseño está muy cuidado, y es un terminal diferente y bonito. Tiene una barra inferior que se ilumina según el tema que elijamos, que le da un aspecto juvenil y bonito. Además, la carcasa inferior se puede cambiar en dos colores (el nuestro es blanco o rosa). Es una tontería, pero le cambias TOTALMENTE el aspecto.


En cuanto al software, monta de serie Android 2.3.7 y se actualizará a ICS según Sony. Además tiene una personalización, TimeScape creo que se llama, que ES LA MENOS INTRUSIVA de todas las que he visto (Sense, Touchwiz, etc..). Es como un tema para el laucher y poco más. Pero tiene cosas que no trae Android nativo, como widgets de energía ampliados, temas (hasta 6 diferenetes) de colores para launcher, menús, barra inferror, etc. Además el "cajón de aplicaciones" tiene métodos de ordenación, desinstalación en dos clicks, etc. Es una capa sobre Android muy trabajada. 

Las pruebas que ha hecho mi mujer con él, son muy satisfactorias. El terminal va rápido de narices. Con 3G a todo trapo, navega sin problemas, mientras tienes whatsup, sincronizaciones, etc. No hay lag de ningún tipo y todo va fluido. Bastante mejor que con el ZERO, todo hay que decirlo. Sobre todo por el doble núcleo y la ram...

Resumiendo, un terminal compacto, asequible (libre son 250€ más o menos), bonito, rápido y fluido y potente para su gama. Sony ha hecho un gran trabajo con este terminal.