martes, junio 30, 2009

Space Cowboys


Tenía un grato recuerdo de esta película, cuando fui a verla en el 2000. Pero "Space Cowboys" merecía una revisión. No sólo porque es una cinta entrañable (por el aspecto cómico de la misma), no sólo por el excelente reparto de la misma, ni siquiera porque el director sea uno de mis favoritos, sino porque tenía en la retina una de las escenas más bellas rodadas por Clint Eastwood. Efectivamente, la escena final de "Space Cowboys", el plano lunar con la canción "Drive me to the moon..." es, para mi, un icono cinematográfico impagable.

El argumento de la película es sencillo, pero resultón: "Cuatro veteranos pilotos del ejército del aire de los EE.UU. verán cumplidos sus deseos de convertirse en astronautas y viajar al espacio con cuarenta años de retraso, al tener que reparar un gran satélite de comunicaciones ruso cuya órbita ha degenerado y corre peligro de caer a la Tierra, y cuyos sistemas fueron diseñados por uno de ellos, Frank Corvin (Clint Eastwood), capitán de la misión. El resto de los antiguos amigos son Jerry O'Neill (Donald Sutherland), Tank Sullivan (James Garner) y Hawk Hawkins (Tommy Lee Jones). Tras un severo, y en ocasiones hilarante, entrenamiento, los problemas serán mayores de lo esperado allá arriba".

La cinta, dirigida magistralmente por Eastwood, se mueve, como le gusta el vetusto director, por dos ámbitos muy diferenciados. La parte cómica de la misma, esa que reza el título de la cinta, donde cuatro vaqueros muy, pero que muy mayores, se enfrentan al reto de subirse a una nave espacial. Y la parte emotiva y de acción, esa que hila la historia donde los protagonistas tienen que enfrentarse a los problemas que se encuetran una vez en el espacio.

La cinta, que tiene un tratamiento de la imagen impecable por parte de Jack N. Green, empieza 40 años antes. Nos muestra a los 4 personajes, jóvenes ellos (es de agradecer el detalle de los parecidos físicos de los jóvenes con los adultos, así como los detalles como el lunar del jóven Eastwood, y las voces que sean las de los veteranos) que forman el equipo Dédalus. Sueñan con volar al espacio, están comenzando la carrera espacial de los Estados Unidos, y de reperte, su jefe (Bob Gerson, interpretado de mayor por el bueno de James Cromwell) les sustituye por una mona de gran sonrisa. Escena cómica que arranca sonrisas, pero que deja claro el aspecto cómico y a la vez duro, de la cinta.

A partir de aquí, se nos presentan a los personajes "viejos". En tono autoparódico PERSONAL y PROFESIONAL, como ya hiciera en "Sin Perdón", donde las interpretaciones de cada uno de los personajes son MAGISTRALES. No sólo mostrando los "achaques" de la edad, sino esa manera de interpretarse a si mismos, con descaro y naturalidad. Esta parte, no sólo encaminada a arrancar más sonrisas, sino a introducirnos en los campos que desarrollara el argumentario: la sabiduría de la experiencia vital, a los deseos y a la ilusión y a la fuerza del compañerismo y camaradería.

Porque esto, sin duda alguna, es lo más importante de la película. Como Eastwood desarrollar, como le gusta a él, sus ideas, entre lo cómico y la acción (que la hay), entre la parodia y la crítica a la sociedad que pretende retirar a los mayores por jóvenes inexpertos con 2 masters, que aún no saben como hacer las cosas. Si. En la cinta hay muchas perlas disfrazadas de "puyas" cómicas (las bebidas reconstituyentes y los potitos que se pasan unos y otros), de frases ingeniosas. Eso, es una GRAN VIRTUD de la cinta. Y parece que pasa desapercibido, pero no.

Quizá, la parte más pobre de la cinta sea la propia misión espacial y los tecnicismos que la rodean. Una misión derivada de la pretérita guerra fría que parece un recurso fácil para el desarrollo de una película y las ideas de su director, que lleva una autoría tan prestigiosa en la responsabilidad direccional como la de Clint Eastwood.

También, igual que he recordado la buena labor de la imagen por parte del director de fotografía, no sería justo dejar de citar el gran montaje de Joel Cox y la música original de Lennie Niehaus. Además de las interpretaciones adicionales del citado Cromwell, de un secundario de lujo como William Devane y de una jóven (cinematográficamente hablando) Marcia Gay Harden que aquí no tiene mucho papel, pero que más tarde "estallaría" en "Pollock" y "Mystic River" (de nuevo a las órdenes de Eastwood).

A parte de todo esto, la escena final. Grandiosa. Ese "travelling" por la luna, revelándonos lo que todos desean (personajes y espectadores) con un magistral uso de la música y el enfoque final. Una genialidad preciosa.


lunes, junio 29, 2009

By Royal Command


Este es el título del libro en inglés que me he leído en las vacaciones pasadas. "By Royal Command" es la quinta entrega de las aventuras del jóven Bond, James Bond. Escrito por Charlie Higson, autor de las novelas de la saga "Young Bond". Compré este libro en el aeropuerto de Dublín, con la necesidad de llevarme algo para leer a Fuertventura, ya que me había agotado los dos libros que tenía pensados leer. La verdad es que lo compré sin mirar mucho. De hecho, he de reconocer que me equivoqué, no sólo porque el libro no sea bueno, sino porque además creía que se trataba de nuevas aventuras del mítico personaje escrito por Ian Fleming, es decir, del James Bond adulto. Pero no, se trata de un James Bond de 1934. Con 14 años.

A ver, el libro está bien, si eres un joven adolescente. Es decir, son novelas pensadas para un público juvenil. Con el atractivo del personaje, pero en su adolescencia, se pretende llegar a ese mismo público. Las aventuras de este personaje no están pensadas para mentes más o menos adultas (digo lo de más o menos, porque habrá adultos a los que les haya encantado estos libros, y no quiero "meterme con ellos" :) :) ).

El argumento es más o menos: "El jóven Bond se prepara para unas vacaciones en los Alpes con sus compañeros del "College". Pero todo acaba en una complicada misión de rescate a punto de morir, tanto él como un compañero. La vuelta al "Collega" de Eton para que hará recuperar a Bond su vida normal en el colegio, pero no tardará en darse cuenta de que está siendo vigilado. Él sólo se meterá de lleno en un siniestro plan que traería una carnicería y una salvage venganza a su propio colegio y su propio país. Forzado a irse de Eton, de nuevo a Austria, a los Alpes, dejará todo atrás, con la única compañía de una misteriosa y preciosa jóven. La vida para James Bond nunca volverá a ser la misma".

Aunque el argumento parece una preciosidad, como la chica, no nos olvidemos que Bond tiene 14-15 años. Las escenas de acción, que no encajan con esta edad, están resueltas de manera "muy traída por los pelos". Así, página a página. El libro es un compendio de situaciones embarazosas y peligrosas, como la vida del adulto James Bond, pero resueltas por un niño de 14-15 años, a base de navajas, ganchos, y a veces, fuerza bruta.

No digo que la historia no pueda encajar con la vida y obra del adulto James Bond. Quizá, no me importa. Lo que digo es que las aventuras son más o menos infantiles, acción de adultos con un niño de protagonista. Aún así el libro se deja leer. Como toda novela de misterio y acción, tienes que seguir adelante para saber no si el protagonista vive, que ya lo sabes, sino como saldrá de esta situación, cada vez. Lo que pasa es que todas las situaciones vienen a ser más o menos iguales.

Si que he de decir, que por lo menos, algunas veces, se dejaba vislumbrar el personaje adulto de James Bond, pero no nos engañemos, en general, no tiene nada que ver.

En fin, una lectura "de verano". En inglés, sencilla de entender (no es Tolkien obviamente), y que al menos, durante 4 días, me hizo pasar el tiempo. Eso si, dudo que lea las 4 primeras entregas :)

P.P.- I know this post should be in English, 'cause this book is only published in English...but due to my next trip to Berlin in which I will be all the time speaking in English..I’m tired to use this language. Sorry for the inconvenience.

Reblog this post [with Zemanta]

viernes, junio 26, 2009

La Voz de la Noche

BURBANK, CA - MAY 30:  Author Dean Koontz atte...Image by Getty Images via Daylife
Os decía en la entrada anterior que de las vacaciones venía con 3 libros y medio leídos. Pues ayer terminé ese medio, para hacer 4 libros leídos en 18 días. De hecho, este "La Voz de la Noche" lo empecé el martes en el aeropuerto de Fuerteventura (donde lo compré) y lo acabé ayer.

Me atrajo cuando lo vi en la estantería de la tienda del aeropuerto porque Dean Koontz (o Dean R. Koontz como siempre lo he conocido) es un autor de misterio y terror del que he leído poco ("Fantasmas" y poco más), pero del que siempre me han hablado bien (sobre todo Kacike :) ).

La historia es muy sencilla: "Colin y Roy son dos chavales de 14-15 años. Colin es tímido, timorato y más bien pasa desapercibido. Roy es atlético, decidido y muy popular. Son opuestos en cuanto a su carácter, pero sin embargo son amigos, y ambos son muy inteligentes. De hecho, el uno para el otro son el único amigo que tienen este verano. Todo parece ir bien, hasta que Roy le hace una pregunta sin importancia a Colin: ¿Has matado alguna vez?. A partir de aquí cada uno irá descubriendo al otro, y sobre todo, asistiremos a las maquinaciones de uno de ellos."

El libro es ciertamente inquietante. Koontz es capaz de crear una atmósfera de terror increíble en cada una de las descripciones que hace. Además, cuenta con una prosa alucinante, que engancha desde el primer momento. De todas formas, lo que más me ha impactado no es el como, sino el qué está contando. No pensaba, ni por asomo que la novela fuera tan profunda en cuanto al impactante relato sobre la maldad adolescente, y sobre todo entre los adolescentes. Además, hay pinceladas de otras maldades, la que hacen los adultos (hay un capítulo impresionante sobre pesca que es perfecto para describir lo que es una atmósfera que se va cargando de maldad adulta...) tanto entre sí, como a los demás. Incluso hay espacio para hablar de la manipulación. Tando de los adultos para con sus hijos, como de lo fácil que es manipular a una persona si se conocen los datos necesarios. Inquitante.

El libro tiene un ritmo muy bueno. Los momentos más lentos y dulces están perfectamente ubicados, y la acción trepidante en plan "thriller" es excitante. Y no olvidemos que los protagonistas son dos chavales, así que, hacer acción con ellos, en atmósfera escalofriante, y con suspense, es muy difícil.

Quizá, la única pega que le encuentro es que la solución a todo, el final del libro, parece que se precipita. No me refiero a que durante este clímax final las cosas vayan rápidas. No. Sigue el mismo ritmo bueno. No. Me refiero a que el lector, yo en este caso, esperaría que hubiera más enfrentamiento, más capítulos de saña, y sin embargo, parece que llegamos al final de manera rápida.

En fin, un libro bueno. En un género que no suelo prodigar, y que por desgracia tampoco se prodiga. Eso si, ir a un autor consagrado es fácil.
Reblog this post [with Zemanta]

jueves, junio 25, 2009

Eclipse


Ya estoy de vuelta. Tras unos días inolvidables en Londrés, Dublín y Fuerteventura, ya estoy de nuevo, o casi, en la rutina. En estas vacaciones he podido disfrutar de muchas cosas, entre ellas, de la lectura. Tres libros y medio han caído en 14 días. No está nada mal, teniendo en cuenta que uno de ellos lo he leído en inglés, cosas de comprar en el aeropuerto de Dublín.

Empiezo comentando el segundo que leí. "Eclipse" de Stephenie Meyer. El tercer libro de la saga que comenzó con "Crepúsculo" y siguió con "Luna nueva". Ya os hablé de ambos libros aquí y aquí.

Lo primero que debo decir, es que si bien, "Luna Nueva" me gustó más que el primero, esta tercera entrega es NEFASTA. Lo siento, es aburrida, sosa, y no cuenta nada. Los pocos momentos que hay de tensión y acción, y de verdad, sobre vampiros y licántropos son escasos. Son los mejores momentos, pero son tan pocos que no aportan nada. El 99,9% del libro son las dudas existenciales de la protagonista adolescente sobre si se liará o no con un chico o con otro.

Los mejores momentos del libro son cuando se cuentan las "génesis" de otros personajes. Tanto de vampiros como de hombres-lobo. Sobre todo la parte de la familia Cullen, donde se nos narran los orígenes de Roslie y Jasper. Estos momentos están alejados del temita "adolescente" y se acercan más a la novela oscura, y sobre todo de vampiros y seres extraños.

Como decía, lo peor es que esta novela profundiza, aún más, en las trivialidades de la jóven, y sobre todo en ese quiero y no puedo de amor que siente por un muerto y por el otro jóven que completa el triángulo amoroso. He de decir que tiene momentos bochornosos, sobre todo al final.

En fin, otro libro para no acercarse, a menos que, hayas caído en las garras de no poder dejar una historia a medias (mi caso) y además, tengas algún mínimo interés por los vampiros y demás (también mi caso). De otro modo, ni te acerques. Es decir, que lo peor de todo, es que la cuarta entrega la tengo preparada para leerla...menos mal que es la que cierra la saga. Eso si, dejaré algunos libros por el medio para olvidarme del mal trago.

Reblog this post [with Zemanta]

viernes, junio 12, 2009

Catch Me If You Can


2003...

Después de mucho pensar, he decidido que sí. He decidido creérmelo. He decidido ser ingenuo. Al fin y al cabo, Steven Spielberg es una de las personas que me han enseñado que la ingenuidad intencionada, consciente del riesgo que entraña, es una virtud. Siempre me he creído a Spielberg, un director tan jodidamente bueno que, al menos para mí, no necesita poner ese ridículo cartel de "Inspirado en hechos reales" cuando empieza a contarme una historia, del mismo modo que no necesitaba uno de "Inspirado en la imaginación del director" cuando nos mostraba a unos niños volando con sus bicicletas. Sólo por la forma de narrar que tiene este tipo estoy dispuesto a creerme todo lo que me cuente. Así que me lo creo. Me creo que la historia de Frank Abagnale fue real.

¿Se podría haber convertido en una historia más pomposa y grotescamente trágica (esto es, "más seria")? Sin duda. Ya en el mismo comienzo, cuando vemos a un melenudo DiCaprio languideciendo en esa triste celda envuelto en su manta cual fantoche del IRA en plan "En el Nombre del Hijo y del Panfleto Pro-Terrorista", Spielberg tenía en su mano la oportunidad de hacerlo. Se cargan más las tintas en el hogar destrozado, en el padre derrotado, en el agente del FBI solitario, y ya tenemos la puta mierda culebronesca y lloriqueante (pero eso sí, mierda "seria", ¿eh?) que algunos críticos a buen seguro habrían deseado. Afortunadamente, el genio de Cincinatti decidió desechar esa vía ya desde el principio, y lo hizo porque cualquier cineasta con dos dedos de frente se daría cuenta de que la historia de Abergnale es mucho más jugosa como sátira semifestiva que como drama.

Todo el film se basa en una verdad irrefutable: Las apariencias engañan. Y lo que revela la cinta es cómo, pese a todo, nuestra sociedad se mueve en base a ellas; ocurría en el 1963 y ocurre en el 2003 ("Atrápame" es una historia de absoluta actualidad pese a su ubicación temporal hace 40 años). Lo que Frank Abagnale Jr. descubre casi sin pretenderlo es que en la vida vale más contar con una buena máscara que mostrar tu verdadero rostro. Pese a ser un estafador, Frank consigue con esa máscara dinero, fama, prestigio y éxito profesional. Carl Hanratty, sin embargo, es un hombre sin máscaras: Dice la verdad (hasta el final, ni siquiera le miente sobre la policía francesa), se niega a contarles chistecitos a sus hombres para parecer simpático, y no emplea truco ni engaño alguno para disimular su condición de agente del FBI, ni siquiera cuando anda a la caza de un posible sospechoso. ¿Y qué ha conseguido? Una vida vacía y solitaria, el recelo de unos compañeros que le consideran un sieso y un trabajo gris y anónimo al que se aferra con obstinación porque es lo único que le queda en su patética existencia. Ninguno de los dos es un triunfador, pero Frank progresa en un mundo en el que el hábito sí hace al monje, al menos durante un tiempo, y en donde a poco que se rasque, la apariencia de la mayoría de las personas, desde el padre idolatrado a la madre ejemplar, pasando por el amigo fiel, la modelo ilustre o la novia enamorada, se revela pura fachada, una mera etiqueta como las que Frank arranca compulsivamente de las botellas. Nombres falsos, documentos falsos o uniformes falsos son sólo recursos propios de una sociedad engañosa que rinde culto a lo superficial y aparente, de ahí que le sirvan al protagonista para moverse en ella como pez en el agua, y de ahí que pese a ser un incompetente total no tenga problema alguno a la hora de asumir puestos de responsabilidad en la misma.

Ácida ilustración como la vida misma (¿cuántas veces nos hemos encontrado a inútiles como castillos en puestos relevantes para los que no tienen preparación, a los que llegaron Dios sabe cómo?), "Atrápame" aporta algo inusual al divertido juego de gato y ratón propio de tantas comedias policíacas anteriores, estableciéndose un lazo casi amistoso entre ambos. (Un juego plasmado aquí en un ramillete de secuencias MAGISTRALES perfectamente punteadas por la espléndida música de un Williams que regresa a sus orígenes jazzísticos, y que incluyen desde los magníficos títulos de crédito de imaginativo diseño "sixtie" [son IMPRESIONANTES] hasta la encerrona en el aeropuerto de Miami, pasando por el primer y memorable encuentro de Frank y Carl en el hotel [pasará a la historia de escenas míticas de Steven]). Asimismo, esta cinta es ya una de las mejores comedias americanas de los últimos 15 años.

Y lo que aporta es un plus de cinismo e ironía en su visión de la sociedad que casi asocia las peripecias de Frank, ingenuo Lazarillo de New Rochelle que va aprendiendo lecciones y experiencia vital sobre la marcha no sin pasar más de un apuro, a nuestra novela picaresca, y que la convierten en mucho más que la simple versión cómica de ese muermo de "El Fugitivo", al tiempo que se desprende de clichés facilones como los que existían en la cinta de Davis (la noble y abnegada víctima inocente perseguida por el policía carismático, duro y chulesco) con la ayuda de unos actores en estado de gracia (excelentes Walken y DiCaprio, e incluso Hanks quien es capaz de llevarse el gato al agua con su antológica interpretación de Hanratty) y unos personajes más dignos de lástima que de admiración, totalmente entroncados con el mundo Spielberiano.

Frank Abagnale se niega a crecer, empeñado en recuperar una infancia feliz que se rompió en pedazos aunque él se niegue a reconocerlo, Frank Abagnale podría ser la versión adolescente del solitario Elliott de "E.T.", incapaces de darse cuenta de que su aventura les conduce al desastre, y perseguido por un hombre que, irónicamente, está tan solo y necesitado de amistad como él, hacinándose cada nochebuena (la fecha en la que la soledad muerde más duramente a sus víctimas) en una oficina convertida a efectos prácticos en su único hogar. No es extraño por tanto que Spielberg, un niño solitario marcado fuertemente por el divorcio de sus padres cuando tenía 17 años y el alejamiento de la figura paterna (un ingeniero electrónico al que adoraba), que como es sabido consiguió en su juventud entrar en los Estudios Universal en busca de trabajo colocándose traje y corbata y fingiéndose un joven ejecutivo de los mismos, se sintiera atraído por la peripecia del personaje de Frank, que le permite saldar con creces su cuenta pendiente particular con la comedia al tiempo que le da ocasión para regalar una nueva muestra de maestría cinematográfica total y absolutamente afín a su mundo personal.

De ahí que, lejos de ser un mero divertimento de transición entre obras más importantes, "Atrápame" constituya a mi juicio un título destinado sin duda a conformar un puesto de honor en el corpus Spielberiano pese a su aparente modestia, que conforma tras "AI" y "Minority Report" una tripleta de OBRAS MAESTRAS, así como una nueva ocasión de maravillar al público con la versatilidad manifiesta y la capacidad deslumbrante que destila el cine de este genio de nuestro tiempo, al que algunos hemos visto crecer imparablemente como cineasta pese a la persecución inicial (pura y dura, oiga; hubo un tiempo en el que parecía que Spielberg era el causante de todos los males del cine moderno, ciega, injusta y facilona simplificación de un problema global mucho más complejo de lo que se nos vende) de críticos transmutados en inquisidores, así como de pomposos (cuando no envidiosos) colegas de profesión que en su mayoría han terminado por besarle el culo y a los que hoy día, con la salvedad de un muy escaso ramillete de maestros en activo que ya son parte gloriosa del cine americano, procede decirles con sorna: Superadle si Podeis. Sólo el uso que hace Spielberg de los flashbacks es magistral, intercalándolos con un ritmo IMPRESIONANTE

Spielberg ha conformado una comedia genial, dinámica, con un aire clásico impresionante pero a la vez tan actual que asusta. La historia, el guión, es a mi gusto casi perfecto, dotando de un ritmo agilísimo, sobre todo con la genial intercalación de los flashbacks (por si alguien no sabía que el genio de Steven sabía y podía hacerlo). La historia que cuenta, sin ningún ánimo de hacerlo dramático, lo trasforma en una aventura, donde priman los personajes. Tan antagónicos como parecen en un principio Leo y Tom, se torna en una "corre que te pillo" porque en el fondo buscamos lo mismo. Y resulta que Spielberg nos da una lección magistral de historia de personas, dinamizada con un juego del perro y el gato magistral.

Apoyado en una dirección de actores (ya habitual, porque sacar genialidades del crió, del Cruise) y ahora de Hanks y DiCaprio (lo del Walken ya es de escándalo). El personaje de Hanks, que no tenía nada de fácil, en manos de Spielberg y del actor, resulta ser imprescindible e impresionante. Otro tanto paso con el Leo, donde parecía que lo único que se necesitaba era una cara bonita, pero escenas como la del traje de Bond, la de la encerrona del aeropuerto, o la de Francia, o la del encuentro con Hanks (escena GENIAL y que pasará a la historia mire usted) le hacen hasta actor.

Apoyado en un Williams que parece que no pasan los años por él, pues vuelve a unos orígenes en una partitura de alucine. Apoyado en un Kaminski absolutamente impresionante, tanto en exteriores como interiores. La iluminación y foto de escenas en las oficinas del FBI, o de la fábrica en Francia, o cuando charlan padre e hijo son excepcionales. Apoyado en un diseño de producción de hace 40 años fantástico, apoyado en unos créditos de inicio ARREBATADORES, apoyado.....

Asimismo, "Catch Me If You Can" conforma un reencuentro con la comedia que Spielberg buscaba y necesitaba, dando sopas con onda a quién creía que ahora sólo se iba a dedicar a historia noñas con un universo ficticio. Ahora Steven nos lleva a una realidad, dándonos su visión afable y magistral de la realidad. ¿y sobre si me creo que fue así? ¡¡A quién cojones le importa!! "Atrápame" cuenta una historia de una búsqueda de la felicidad de dos personajes a través de las apariencias (uno) y a través de lo justo (el otro) y resulta que a ninguno de los dos les va bien. "Atrápame" cuanta la historia de una persecución, de un impostor, y me da igual si está basada en hechos reales o no.

En fin, resumiendo la genialidad en un párrafo, creo que la dirección es absolutamente brillante y con momentos sublimes, que la interpretación es magistral desde Walken, con un Hanks y Dicaprio que están también soberbios, que mañana mismo voy a comprarme esa hipnotizante banda sonora que Williams a vuelto a sacarse de la manga (hacía muchos años que una BSO no me dejaba tan impresionado, quédense a los títulos del final, y oigan), que lo del polaco (Janus Kaminski) es ya un escándalo (la fotografía es maravillosa y PERFECTA), que el guión es de manual de la perfección y que hasta los títulos de crédito me parecen magistrales, los mejores que he visto en una pantalla de Cine (unidos a la música introductoria de John). Y sí, su única pega es que es divertidísima (hablo de entretenimiento, no de comedia), algo que seguramente empezarán a achacarle los que consideran que para que una película sea considerada buena tiene que llevar el peso de la trascendencia a sus espaldas. Ilusos...
Reblog this post [with Zemanta]

martes, junio 09, 2009

Terminator Salvation


Tanto "The Terminator" como "Terminator 2: Judgment Day" son dos películas muy buenas y de las cuales guardo un grato recuerdo. Ambas por razones dispares, siendo la primera una gran cinta de ciencia ficción, suspense y gran guión, y la segunda por una gran continuación, unos efectos especiales increíbles y otro guión bien elaborado, aunque peor que la primera. De la tercera parte de hace unos años, prefiero no hablar. Fue una mierda impresionante. Llega pues a las pantallas "Terminator Salvation" que, siguiendo la moda, es una precuela futurista (toma frase que me acabo de inventar). Y no podía por menos verla.

La primera impresión es mala. No me ha gustado. Me parece VACÍA. Muy mal guión que no aporta nada. No me parece justo hacer una película con "retazos" argumentales de la primera y la segunda y quedarse tan pancho. El guión, a parte de no aportar nada es muy desigual en cuanto a los personajes. Los secundarios como Kyle Reese, Dr. Serena Kogan, General Ashdown o el propio John Connor son muy mal retratados. Y sin embargo hay creado un personaje totalmente nuevo, robaplanos y muy interesante que se convierte en el centro de la película sin proponérselo, Marcus Wright, del que nos cuenta todo el devenir y destino.

La historia es la siguiente: "John Connor se encuentra en un futuro que no es el que esperaba. Durante muchos años su madre y todas las señales que llegaban del futuro le descubrían como líder de la humanidad en su perdida batalla contra las máquinas. Esta vez Connor es uno más, cabeza visible de su unidad de combate pero nunca tomado en serio por los de rango superior. ¿Dónde han quedado las múltiples premociones apocalípticas que le transmitió su padre, le contó Sarah y le confirmó un T-800 que estuvo a su servicio?. El futuro se viste de batalla, un enfrentamiento total entre hombres y máquinas por la libertad de los primeros y la destrucción de los segundos. Los supervivientes al Apocalipsis nuclear son cazados y cosechados con esmero para ser estudiados y más adelante eliminados.

La película es entretenida, pero no aporta nada. Se aleja de la narrativa de las dos primeras, poniendo los efectos especiales como primer argumento ante todo lo demás. Si que es cierto que son efectos especiales BUENOS, bien hechos, y que la cámara no marea ni aburre. Hay, además, un cuidado diseño de producción y otros aspectos técnicos, como la gran banda sonora de Danny Elfman.

Pero lo que concierne a las interpretaciones es bastante floja. Christian Bale está soso y eclipsado en el guión por el personaje de Marcus Wright, cuyo actor Sam Worthington es el que más se esfuerza. El resto está desperdiciado por el guión.

En fin, tampoco quiero extender más. Una peli de acción que se deja ver, pero que nada tiene que ver con la saga de las dos primeras cintas. Aprovecha las ideas de aquellas para componer una historia pero esta es muy floja y vacía. Los personajes están mal llevados y no hay sustancia.
Reblog this post [with Zemanta]

lunes, junio 08, 2009

El Juego de los Vor


Me ha quedado claro. Creo que cuando algo es una maravilla, una obra excepcional, es muy fácil reconocerlo. En Junio de 2008 (es decir, hace casi un año) me leí "Fronteras del Infinito"el quinto libro de la Serie de Miles Vorkosigan (os recuerdo que yo cuento como primero "En Caída Libre"). Os he hablado de buena parte de ellos en mis entradas anteriores.

Al principio de semana empecé "El Juego de los Vor". Tenía miedo de que no me acordara de los personajes, de la psicología de cada uno, de como actuaban, de como eran. Pero como decía en la entrada, la genialidad es lo que tiene. La genialidad de la autora Lois Mcmaster Bujold, para con sólo dos páginas, me recordara TODO lo que esta saga literaria ofrece. En tan sólo las dos primeras páginas de "El Juego de los Vor" condensa la esencia del personaje de Miles Vorkosigan y deja bien claro que es lo que hay. Es tan sencillo, o parece tan sencillo, hacerlo tan fácil, que asusta.

El resumen del argumento del libro podría ser el siguiente: "El primer destino militar de Miles Vorkosigan finaliza, como no podía ser menos, con su arresto. Pero el más inteligente protagonista de la moderna space opera logrará, pese a todo, la libertad para trabajar precisamente al servicio de la mismísima Seguridad Imperial de Barrayar. Miles deberá reunirse de nuevo con los mercenarios Dendarii para rescatar al joven emperador del peligro que representa Cavilo, una bella e intrigante mujer (también de escasa estatura, como Miles) la única persona que puede hacer sombra al genio estratégico y militar de Miles."

Lo que hace grande a este libro, a esta saga, y sobre todo a este personaje y esta escritora, es la inteligencia. La inteligencia de la narración, la psicología de los personajes, lo intrincado de la trama, que no necesita de giros tontos e inesperados para sorprender. No. La sorpresa se logra por la capacidad de Miles, y por tanto de Bujold, para solucionar los problemas que se le presentan, pero no una solución cualquiera, no. Miles es capaz de encontrar TODOS los caminos posibles a la solución.

Miles tiene una capacidad innata para ir de problema en problema. Cada vez que soluciona uno, se mete en otro más grande, y cada vez arrastra al lector con él. Además, como la narración es en primera persona, con la persona de Miles, no sólo asistimos a lo que él observa, hace o deja de hacer, sino a sus pensamientos. Esta es una faceta impresionante e importantísima.

Además, otra de las facetas que me encanta es que los personajes secundarios, es decir, todo lo que no es Miles, están más que perfectamente definidos. Están increíblemente definidos. Sabemos como debería actuar cada uno, aunque siempre puede haber sorpresas lógicas, pero cada carácter está construido sólidamente, y no hay personajes de "paja" o que cambian para poder hacer giros en la trama. No es necesario. Las tramas son complejas, pero no para entendrlas, sino complejas desde el punto de vista de que hay muchos hilos abiertos que se cruzan en uno u otro momento.

En fin, sin desvelar nada de la obra poco más puedo decir. Otra GENIALIDAD de la autora, en la que ya es mi saga favorita de Ciencia Ficción de todos los tiempos. Y Miles Vorkosigan el mejor personaje de la literatura.

jueves, junio 04, 2009

Relax....

A dos día del día D hora H, ayer disfrutamos de un gran regalo de parte de Carlos y Josune. Un circuito de terapia hidrotermal más un masaje de relax. Impresionante. Y todo en el centro de Barakaldo en Qi Spa.

El circuito Hidrotermal consistió en una serie de servicios en piscina y fuera de ella. Empezamos, tras una ducha, con un tratamiento para pies y piernas (pediluvio creo que se llama). Caminar por unas piedras, conchas, arena y demás DESCALZOS mientras chorros de agua tanto calientes como fríos impactaban contra las piernas. Una sensación muy buena y agradable. Luego una ducha y a la sauna 10 minutos. Tras eso, terapia de ducha con chorros por todo el cuerpo, también calientes y fríos. Y luego al baño turco. Después, una ducha escocesa creo que se llama y la cabina del cubo :) ...una lluvia fina muy fría, luego tiras de una cadena...¡¡¡y te cae agua de un cubo que está HELADA!!. Luego una ducha con cromoterapia, es decir, agua a diferentes temperaturas y colores que cambian.

Para finalizar, más o menos una hora larga en la piscina con diferentes servicios. Empezando por un pozo de agua a 15º. Impresionante. Me encanta el agua fría. Es lo mejor. Después, en la piscina de terapia (a unos 35º) diferentes sistemas. Todo muy bien organizado, porque cada servicio dentro de la piscina tiene un regulador de tiempo. Pulsas, y empieza el servicio. Acaba y ya sabes cuando tienes que pasar al siguiente. Así no hay aglomeraciones de alguien que acapara el servicio. Había más de 7 terapias, destacando los chorros a presión sobre la espalda, sillas con masajes de burbujas y demás. Una gozada.

Después se pasa, tras una ducha, a una sala de relax. Con tumbonas calefactadas, cromoterapia, y posibilidad de tomar una infusión o agua fresquita, unos minutos de relax sin hacer nada. Me quedé frito de lo bien que estaba. Pero lo mejor estaba por venir.

Teníamos incluído un masaje corporal COMPLETO de RELAX. Una cabina con su camilla específica (de esas con el agujero para poner la cara cuando estás boca-abajo), música de relajación y más cromoterapia. Me dan unos gallumbos de papel y me tumbo boca-abajo. Sólo viendo las sandalias de mi masajista (a la postre una chica muy maja, guapa, con manos increíbles), me da un masaje en todo el cuerpo. Con su aceitito y demás. Lo increíble es que me cortó los boxer de papel para hacerlos en plan "tanga" y poder hacerme el masaje en todo el culo :)...Piernas, pies, espalda, brazos, cuello, una delicia. Y va y me dice: -date la vuelta- ¡¡¡ joooooooooder !!!. Impresionante, me va a dar el masaje por delante :) ...Así fue cuando la ví. Y vaya, que manos. Que buena profesional. En las piernas, en el pecho, en la cara, en los ojos, en la cabeza, en las manos. Me dejo en la gloria. Yo creo que duró una media hora larga, pero fue impresionante. El mejor masaje que me han dado hasta ahora.

En fin, un regalazo que he disfrutado de lo lindo.
Reblog this post [with Zemanta]

lunes, junio 01, 2009

La primera vez...en la Fórmula 1 (5/5)

AEROPUERTO 74

Nuestro vuelo era a las 21:10. Tenía retraso debido a una huelga de celo de los distribuidores de carburante. Esperamos en la sala VIP poniéndonos las botas a bebidas, galletitas, aceitunas, zumo de tomate y demás.

Embarcamos a las 23:10. Tras casi 35 minutos y teniéndonos dentro del avión y yo roncando cuan león en celo (dios no me acordaba que me quedé frito) nos comunican que está jodido el avión y que van a tratar de meternos en otro, pero que está jodido pues no hay aviones casi disponibles. Encima cierran Loiu.

Spanair negocia la apertura, pero no quiere pagar. Luego surge el rumor de que vamos con otro avión a Foronda y desde allí en autobús. Nos desembarcan SIN INFORMAR NADA. Nadie nos espera en la sala de equipajes. Todo es un caos. Yo voy a la aventura a buscar información. Un gilipollas de Spanair me dice que recogíamos las maletas y vayamos a facturación. Se lo comunico al resto del pasaje. Pero no está todo el mundo. Caos. La cinta no funciona. Caos. Vamos a facturación.

Por cierto, tras desalojarnos del avión se nos pegó una compañera de asiento y de penas, que nos pidió por favor que la dejásemos acompañarnos ya que estaba sola, casualmente sus ojos eran muy bonitos (o eso decía Jorge). Era una profesora maja de cuyo nombre ya no me acuerdo.

En facturación sólo hay gilipollas. Nos dicen que nos alojan en un hotel y mañana fletan un avión para nosotros. No me lo creo. Caos. Es la 1 de la mañana (o más). Empiezan a repartir sin ningún criterio bonos de hotel. Yo les insto a que sigan el criterio de Spanair de tarjetas de vuelo. Con la Spanair ORO me cuelo y consigo. Caos. Nos mandan a los autobuses para quitarnos de encima. Gente se va. Son las 2 de la mañana (o más). Empiezan a repartir por sorpresa y sin avisar tarjetas de embarque para el lunes a las 7 de la mañana. Indignación. Caos. Gritos. Me sulfuro y consigo con la tarjeta oro billetes para el lunes a las 13:00 (en primera claro). Niños pequeños con más de 12 horas de espera en aeropuertos. Caos.

A las 3 de la mañana nos vamos pal hotel indignados por el trato. Caos. Hay gente que se ha ido ENGAÑADA sin tarjeta de embarque para el lunes. Caos. Gritos. Por fin nos vamos.

En el hotel bien, cola para hacer el check in. Buen hotel. Sueño. Dormimos poco, nos acostamos a las 3 y media pasadas y a las 8 en pié para solucionar temas laborales. Desayuno. Salimos para el aeropuerto a eso de las 10:30. Por fin facturamos para el vuelo de las 13:00. Cafecito. Embarcamos. Nervios. Volamos. Llegamos a Bilbo. Vuelo regular con mal tiempo. Nos recogen los padres de Jorge. Jorge va a trabajar a las 15:00. Yo a casa a dormir que estoy muerto.

Fin.
Reblog this post [with Zemanta]