lunes, diciembre 26, 2011

El Puente de los Asesinos

Arturo Perez Reverte y su última novela de Las Aventuras del Capitán Alatristre tendrá por siempre el bonito honor de haber sido el primer libro que me he leído con mi flamante nuevo Kindle. La verdad es que el dispositivo esté pensado y creado para leer, y es una delicia hacerlo con él. El libro de Reverte me ha durado 3 días, incluidos Nochebuena y Navidad,  así que, en mi buena línea de lectura.

Como siempre que leo un libro de Reverte, me gusta, porque es un buen ejercicio, recordar mi relación con este prolijo escritor. Reverte me cae como el culo. No le soporte como columnista, lo he dicho en varias ocasiones, pero me parece un escritor excelente (con buenas y malas obras) y sobre todo, que se mueve como pez en el agua en el "best-seller" y en la novela histórica. En una sociedad manipulada, dónde se deshecha el trabajo de quién no piensa como nosotros, el ejercicio de reconocer que una persona como Arturo Pérez Reverte no es santo de mi devoción, pero su trabajo me gusta, es algo raro. Que me parezca un tipo egocéntrico, radical con sus opiniones y que se cree estar por encima del bien y del mal, desde su columna semanal (cual Sarumán en su torre blanca), no quita para que pueda ver el valor de su trabajo, a veces bueno y a veces malo, y para que pueda disfrutar con las obras que me gustan.

De hecho, esta "El Puente de los Asesinos" recupera mucho de los valores y del éxito de las aventuras del Capitán. Para mi gusto ha estado a la altura de las tres primeras, muy por encima de la última "Corsarios de Levabte" que fue, sin duda, muy floja. "El Puente de los Asesinos" recupera la relación entre Íñigo y El Capitán, recupera al Capitán más duro y frío, aunque regido por sus valores y reglas, que son los que le sacan de los apuros en que se mete. 

Cierto es, que "El Puente de los Asesinos" me ha gustado mucho gracias aun personaje. Venecia. La trama transcurre íntegramente en ella, y Venecia es mágica. Me encanta. Desde mis dos viajes (por motivos muy diferentes) a ella, estaré siempre unida a esta ciudad encantada y encantadora. Y Reverte saca partido de sus calles, de sus canales, de sus puentes. Quién no ha paseado por ella, de noche o de día, no podrá realizar una inmersión en la trama como la que requiere "El Puente de los Asesinos". Y si encima has contemplado la entrada al Arsenal de la ciudad, como yo lo he hecho, entiendes aún mejor la empresa que deben cumplir el Capitán, Íñigo, el Moro Gurriato, Copons y el resto. 

De hecho, algo parecido me pasó con "La Isla Inaudita" de Eduardo Mendoza, que ya os conté aquí. Venecia como un personaje más. 

Esta foto la saqué en Junio de 2007, podéis verla aquí.

Aunque el mar y los barcos forman parte de todas las noveles de Reverte, aquí tienen el peso justo (no como en la anterior) y eso se agradece. Sin embargo, hay mucho más peso a las raíces de Alatriste. A las luchas en cada esquina, a la muerte que acecha, a Malatesta, al ímpetu de Balboa, etc. Por eso decía que esta novela está mucho más cerca de las tres primeras que las anteriores, y eso es un acierto.

Como acierto es la presentación de todo el libro. Este es un flashback. El primer capítulo nos sitúa a los personajes, pero el resto del libro nos cuenta los seis meses anteriores hasta desembocar en el primer capítulo de nuevo. Y me ha parecido un planteamiento bravo, puesto que aunque ya sabemos como llegarán al final los protagonistas, es muy emocionante leer la última noche, la de Nochebuena de 1627 en Venecia, y ver como efectivamente llegan. Y joder, hacerlo precísamente en Nochebuena de 2011 no tiene precio. Y que conste que ha sido todo casualidad, benditas casualidades de la vida...

Además, Reverte mezcla el castellano de la época con el italiano, como no podía ser de otra manera al transcurrir en Venecia. Y el resultado, aunque haya tenido que tirar de diccionario bastantes veces (y en el Kindle es una gozada, de verdad), es muy bueno. Hay personajes nuevos como la Dama que regente la pensión dónde se hospedan El Capitán e Íñigo que aunque pequeños, son excelentes.

Destacar que el libro tiene las tramas políticas e intrigas de siempre. Quizá más sutiles, pero preparándonos para lo que vendrá después. Y sobre todo, cuenta con un capítulo precioso entre Alatriste y Malatesta. Enemigos acérrimos que se dedican a sincerarse el uno con el otro, en un pasaje bello, duro, descarnado pero redondo y precioso. Sin duda, de lo mejor de todo lo escrito en la saga.

En fin, un muy buena novela con la que empezar un ciclo :)

1 comentario:

Espigador digital dijo...

De acuerdo con lo de Venecia. En desacuerdo con todo lo demás. Es un autor sobrevalorado. Es más: sobreprotegido por la empresa que lo promociona.
Lo que hay detrás de eso no es precisamente calidad. Podéis encontrar todos los detalles al respecto en el número de 28 de octubre de 2011 de http://elespigadordigital.wordpress.com y en la crítica que se hace a "El puente de los asesinos" en http://lanovelaantihistorica.wordpress.com