martes, septiembre 20, 2011

Coche alquilado: C5

Coche alquilado para uso y disfrute personal. La verdad es que hacía mucho tiempo que quería probar un C5 y conjugarlo con que me sale más barato que usar mi bala negra para hacer 1.200km en 5 días....pues no había más que hablar. Citroen no es una marca que me haya apasionado nunca. Pero he de reconocer que desde hace unos años, y sobre todo con los últimos modelos de C4, C5 y C6 y C8 han acertado de pleno. La combinación de coche moderno, tecnología y motores de más de 150cv diesel, le está saliendo muy bien a la marca francesa.

Este C5 es una berlina muy muy grande. Mucho más de lo que parece por fuera. Me ha impactado que pese a que estoy acostumbrado a un coche de 5 metros, desde dentro haya tenido que recurrir a los asistentes de aparcamiento (tiene 3 diferentes) que lleva. Lo otro que resulta sorpresivo es la cantidad de tecnología que lleva y lo útil que me ha resultado TODA ELLA

Me estoy acostumbrando a detalles que mi bala negra no tiene. Los "limpia" automáticos son realmente eficaces (los de SEAT, por ejemplo, apestan). Los faros automáticos, direccionables, son realmente útiles por la noche. Y luego cosas como el bluetooth, son realmente necesarios. Pero hay otras que me han sorprendido. El primer detalle es una chorrada, pero es muy útil. El asiento del conductor, al quitar el contacto, se retira hacia atrás unos 20/30 centímetros. Y salir del coche es mucho más fácil. Cuando pones la llave y la giras, el asiento, contigo, vuelve a su sitio. Muy útil. 

Lo otro que ha sido muy útil es los asistentes de aparcamiento. Primero el básico, esos sensores atrás que te indican la proximidad de objetos. Además cuenta con pantalla central dónde un dibujo te indica la proximidad. El segundo es la cámara trasera. No la había tenido nunca conduciendo yo, y la verdad es que va de lujo. El tercero es aún más novedoso (para mi). Se trata de "medidor de huecos". Pasando a 20 km/h en aparcamientos en línea, te va midiendo los huecos y te indica si el C5 cabe o no. Útil si no tienes cogidas las medidas o eres un poco malo con tu capacidad espacial.

En cuanto al motor, el diesel este tiraba de maravilla. Y eso que en los casi 1200km. he tirado todo el rato de control de velocidad, pero cuando he necesitado empujar, o mejor dicho, tirar, lo ha hecho de maravilla. He hecho en realidad 1.160 km. Con un consumo de 5.6 l/100, lo que viene siendo la leche, ya que la media de velocidad ha sido de 90 km/h. Me he dejado 92€ en gasoil, lo que viene siendo muy bien....

El ISOFIX ha funcionado a la perfección, y la silla ha ido de maravilla. El sitio en las plazas traseras muy bueno, y además los pasajeros han ido muy bien, ya que hay salidas de aire...por lo que el confort aumenta. El maletero es muy amplio, y hemos podido ir "como portugueses" ....

En fin, un coche muy completo. Una gran berlina que mejora mucho el nivel de la marca, y que no tiene nada que envidiar a las marcas del mismo segmento, nada.

lunes, septiembre 19, 2011

La Princesa de Hielo

Libro totalmente de verano, y no es un juego de palabras por lo de "hielo". "La Princesa de Hielo" de Camilla Läckberg es un libro sencillo, sin más pretensiones que entretener y listo. En cierta medida me ha decepcionado, ya que me lo habían "vendido" como una gran novela, de hecho, como una gran saga de novelas (son 4 que yo sepa publicadas en nuestro país)....y sin embargo, ni fu ni fa.

La historia sería más o menos: "En un pueblo de la Suecia profunda, aparece muerta una joven. Una escritora de biografías, también del mismo pueblo, es la encargada de escribir sobre la muerta para la familia. Se tomará el encargo como una propia investigación paralela a la de la policía sobre las causas de la muerte. Las pesquisas la llevarán a descubrir cosas sobre el pasado de varios de los habitantes del pueblo...así como de si misma."

Todo esto en aires de suspense y de novela policíaca. La autora mezcla dos cosas, por un lado la trama de la joven muerta, y por otro, la vida actual de los protagonistas. Pero fracasa en ambos casos. Si bien, la trama policíaca se lee con ganas, aunque sea normalita, la otra defrauda mucho. No es para nada interesante la vida de Erica, ni del policía que acompaña en el protagonismo. Ni de nadie. Es anodino, más bien mundano y sin interés...y eso lastra mucho 

Además, el estilo literario no es que me haya llamado la atención. Es muy realista, si, pero muy frío (y no es otro chiste) y para mi gusto, demasiado local. 

Como digo, tengo compradas las siguientes tres novelas (el riesgo de comprar sin leer antes)...y por orgullo y pasión por la lectura me los leeré (de hecho, ya he empezado con "Los Gritos del Pasado), pero no espero mucha sorpresa ni diversión. Si bien es cierto, soy fan de las novelas de misterio, ahora mismo no la recomendaría como ejemplo del género.

martes, septiembre 13, 2011

La Oportunidad de mi Vida

El cine francés nos llega con una frecuencia muy baja. Supongo que no es comparable con el cine que viene de USA, pero ciertamente, se echa de menos una filmografía tan extensa. Obviamente, como en todo Cine, hay buenas y malas películas, de todos los géneros, pero últimamente sólo importamos las comedias. "La oportunidad de mi Vida" no es una excepción, y se trata de una buena comedia.

El argumento es fácil: "Julien (François-Xavier Demaison) es un soltero dedicado a eso de consultor matrimonial. De arreglar parejas. Sin embargo, él no la tiene ya que cree que todas sus novias sufren un mal común. Cuando están con él, tienen mala suerte, toda clase de accidentes e incluso peligra su vida. Sin embargo, conoce a Johanna (Virginie Efira) de la que se enamora, y ella también de él. Deciden intentarlo juntos, sin que ella sepa del mal que le podrá ocurrir. Y efectivamente, las desgracias llegan a Johanna..."

La cinta es 100% comedia sin pretensiones. No hay mensaje oculto, más allá de que la vida nos depara sorpresas y que no hay mal que por bien no venga. Nada más. No hay profundas reflexiones sobre nada. Y ESTO ES UN ACIERTO. La cinta entretiene desde el primer segundo hasta el último. La comedia, fluye muy bien, sin momentos raros ni bajos, y cada gag y escena está bien hilado.

El humor es bastante variopinto, desde el de situación, al más puro de diálogo. Hay un poco de todo, algo escatológico en el momento adecuado, alguno basado en sexo, etc. Muy bien repartido y para todos los gustos.

El acierto en el "casting" es total. No sólo porque François-Xavier Demaison lo hace muy bien como papel principal, sino porque la química con Virginie Efira es total, además de que ella lo hace también muy bien en su papel. Luego están los papeles secundarios (el padre de él, el diseñador, el otro chico, etc.) que complementan muy bien la cinta. Además, hay sitio para pequeñas historias, como la de los monjes, el cirujano negro, etc. Buena idea, meter esas pinceladas de historias dentro de la principal.

En fin, una cinta agradable. Una buena comedia, que merece el tiempo empleada en ella. Sin más pretensiones que pasar un buen rato...y eso es bastante dada la mierda de cartelera de este 2011...vaya añito.

martes, septiembre 06, 2011

Creditrans

Me encanta el transporte público de Bilbao. Bueno, el "Bilbobus", los autobuses de la capital. Son geniales y funcionan de maravilla. Además, las líneas funcionan con frecuencias muy ajustadas y bien. 

Un ejemplo, el creditrans que tenéis abajo. Lo he agotado hoy mismo. 25 viajes por 10€...sale el viaje a 0,40€. 


El viaje "regular" con creditrans es de 0,57€....pero es que Bilbao (desconozco si lo tienen otras capitales) ofrece el trasbordo GRATUITO durante 45 minutos a otra línea. Lo veis arriba. Cuando tengo dos viajes con el mismo importe remanente (los últimos 4 dígitos) es que he hecho un transbordo gratuito entre líneas...de ahí que pueda bajar el precio del billete a 0,40€...

Además, tenemos metro, tranvía y cercanías de RENFE.

Y tenemos autobuses de dos pisos :) :)

En Bilbao, el que no usa el transporte público es porque no quiere, es un vago o un parásito contaminante :) :) :) :)

lunes, septiembre 05, 2011

Super 8

Me ha gustado mucho. Empiezo claro y conciso, que luego me pierdo. "Super 8" es una cinta que recupera el espíritu del Cine, de ese cine que tiene que contar cosas y además contarlas bien. Que tiene que conectar con el público y hacer que el espectador sienta, padezca y disfrute. Y "Super 8" es eso, y mucho más.

En un 2011 que no se está caracterizando por ser un gran año. Dónde el cine tiene un gran problema de ideas y guiones. No hay más que leer algunas de mis críticas de cintas del 2011 para ver que los guiones son una mierda. Pues bien, "Super 8" tiene una historia fantástica (en muchos sentidos), una historia bien construída, interesante. Pero además, está muy bien contada. La trama absorve por completo desde el primer momento. Desde la primera escena. 

El guión me ha parecido muy bonito, precioso. Con esa historia de los chavales que hacen Cine de manera clandestina, con un amor a ese arte tan bonito. Ese director de 14 años, que busca el "valor añadido", ese maquillaje, esos actores noveles, etc. Pero esa historia, que es la principal, la de los sentimientos, se entremezcla con otras. Con la de acción, con la del padre que ha perdido a su mujer, con la de la niña que odia a su padre, con la Ciencia Ficción. Como decía, esa historia de niños de Cine, alegra, simpática, y cuyos 10 primeros minutos son magníficos de presentación de personajes y situaciones, se mezcla con historias más tétricas, oscuras, sucias, con SF, y lo hace de manera que ENCAJA PERFECTAMENTE. Hay muerte, destrucción, traición, pánico, gritos, y sin embargo, el espíritu de los niños sigue ahí. J.J. Abrams ya había demostrado que es un gran guionista.Más allá de que el final de "Lost" fuera bueno o no, había demostrado que es capaz de construir historias increíbles. Igual que en "Star Trek" por ejemplo. Y la historia de "Super 8" es impecable, y está perfectamente trazada.

La dirección ha sido impecable, además. La cinta tiene emoción, intriga, miedo, pánico, sustos, gritos, tragedia, romanticismo y sobre todo, de nuevo, EMOCIÓN. De esa con mayúsculas. De esa que te hace gritarle a los protagonistas para ayudarles, de esa que te engancha. Cada escena es preciosa en si misma, pero además, están enlazadas de manera maravillosa. Con unas transiciones con tal naturalidad que parece que TIENE QUE SUCEDER ASÍ, como en la película final de los chavales (increíbles créditos del final, hay que verlos completos para admirar el resultado del director de 14 años). El gusto por contar la historia es muy natural, y Abrams lo sabe hacer. 

Hay escenas que son un claro ejemplo. La del tren. Son 5 minutos imcreíbles. La de la gasolinera. Maestría en mostrar misterio, intriga, pánico, sin necesidad de mostrar un mounstruo o una muerte. Ese cartel que gira y tapa lo justo. La escena dónde los chavales "ven" la cinta grabada durante "el accidente". Qué manera más bonita y profunda de mezclar emoción (la discusión por una chica de dos amigas) con un descubrimiento alucinante. Pero me quedo, en mi corazón, con la escena de la estación del tren. Esa prueba de rodaje, con una niña que interpreta un papel, y que deja a los demás chavales, a los espectadores, y a un servidor, con una emoción increíble. ¡¡Grande!!

La parte de las interpretaciones la acabo de avanzar. Los niños, los chavales, están sobervios. Mira que es difícil que a uno le gusten los niños en el cine, pero estos lo clavan. Sobre todo Elle Fanning y Joel Courtney que son los que más evolucionan. Pero en el resto del reparto, los adultos, también hay interpretaciones buenas. Todos correctos y en su sitio, pero sobre todo Kyle Chandler que tiene el papel de los adultos más difícil. No sólo el más dramático, sino además, con acción. Y lo solventa muy bien. 

Además tenemos una gran banda sonora de Michael Giacchino. Magnífica. Si ya este tío deslumbro en "Up", aquí compone un score precioso, de nuevo muy emocionante, y que remarca los mejores momentos de la cinta. Sólo por esta BSO ya merece la pena ver la cinta.

En fin, una gran cinta. Se nota, en exceso, la mano de Steven Spielberg. Hay muchas cosas suyas, como ese esperanzador final dentro de lo tétrico que nos ha mostrado el mundo, oscuro y gris. O esa manera de usar los encuadres y las transiciones, una mezcla encantadora de Abrams y Spielberg. En fin, una película de CINE, del de mayúsculas, que merece la pena ver un par de veces...