lunes, mayo 28, 2007

Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus

Voy a volver a empezar a despotricar sobre los traductores de títulos. ¿Cómo es posible que un título tan claro, aquí se traduzca como "Retratos de una Obsesión", confundiendo al personal con otra peli de hace unos años del bueno de Robin Williams (que por cierto, también se perpetro un crimen con la traducción de su título..y así entramos en una espiral de errores, odio y meteduras de pata)?

En fin, volviendo a lo que nos ocupa, esta cinta actual (está en cartelera) es un "biopic" sobre Diane Arbus. Una fotógrafa de USA que estaba..bueno..un poquito ida :) ..o como diría ese gran personaje de "Cámera Café"..."..a ti se te ha ido la piiiiiiiiiinnnnnnnnnza".


Voy a empezar poniéndolo fácil. La cinta es mala de cuidado. Sosa, lenta (no quiero decir que una cinta lenta sea siempre mala, sino que en este caso, el ritmo lento de la cinta NO SIRVE PARA NADA), predecible, sosa (repetido), sin sentido (bueno, eso quizá es que Diane Arbus era así :) ) ..y muchos más calificativos malos...

Sin entrar a si el contenido es fiel o no al libro en el que está basado (el libro es de Patricia Bosworth) ...que a su vez se supone que está basado en la vida de la chiquilla...la cinta no hay por donde cogerla. Las casi dos horas que dura, son una "chapa" de cuidado, sin que el espectador pueda saber porqué se le está contando eso (y no otra cosa) sobre la vida de la fotógrafa. No sabemos nada de como hemos llegado a ese momento de su vida, ni porqué, ni a donde, se quiere llegar.

La cinta es un drama de padre y señor mío. Muy duro, pero frío y creo que poco realista. Como sigo, en muchos momentos sin sentido.

¿Qué se salva de la quema? Pues la verdad es que bien poco. Empecemos por un diseño de producción precioso, a cargo de Amy Danger. Una buena dirección artística y sobre todo una fotografía (que menos tratándose de un biopic sobre una fotógrafa) de Bill Pope, el mismo de "Darkman (1990)", "Army of Darkness (1992) ", "The Matrix (1999)", "Clueless (1995)" (por poner otra no de SF) o la saga de "Spiderman".

En cuanto a lo artístico (parece que lo anterior no lo sea, no es mi intención decir eso), lo mejor de la cinta, sin dudarlo un sólo segundo es: Nicole Kidman En si misma es grandiosa, preciosa, delicada, elegante, sobria, pero en la cinta encima de representar todo eso, además hace un personaje desequilibrado, excéntrico, "raro", y con problemas. Lo borda, lo clava, sin más. No sólo tiene unos ojos preciosos en esa cara de ángel, (además de enseñar el culito, y algo los pechos), sino que su actuación es perfecta. Le acompaña un buen Robert Downey Jr. que entiendo que le dejaron salir del "trullo" para rodarla :) :) :) . Lo hace bien "el chaval" y es una pena que no haga más cosas..pero bueno, la cárcel es lo que tiene :) . Además el bueno de Robert tiene un papel difícil (y peludo). He de decir que Ty Burrell lo hace muy bien además.

Por lo demás, la cinta no tiene mayores cosas que destacar. Alguna escena preciosa (pero no puedo decir QUÉ por no destripar) y momentos tensos y dramáticos, pero sin más. Yo creo que es una cinta de alquiler, para ver un día con la cabeza bien despejada y por placer y amor a la señorita Kidman.

viernes, mayo 25, 2007

Las tengo !!!!

Por fin en DVD (ya puedo tirar mis VHS's viejas) tengo:
  • Murder, She Said (1961) --> El Tren de las 4:50
  • Murder at the Gallop (1963) --> Después del funeral
  • Murder Ahoy (1964) --> Asesinato a bordo
  • Murder Most Foul (1964) --> La Señora McGinty ha muerto
En breve haré el post que le debo a Pollock, a Rutherford y a Cristhie

Slaudos

Identidad

(16/09/03)

A estas alturas de esos post sobre Cine no sorprendo a nadie si hablo de mi debilidad por el whodunit y las novelas de misterio. No sólo me se de memoria las obras de Agatha Christie (desde "Matar es Fácil" a "Muerte en el Nilo" e incluso las románticas ;) ;)), Sir A. Connan Doyle y demás, sino que es un género que me apasiona. Por eso cuando uno desde hace tiempo se entera que la obra "Diez Negritos" (libro maestro del género, precisamente porque se sale de la tónica de Agatha; no hay un detective; que aún me asusta, intriga y maravilla cada vez que lo cojo de la estantería) va a ser versioneada en Cine, tras el susto, uno lo espera con emoción...y la verdad es que, por una vez, no se me ha defraudado.

Normalmente todas mis opiniones carecen de spoilers salvo que esté claramente indicado, por lo que suelo ahorrarme la coletilla de "sin spoilers" en el asunto. Pero en el caso de "Identity" conviene ser precavido ya que es una película ideal para que el Rodrigo Rato de turno la destripe en el Congreso de los Diputados :-DDDD De ahí que recomiende, como hacía Hitchcock con "Psicosis", que el personal tenga cuidado mientras se decide a verla con los cabroncetes que circulan por ahí destripando finales, porque la cinta de Mangold tiene no una, sino tres sorpresas de interés.

Mi conocida debilidad por el whodunit de la que hablo hacía que le tuviera ganas a esta película desde hace tiempo, únicamente por lo entrevisto en su sinopsis argumental: En una infernal noche de tormenta, un grupo de personas de diferente procedencia coinciden por azar en un destartalado motel de Nevada, en el que se refugian del furor de los elementos. Las carreteras están cortadas, no hay línea telefónica, y su aislamiento del resto del mundo es total. Sin embargo, la preocupación que les causa este hecho se convierte en irrelevante cuando poco a poco van tomando conciencia de que uno de ellos es un asesino que parece dispuesto a acabar con todos los demás, uno a uno, y que su identidad es mucho más difusa de lo que parece.

James Mangold configura una cinta sorprendente con todo esto. No sólo porque siendo todo lo fiel que se puede al original literario (imposible de repetir o imitar, pero no de seguir) sin ocultarlo y sin ser mentiroso (lo deja bien claro desde el principio y por si fuera poco, uno de los personajes de la cinta alude al libro como he dicho) nos va desgranando una historia bien montada. Con más de un par de giros argumentales bien llevados y muy muy buenos (el de la identidad del asesino será el más facilón, pero el resto son increíbles y a uno le pillaron por sorpresa) conforma una historia intrigante, trepidante y dura por momentos, no exenta de momentos oníricos cachondos, como esa declaración del dueño del motel (el dueño de la tienda del inicio de "Abierto Hasta el Amanecer") explicando porqué estaba allí.

¿A qué les recuerda este argumento? No hace falta que lo digan: El propio guionista del film, Michael Cooney, lo confiesa abiertamente haciendo que uno de sus personajes caiga en la cuenta de que "esta situación que vivimos se asemeja a aquella pinícula, ¿recordáis?, aquella en la que un grupo de desconocidos coincidían en una isla y eran asesinados uno a uno, porque descubrían que en realidad había algo que tenían en común...". Una declaración aparentemente casual, que parece tan sólo una tosca defensa por adelantado de Cooney ante posibles acusaciones de plagio de la magistral "Diez Negritos" ("Mea Culpa, soy un imitador sin originalidad, aunque soy el primero en reconocerlo"), pero que en realidad no es sino uno más de los múltiples y pegajosos hilos de araña que el astuto escritor va desplegando ante el espectador listillo ("bah, esta historia ya me la sé yo de memoria") para que, llevado por su propia autosuficiencia, se enrede solito en ellos hasta quedar en sus garras. Un hilo este que además permitirá a otro de los personajes llegar al ovillo de la cuestión, esto es, saber qué es lo que todos esos desconocidos tienen en común, lo cual le dará una oportunidad de ver la luz (y saber por qué están siendo asesinados) tanto a él como al espectador.

Este ejemplo manifiesta claramente cual es la línea de actuación de Cooney como guionista, y las pautas sobre las que, una y otra vez a lo largo del desarrollo del film, construye su inteligente castillo de naipes:
1/ Presenta una verdad que parece fácilmente interpretable en su engañosa simplicidad, pero que
2/ en realidad posee un significado oculto, que además
3/ no es caprichoso, no es un mero golpe de efecto que tiene como único objeto epatar al respetable, sino que constituye una consecuencia lógica e inevitable de lo que hemos visto (no de lo que hemos creído ver, que es diferente). Cooney se revela así como un perfecto conocedor de los mecanismos del whodunit de ley, del ejemplificado por Christie, a la que muchos acusan frecuentemente de "hacer trampa" pero que en realidad sólo ha manipulado (PERO NO MENTIDO) al lector con pérfida astucia para que de por sentado, él solito y sin que nadie se lo diga, que el vaso de agua con hielo que tiene ante las narices contiene ginebra.

En ese sentido, si alguien se quejara acerca de "Identidad", como que hay trucos y trampas en relación al argumento de la cinta "en pos de la sorpresa a cualquier precio" no es más que el típico bufido del torpe que no tiene arrobo en extraer 47 significados ocultos de una película de autor porque se niega a reconocer que lo que a priori consideraba unidimensional y simplista tenga en realidad más vueltas de las que creía; o lo que es lo mismo, que se ha pasado de listo ("vaya, otra típica pinícula a lo Agatha Christie ; qué previsible...) y debido a eso, y no a malvados embustes, se han quedado con él sin trampa ni cartón. No en vano Ellery Queen, otro de los reyes del whodunit, decía irónicamente que el grito de "¡TRAMPA!" no es sino el consuelo de quienes leen, pero no piensan.

Porque Cooney juega limpio; desde el mismo inicio del film, en los títulos de crédito en los que, por ejemplo, aparece garabateada una cadena de monigotes sobre un papel, dos de los cuales (sólo DOS) tienen un interrogante sobre su cabeza (pero en los que nadie se fija, ocupados como estamos en abrir la bolsa de chucherías o situar la coca cola en su soporte), hasta la fallida huída de Jake Busey campo a través (a la que nadie da importancia) y sin embargo hace referencia a la circularidad del problema que aquí tenemos .

Una y otra vez, el guionista da pistas que permiten adivinar la solución ; esto no es un gigantesco timo (que haberlos haylos, y muchos) como "Pánico en la Escena" o "Pensamientos Mortales" (en donde se miente conscientemente y con alevosía al espectador), sino una muestra de la legítima habilidad presente, por ejemplo (aunque sea una película de terror de signo completamente diferente a la policíaca "Identidad") en "El Sexto Sentido" de Shyamalan.

Tenemos la verdad ante nuestros ojos, pero no prestamos la atención necesaria para descubrirla, convencidos como estamos de que lo que desfila ante la pantalla es rutinario y arquetípico, embotados por unos esquemas argumentales que nos huelen a "deja vu" y bajan nuestras defensas; acostumbrados durante demasiado tiempo a thrillers tópicos y sobados, previsibles desde los primeros minutos, fotocopiados unos de otros a imagen y semejanza de un master clásico olvidado en la memoria, hasta el punto de que cuando alguien nos ofrece un relato inteligente y elaborado que nos pilla desprevenidos chillamos ofendidos ("¡CABRON, ME HAS ENGAÑADO!") tal y como probablemente muchos espectadores gritarían en su día al final de "Psicosis" o la propia "Diez Negritos", incapaces ya de reconocer, entre la ingente cantidad de morralla firmada por trileros baratos y marrulleros que manejan los tres vasitos y el guisante, la elegancia del whodunit que se libera en segundos de las más fuertes ataduras (las de la rutina y la falta de imaginación que tienen maniatados a tantos compañeros escritores).

Como digo, el guión bien construido (salvo los últimos momentos de la historia en el motel, que quizá sean atropellados) Michael Cooney va poco a poco confundiendo al espectador, no con trucos baratos, sino a base de jugar con lo que sabemos y no sabemos y con lo que se nos muestra y no se nos muestra. El guión no se enfrasca en explicar los detalles sin importancia, no hace falta explicar todo lo que no vemos, sólo lo que necesitamos para poder imaginar que es lo que cada uno oculta, pues el espectador debe adivinar que es lo que hacen esas personas ahí y porqué van muriendo..hasta estar tan confundidos como el propio protagonista. Asimismo, Cooney nos va dejando pistas (ya desde los créditos del guión) que, en lugar de ser las típicas migajas de mal guionista, constituyen pequeños detalles en los que fijarse, así una camisa, una monigote, un cumpleaños, unos garabatos en un cuaderno, etc..toman sentido al final.

Hasta tal punto Cooney practica el "fair play" que incluso se atreve, cuando falta aún el último tercio de metraje por desarrollarse, a poner sus cartas boca arriba, con dos cojones. Desde luego si su único fin hubiera sido "dar la campanada" (tal y como sugiere algún crítico) hubiera guardado la mayor de sus sorpresas para la última secuencia, como el McQuarrie de "Sospechosos"; pero el verdadero eje de su historia es el eterno conflicto entre el bien y el mal que caracteriza a la naturaleza humana, la conocida lucha contra el demonio que todos llevamos dentro, y para poder llevarla hasta sus últimas consecuencias, Cooney tiene que desvelar su objetivo al público. Su estrategia es por tanto absolutamente lógica (que no meramente efectista), la situación es la misma: El asesino sigue amenazando a los supervivientes y su identidad sigue siendo un misterio. Nada ha cambiado en la pantalla, son nuestros ojos los que por fin se han abierto de una vez y adquieren conciencia de la naturaleza de la fría y calculada serie de muertes que va desplegándose ante nuestra vista, y que debe inexorablemente llegar a una resolución lógica en concordancia con lo que hemos contemplado (pero no con lo que creíamos haber visto hasta entonces, que es muy diferente).

No quiero que nadie se confunda con mi aparente entusiasmo: "Identidad" no es ninguna obra maestra (aunque le otorgo un merecido 8,5); tan sólo es un film modesto (en presupuesto y pretensiones) que ofrece una historia ingeniosa, competentemente dirigida y diligentemente interpretada, que en un mundo cinéfilo perfecto quizá casi pasaría desapercibida, pero que en el triste panorama del thriller actual es poco menos que un pequeño milagro, aún más sorprendente proviniendo de un guionista cuyo logro más conocido era la probable bobadita de "Jack Frost" (nada menos) y de un director del que, pese a "CopLand" o a la simpatía despertada por la tierna "Heavy" (seamos clementes y no hablemos de "Inocencia Interrumpida" o la basura de "Kate & Leopold") no esperaba en este, su quinto largo, una habilidad a la altura de las posibilidades que el guión le ofrece.

Pero la tiene: En manos de Mangold, el deambular de sus personajes por el Motel que les sirve de ratonera se convierte en una permanente invitación a la inquietud, que no recarga el "ruido" visual y sonoro propio de estas historias casi granguiñolescas (véase el milimétrico empleo de la música, amelódica y en absoluto omnipresente, postergada a menudo en favor del sonido de la lluvia o el leve chirrido de una puerta metálica agitada por el viento, con la que Alan Silvestri renuncia a su lucimiento personal para componer un soundtrack que no venderá un sólo disco pero se ajusta como un guante a las necesidades del director y por tanto es una BSO buenísima) para convertir una simple lavadora o la puerta cerrada de un cuarto de baño en fuentes de tensión. Lo cierto es que el hombre revela una competencia más que satisfactoria sobre todo en el tratamiento visual del espacio en el que se mueven sus personajes, preferentemente contemplados en primer plano o plano medio, que convierte el Motel y sus secciones no en la prisión asfixiante y claustrofóbica que marcaba el canon usual, sino en una suerte de laberinto húmedo, mortecinamente iluminado y silencioso de extensión aparentemente ilimitada pero sin salida alguna para sus visitantes.

Mangold lo remata con las acciones paralelas muy bien confeccionadas, hasta el punto de confundirlas en la mente del espectador y con un inicio APABULLANTE. Esos 20 primeros minutos, con los flashbacks encadenados HACIA ATRÁS (si se me permite el término flashback hacia atrás claro ;) ;)) donde se nos presentan a los personajes y sus circunstancias, empezando a intentar imaginar que hacen 10 desconocidos juntos y encerrados en un motel. Sin efectos especiales, con muy poco dinero y la estupenda música de Alan Silvestri el inicio es sencillamente espectacular. No deja su buen hacer durante el resto del metraje (como decía quizá al final no sabe bien como acabar y se precipita, pero oiga no todo es perfecto, que sino sería una obra maestra) y lo deja patente en escenas como cuando hay un barrido por todas las habitaciones a la hora de dormir y vemos a cada ocupante en sus tripulaciones.

Las actuaciones son más que dignas, buenas diría yo debido a una elección del reparto hábil y cuidada pese a la ausencia de nombres rutilantes (o más bien gracias a ello). Aunque se trata de una obra claramente coral, John Cusack, gafe número 1 del cine americano (con lo bueno que es y el tiempo que lleva demostrándolo, y no hay forma de que salte al estrellato), no tiene problemas en liderar el cotarro secundado por la escultural Amanda Peet, que no se luce como en "Falsas Apariencias" (habrá que ver la segunda parte por si repite su topless) pero resulta favorecida hasta bajo la lluvia . Mangold les refuerza con antiguos colaboradores de su filmografía (Liotta, DuVall, Pruitt Taylor Vince) y con el todo terreno Alfred Molina, aunque quizá el robaplanos de la cinta sea John Hawkes, el inefable encargado del motel (que tiene a su cargo el momento más divertido del film cuando explica como accedió al puesto). Ninguno va a ser nominado a los Oscars (eso está claro :-DD), pero no se puede decir que no cumplan todos su labor con impecable solvencia, incluida la Rebecca De Mornay casi irreconocible (salvo por su formidable escote, que tantos buenos recuerdos trae a sus fans) en su papel de caprichosa actriz en decadencia, en un papel un tanto ¿autoparódico? o al menos, un tanto desconcertante..;) ;) ;)

En fins, una cinta para nada habitual, con muy poco dinero pero con una gran historia y un buen hacer por parte de Mangold y el resto del equipo. Que al menos mantiene muy bien el ritmo y la tensión, así como la intriga durante todo el metraje y que merece muy mucho la pena ver. Los diversos elementos de "Identidad" se conjugan para dar lugar a un sabroso thriller de serie B que, tal y como ocurre con algunos de sus compañeros de los años 50, supera en ingenio y buen hacer a no pocos de serie A, demostrando de paso que dentro de una major puede hacerse cine policiaco entretenido y sin pretensiones más allá de la cansina "buddy movie" de turno o el festival de persecuciones, destrucción urbana y estrépito servido por la milésima aventura de Chuloman-contra-la-Banda-de-Malvados; unos clichés que se han quedado, por desgaste, mucho más viejos que el más rancio whodunit.

La pregunta es: ¿Por qué no se hacen más películas como esta, baratas, comerciales ("Identidad" ha recuperado con creces su inversión) y perfectamente disfrutables por todo tipo de públicos?. Hay quien sostiene que el problema es la falta de talento; pero después de ver como el firmante de una historia tan presumiblemente blanda como "Jack Frost" o el director de un despropósito como "Kate & Leopold" se descuelgan (cuando les dejan) con un producto tan sólido y profesional como este, me reafirmo una vez más en que el problema es la falta de riesgo. Falta de riesgo primordialmente de los ejecutivos que tiemblan ante la sola posibilidad de emplear una fórmula que no haya triunfado en taquilla 160 veces en los últimos cinco años, pero también por parte de los espectadores que no sólo anhelan mayoritariamente “Más de lo Mismo”, sino que además pasan por alto muestras de cine de entretenimiento como esta que están ante sus narices (como la solución al enigma de "Identidad") pero son despreciadas por la carencia de publicidad masiva o estrellas de relumbrón. En fin, ellos se lo pierden y si vosotros no vais a ver “Identidad”..¡¡¡también ¡!!

miércoles, mayo 23, 2007

Las apariencias engañan

¿qué es lo que veis aquí?



..o por ejemplo en este otro vídeo:



o en este...



¿qué está pasando?

1) Se trata de un video trucado de algún modo (montaje, maqueta, helicóptero remolacado por otro,...)

2) Es una capacidad técnica del helicóptero: las turbinas del motor son orientables y proporcionan sustentación a lo Harrier.

3) otra razón

..si has pensado en alguna de las dos primeras..estás equivocdo...

Efecto estroboscópico: A 120 rpm la rueda se para....
Efecto estroboscópico

Saludos

lunes, mayo 14, 2007

Miss Potter

La última cinta que he visto este fin de semana es "Miss Potter". Poco voy a decir de este engrendo bobalicón, tonto y sin sentido. El director: Chris Noonan (el mismo de: "Babe, el cerdito valiente") no sabe ni lo que quiere contar, ni cómo lo quiere contar, ni que narices pintan los actores en la película...

Los actores.....son Renée Zellweger, Ewan McGregor y Emily Watson...porque lo he visto en los títulos de crédito y en la imdb..pero ninguno de ellos aparece en pantalla...lo que aparecen son unas personas recitando un texto absurdo y haciendo el bobo delante de la cámara...¡¡¡ qué tostón !!!

En fin....sin más.

Deja Vu

Que el director Tony Scott está acabado lo sabemos desde hace tiempo....(lo malo es lo de su hermano)...desde cintas como "Agent Orange", "El Fuego de la venganza" y "Beat the Devil". Sin haber podido ver aún "Domino" (que me la han puesto muy bien), la decadencia del director es total. Este fin de semana he podido ver su última cinta hasta el momento: Deja Vu.


Esta cinta trata de un crimen terrorista en New Orleans. Un atentado lleva al fondo del Mississippi uno de los ferrys que hace la ruta entre ambas orillas (¡¡¡ yo he usado uno de esos barquitos hace tan sólo un par de meses :) !!! ). 500 y pico muertos y una tragedia por investigar. El poli local Doug Carlin, encarnado por el actor negro Denzel Washington, es instado a ayudar al FBI (dirigidos en este caso por Val Kilmer, o mejor dicho, por dos, ya que el bueno de Val aparece con unos 40 kilos de más, como un ternero y como digo, pareciendo 2 actores en 1). El poli local descubre que el FBI tiene un aparato para "ver" el pasado, como si de una película que no se puede retroceder, justo 4,5 días antes del momento actual. A partir de ahí se desencadena una serie de acciones que llevarán a liar más la cosa.

La cinta tiene un planteamiento curioso, no es nuevo, pero si curioso. Pero falla en presentarlo al espectador. El guión, o Tony Scott, no se quien, caen en la idea de tratar de darle "ciencia" y "sentido" al asunto y acaban de joderla. Los 10 minutos de película donde se explica el "invento" que tiene el FBI, son de lo más bochornoso que he visto en mi vida...sin más.

La cinta, que no olviden es de acción, recuerda a las producciones del mismo autor como "Spy Game", "Enemy of the State" o "Marea Roja" (salvando que esta última es una buena película). Y al final se convierte en un sube y baja de montaña rusa.

Lo único que, como cinta cinematográfica, puedo destacar son las actuaciones de Denzel y de James Caviezel. Ambos lo hacen muy bien y son grandes actores, nada más.

Fuera de lo cinéfilo, me ha encantado volver a encontrarme con New Orleans. El "Mardi Gras", El río Mississippi, el puerto, y muchas calles reconocibles, no sólo del "French Quarter" sino de la parte administrativa..aparecen en la cinta y yo que he estado ahí me ha hecho mucha ilusión.

Premonition


Este fin de semana he acudido al cine a ver esta cinta de una de las hijas predilectas de Hollywood, la Sandra Bullock. En su última cinta, encarna a una ama de casa con dos hijas casada con un hombre de negocios. Enamorados "hasta las trancas" viven felices hasta que nuestra querida heroina, recibe la noticia de que su marido se ha matado en la carretera. Destrozada pasa un día horrible..pero....al día siguiente su marido está de nuevo vivo y coleando. ¿Qué ha pasado? Pues bien, nuestra prota está viviendo una semana, un poco desordenada. Unos días se levanta días antes de la muerte y otros días después, de manera desordenada y compleja.

Obviamente se vuelve medio lela y su afán es el de evitar la muerte de su marido...aunque durante el calvario haga descubrimientos horrorosos....

Con este planteamiento tan curioso descubrimos una cinta manida, sosa, sin sentido y más trillada que las fotos de Elsa Pataki. Todo es más que previsible y el espectador sabe siempre que va a pasar "next". Las actuaciones de todos son patéticas, en especial la de Sandra y el cirujano de "Nip/Tuck" Julian McMahon. Las dos niñas son sosas y lo hacen mal. Pero es que el guión no da más de si. El único que hace algo es el bueno de Peter Stormare. Es una pena que un gran actor como él ("Minority Report", "Windtalkers", "Awakenings") esté desaprovechado. También destaca porque está buenísima, la actriz Amber Valletta...pero nada más.

En fin, una cinta de idas y venidas en el tiempo que ni siquiera entretiene al espectador intentando adivinar que hechos u objetos enlazan entre pasado, presente y futuro...prescindible a todas luces.

jueves, mayo 10, 2007

Un cuarto de siglo sin Villeneuve

La fuente es el periódico El País....
Hace 25 años de la muerte del que para mí ha sido el segundo mejor piloto de F1.....

8 de mayo de 1982. Gran Premio de Bélgica. Última sesión de entrenamientos oficiales antes de la celebración del Gran Premio. Sobre la pista de Zolder rodaban leyendas de la Fórmula Uno de la talla de Alain Prost, Keke Rosberg, Niki Lauda o Nelson Piquet. Gilles Villeneuve, también. Pero si bien todo prometía ser un nuevo duelo de titanes entre Renault, Williams, McLaren, Ferrari y Alfa Romeo, la sexta cita del Mundial se tiñó de tragedia. Una maniobra fatal entre Joachen Mass y Villeneuve ponía punto y final a la vida del canadiense. La bandera a cuadros ondeaba antes de que se apagaran los semáforos.

Esta semana se ha celebrado el vigésimo quinto aniversario de la muerte de Gilles Villeneuve, un piloto que, sin haber conseguido un título mundial, posee por méritos propios un hueco en los anales del automovilismo. Coraje, decisión, arrojo y valentía inusitados son sólo algunos de los adjetivos que podrían describir al canadiense de aspecto tímido que, para muestra de su bravura al volante, consiguió terminar tercero en Mosport Park (el trazado que tras su muerte llevaría su nombre) pese a la lluvia, con un alerón que le impedía la visión y un final de carrera de equilibrista, sin aerodinámica delantera.

Algo veía ya il commendatore Enzo Ferrari en Villeneuve cuando, con todos sus rivales tildándole de kamikaze y "destroza motores", renovaba inapelablemente su contrato año tras año para la escudería roja. Después del horror en Bélgica, Gilles Villeneuve sería dejaría de ser humano para ser mito. Su muerte, el comienzo de su inmortalidad. El impacto se produjo a 270 Km/h. El bólido rojo de Villeneuve volaba sobre el asfalto como una exhalación con la intención de batir su propia marca, hasta que se encontró con el March del alemán Mass en la curva Terlamenbocht. Al verle éste, cuyo ritmo era mucho más lento, decidió apartarse, con tan mala fortuna que en el mismo segundo ambos pilotos escogieron el mismo camino.

Entonces los sistemas de seguridad no eran lo que son ahora. La rueda izquierda del Ferrari besó la derecha del germano a toda velocidad, y Villeneuve salió catapultado. No era más que el principio. Con el primer contacto con el suelo, el coche comenzó a resquebrajarse, los reglajes de seguridad cedieron y el joven piloto salió despedido hacia las vallas protectoras. Ni el casco soportó la caída. Los intentos de reanimar al diamante de Ferrari fueron en vano, y una vez en la clínica, en el parte se leía "clínicamente muerto". Aún fue mantenido con vida ocho horas más, hasta que una posible intervención quirúrgica fue desechada. Moría el piloto; nacía la leyenda.

La carrera no se suspendió, y sólo nueve pilotos consiguieron cruzar la línea de meta; la victoria fue para John Watson, de McLaren-Ford, seguido de Keke Rosberg y Eddie Cheever, pero el recuerdo de Gilles Villeneuve estaba aún presente. Niki Lauda culpó a Joachen Mass de la muerte del de Chambly, criticando el hecho de que compitiera al día siguiente. El cuerpo del protagonista de semana fue trasladado a su ciudad natal. Dejaba atrás 68 carreras, seis victorias, algún récord, una esposa y dos hijos: Melanie y Jaques Villeneuve, quien recogió el testigo de su padre al volante, coronándose incluso en 1997 con Williams-Renault.

Desde hace veinticinco años, pocos pilotos se han visto con tanto ímpetu encima de un monoplaza. Cierto es que el mundo de la Fórmula Uno ha cambiado radicalmente en cuestiones de tecnología y pilotaje, pero los más nostálgicos del automovilismo siguen añorando la garra y el empuje de Villeneuve.

viernes, mayo 04, 2007

Día 3 y 4

Queridos lectores, no he podido hacer entradas de los días 3 y 4 porque he estado muy ocupado con el trabajo..trabajamos mucho y el poco tiempo libre que hemos tenido (no más de un par de horas libres por día) nos ha ocupado hasta muy tarde, por lo que no había fuerzas para escribir los comentarios..prometo que algo preparará...

Saludos desde Hong Kong

miércoles, mayo 02, 2007

Día 2: Working day

Hoy día mundial del trabajador un servidor ha venido a trabajar a las instalaciones del cliente. Obviamente estaba también el cliente, y uno no sólo queda bien (por eso de trabajar tal día como hoy) sino que agradece que sean ellos los que pagan el viaje :-P y además, joe, que hemos venido aquí a kurrar, no ha hacer turismo.

En pie desde las 7:30 de la mañana (HK-TIME, o sea, la 1:30 de vuestra madrugada cabrobes), pues duchita, aseo, vestimenta y para el buffet del hotel. Buen desayuno, mezcla de continental europeo con cosillas Chinas. Estas cosillas, son unas piezas de fruta de aquí (no se que leches/leeches eran), unas bolítas de verdura, y una sopa viscosa de esas. Todo muy rico. 140 HHK$ es decir, unos 14 euros…lo normal para un hotel. Por cierto, aquí hacen un café rico…nada que ver con los gabachos, los alemanes y por ahí…Pero el té se sale :-P. Hoy hace un día “normal”: 24º-25º grados y una humedad de espanto. No os he contado que aquí en todos los sitios están locos por el aire acondicionado. Hay tantas máquinas de aire acondicionado como habitantes…y claro, en cualquier sitio te encuentras a 18 grados muerto de frío, sales a la calle con 25 y el choque térmico es de aupa..en fins..locos como chinos :) ..eso sin contar la cantidad de agua que cae de los edificios, debido a las máquinas de las ventanas...crazy...

Las oficinas del cliente están en una calle principal de Kowloon, en una torre de 30 pisos. Nosotros estamos en la planta 27, con unas vistas del carajo ¡!! Impresionantes ¡!. Se divisa toda la bahía y es precioso. No quiero imaginar lo que vale el alquiler…vamos.

A la hora de la comida (12:30) nos hemos ido a una terraza de un restaurante local. Comida China :) ..como íbamos con Taylor (un chino de la oficina) nos ha explicado la carta (sólo en chino pero con imágenes) y nos ha recomendado la comida. No había cubiertos, así que hemos papeado con palillos..de escándalo. Íbamos 3 españoles y el chino y comíamos de fuentes en el centro (cada uno sólo tenía su propio cuenco de arroz, más otro cuenco de mezclas). El chino nos pegaba unas pasadas del cofón…claro el tiene práctica..y nosotros mezclando lo que pillábamos con el arroz. Hemos comido:

  • Tófu
  • Pollo con latigüillo de gelatina de arroz
  • Cordero con verduras
  • Cerdo con una salsa de almendras

Todo exquisito, algo picante pero exquisito. Además eso de comer en cuenco, mezclando con arroz es la caña. Eso si, ninguno de los platos sabía como la comida china de los restaurantes chinos de España…nada que ver. Las texturas y los sabores son más fuertes y duraderos y además menos enmascarados por las salsas. No se hace pesado además.

De postre, como el chino nos ha contado que la especialidad era el café con cosas, me he tomado un café con coco, chocolate y jengibre. Una mezcla de sabores fríos (coco y chocolate) con el calor del café y la planta del jengibre. Delicioso. La estrella ha sido lo que ha pedido Francisco, un postre de te verde, con tiramisu y te de limón. Consistía en te verde “a palo seco” (es decir, la hierba molida en pequeños granos como si fuera tierra), mezclado con tiramisu (de vaya a usted a saber como está hecho) y te de limón también como si fuera tierra. En palabras de Francisco, estaba asqueroso, muy fuerte, sabía a tierra y lo del tiramisú no es nada que se le parezca.

Por cierto, he descubierto una cosa..los chinos hacen ruido al comer..mucho ruido. Tragan mucho, rápido y son más bien “guarretes” comiendo…pero es más o menos normal aquí

Después, trabajo a destajo por la tarde hasta las 19:45…nos íbamos a ir de la oficina, pero nos han comentado que justo a las 20 horas, TODOS LOS DÍAS entre los edificios de HK y los edificios justo en frente (los de Kowloon) se organiza una competición de luz y espectáculos visuales. TODOS los edificios se llenan de luces, no sólo por la fachada sino con haces hacia el cielo, lasers, etc. Es un espectáculo impresionante. Se hacen mosaicos, mensajes (lo típico, “Paz”, “Amor”, y propaganda de marcas comerciales), imágenes (corazones, estrellas, dragones, …) y juegos varios. Es la leche ver un edificio de 120 plantas iluminado por completo recreando un mensaje que se mueve por toda la pantalla. Es la caña. Dura como 15 minutos y desde la posición privilegiada de la planta 27 del edificio del cliente ha sido impresionante.

Además, por ser festivo, ha habido fuegos artificiales y ha sigo una “guinda” increíble.

Una vez que hemos salido de trabajar tras el espectáculo, hemos decidido cruzar la bahía hasta HK. Hemos tomado el ferry (2,20 HKD) y nos hemos plantado en la isla de Hong Kong. Impresionante el paseo. Acercándonos a una isla que está plagada de los edificios más altos del mundo, iluminados y demás.

La verdad es que hay diferencia entre la isla y la península. En la isla debe correr más el aire y debido a los edificios, esas “moles” tan altas y grandes, hay menos contaminación e incluso hay menos gente. Es una zona “más rica y selecta” además de ser el corazón de negocios y administrativo, por lo que a la noche, sólo queda movimiento de gente “de ocio”, no de “vivienda”. Se está mucho mejor por tanto.

Hemos recorrido unas cuentas calles y subido a la parte del SOHO, donde están los mejores restaurantes y bares. Es curioso que como es una zona muy alta, han construido las escaleras mecánicas más largas del mundo. Por la mañana, son sólo de bajada, y a la tarde sólo de subida, como las usamos nosotros. (la bajada luego fue algo durilla jejeje). Al final, muchas fotos a los edificios y elegimos un restaurante de pescado para cenar. Esta vez estaba en inglés la carta y fue fácil elegir y saber lo que pedíamos. Para tres, tomamos un par de entrantes (un queso fresco con cebolla y una pasta de algas). Yo de segundo tomé unas almejas con tomate que estaban de muerte. Peaso de almejas..como puños :)

De regreso a la península, bajada monumental para aligerar la cena, cruzar el ferry y andando hasta el hotel sin nada destacable, salvo que..bueno, siempre hay gente por las calles. Sea la hora que sea, las calles están atestadas de gente, algo obvio, teniendo en cuenta que en esta época la densidad de población es de unos 10.000 hab/km2, es decir, 10 habitantes por metro cuadrado..en algún sitio han de estar jejeje.

Saludos desde Hong Kong

Nota: Hoy no hay afotos que me he dejado el cable en el hotel :( :(

martes, mayo 01, 2007

More Than This…..is nothing…

Pues hoy he llegado a Hong Kong y la verdad es que de momento está siendo apasionante, al menos en cuanto a conocimientos y cultura se refiere…y sobre todo en cuanto a arquitectura se refiere…pero vayamos por partes, como dijo Jack El Destripador…

He salido tarde de Bilbao, hacia Londres Heathrow. Una hora de retraso que en principio creía que me beneficiaba (así esperaba menos en el soso aeropuerto de la capital inglesa) pero que se ha tornado aún más largo, pues el retraso en salir de UK con dirección a Hong Kong ha llegado a las dos horas.
En Londres no he hecho más que tomar unas chocolatinas, cambiar dinero y recordar las gominotas que tomábamos Silvia, Pablo y yo en “aquel” viaje a Londres :) las famosas “Maynards”.

El retraso de la salida del vuelo LHR à HK ha sido duro ya que ha sido dentro del mismo avión. El embarque fue normal, a la hora, pero el avión no quería salir. Cuando el piloto nos ha informado que había “un problema con la bomba de la gasolina” todo el pasaje se ha temido lo peor, que nos cambiaban de avión y que adiós muy buenas a volar ese día. He de decir que el peaso de 747-400 iba medio vacío y que la compañía aérea me ha parecido muy buena. He viajado en una clase intermedia entre turista y primera clase, con tele en mi asiento, regalitos de mantas, cojines, calcetines, cepillo, etc….pero con algún privilegio menor al de primera. En fin, tras dos horas esperando a que saliera el avión, al final ha salido. Las 12-13 horas de vuelo han sido horribles. No por el viaje, ni el trato, que ha sido exquisito, sino porque no he pegado ojo. No he conseguido dormir. Ahora mismo estoy hecho “cisco” y lo pagaré el martes y el miércoles. Eso si, dado que no he descansado, he leído como un poseso y le he pegado un meno del 50% a la segunda parte de “Canción de Hielo y Fuego”. Algo bueno tenía que tener…¿no?

En fin. Llegamos a HK. Impresionante aeropuerto, e impresionante aproximación. Desde el mar del Sur de la China, a un trocito de tierra. Y una vez en HK…llegamos a lo bueno. Tras los trámites de inmigración (nada que ver con entrar en USA, aquí han sido 5 minutos y listo), lo primero, la CONTAMINACIÓN. Extrema, se nota en el ambiente demasiado. Además un bochorno constante…duro, muy duro. Lo segundo, el idioma. Todo lo “oficial” está en inglés, si, pero también en Chino. Y lo que no es oficial está SOLO EN CHINO…y el chino es eso CHINO, que no se entiende vaya.

En alemán, “gefunden” en rojo pues crees que es algo malo, o “Abrechen” puedes adivinar lo que es. Pero ¿el chino?..coño..qué cuando no entendemos algo decimos que está en Chino ….pues eso..nada de nada. Lo siguiente que he descubierto hoy es que las guías de HK que he leído no sirven para nada. Sólo me ha servido el plano de Kowloon, muy bueno que me habían dejado. El resto, de nada gracias :). Para salir del aeropuerto iba a pillar el metro. Muy bueno, funcional, rápido, limpio y ordenado. Pero un agente me ha dicho que con la maleta que llevaba las iba a pasar putas para llegar al hotel con la gente que habría por la calle, ya que el hotel está en una zona muy comercial. Así que al final he tomado un taxi. 350HKD, o sea unos 35€, que no está mal. El recorrido de unos 30 minutos desde al aeropuerto ha sido cojonudo. He visto casi toda la península, y la isla de HK desde lejos, pasado por unos puentes preciosos y por debajo del mar en un túnel largísimo. Así que ha merecido la pena. Además cuando hemos llegado al centro de Kowloon, plas, ostiazo de realidad. HK es la región del planeta más poblada, es decir, con más habitantes por KM2…pero además ostenta que sólo está poblado el 25% de la superficie terrestre y que el 75% restante son reservas naturales, parques, montes y zonas verdes…¿Cómo se como esto?, pues con:
  • Todo lleno de gente en el 25% ese. TODO lleno de gente donde puede haber gente.
  • Todo crece hacia arriba. Los edificios son MONSTRUOSOS. Como le decía a un muy buen amigo, desconozco como fueron las torres gemelas, pero lo que he visto yo hoy en cuestión de arquitectura urbana y edificios es IMPRESIONANTE. Supera lo inimaginable. No sólo en edificios administrativos, hoteles y complejos, sino en edificios funcionales, urbanos y casas. Hay auténticas colmenas humanas de 60-80 pisos en menos de 4 metros cuadrados.

Como decía, HK ha tenido el record absoluto (creo que insuperable) de 1.900.000 habitantes por Km2…¡¡¡ Casi dos millones de personas por kilómetro cuadrado ¡!! Increíble….
Después sigue impresionando los carteles, las luces, la gente y el CHINO. Coño..todo está lleno de Chino. Si, luego hay carteles en inglés, pero el cielo y las calles están cubiertas de Chino y eso acojona. Además, por mucho que si, que se habla el inglés. No todo el mundo lo habla y sobre todo taxistas, bares “cutres”, etc. Por eso en el hotel te dan una tarjeta con los datos del mismo en CHINO, por si “pillas” a alguien que no sabe inglés, se la enseñes :) …..
El hotel bien, bueno. Tiene algo curioso…en la habitación no hay interruptores ni botones de las luces ni el A/A, ni la tele…todo se controla con una consola central (en una de las mesillas). Ahí apagas y enciendes luces, la tele, A/A, etc..es súper curioso.

Esto enlaza con lo friki-tekis que son todos. Todo el mundo tiene móvil súper-mega-moderno. PDA, “black-berri”, portátil, manos libres ultra-moderno, etc….es la caña. Y las tiendas friki-tekis a punta y pala…

Por cierto, HK es China pero poco. Es especial y tiene un regímen especial..y por mucho que fueron “devueltos” a China por los británicos hace poco, aquí son muy británicos para muchas cosas: Las colas en todos los sitios son eso COLAS PERFECTAS, hasta para tomar el autobús hay colas de a 1 perfectas. Conducen por la izquierda, las matrículas son inglesas (aunque ya hay Chinas) y la gente es educada (aunque no entiendas ni ostias..pero educada). Toman te a las 5 y ven fútbol inglés. Con calles con nombres ingleses y la reina madre aún tiene “cosillas” por aquí. Además hay mucho coche inglés: Rolls, Bentley, Jaguar, etc…y sobre todo: ¡¡¡ hay que traer adaptador par enchufe inglés ¡!!..joder, la primera en la frente. He tenido que comprar uno en la tienda friki-teki junto al hotel..y me ha costado 30 HKD.
En mi primer paseo por aquí, a parte de ir a la oficina del cliente (preciosa en un piso 30 con vistas a la bahía y a la isla de HK) a presentarme, he hecho un rápido paseo por el puerto y dos calles más. Me han llamado la atención muchas cosas, pero destaco:
  • Lo grande que es todo
  • La contaminación
  • Las tiendas para efectuarte los “arreglillos” para ser menos Chino. Por unos pocos dólares te quitan los ojos rascados, te ponen cejas europeas, algo de tetas y demás. Todo esto en tiendas en la calle.
  • Los anuncios en carteles pegados a las paredes de espectáculos porno-sexis. Con los típicos mangas o fotos reales de niñas Chinas (esos que tanto excitan a algunos) hay cientos de carteles, igual que nosotros anunciamos los conciertos de “Jarabe de Palo”, Paulina Runio o Luis Miguel, aquí te anuncias a jóvenes Chinitas calientes, etc… A más de uno que conozco se le hubiera salido el corazón por la bragueta.
  • Efectivamente los Chinos y las Chinas visten tal mal y tan “a su puta bola” como vemos en las películas y mangas. Y lo de las niñas (y no tan niñas) Chinas es para dar de comer a parte….en fins…
Para cenar he ido a un garito junto al hotel que me habían dicho que por 150 HKD cenaba poco y bien….y cierto, han sido 140 HKD, he cenado bien, ha sobrado comida…pero…no me han avisado que la carta ¡¡¡¡ NO ESTABA EN INGLÉS ¡!!. En fins, la camarera chinita (si..estaba buena de narices) me ha explicado la carta plato a plato cuando le he comentado que había un pequeño problema con mi Chino Cantonés…¡¡¡ joder que no entiendo ¡!!. Ni una puta foto de los platos. Ella se ha armado de paciencia y me ha explicado las 2 primeras páginas. Cuando hemos visto que no me quedaba con nada y quedaban 4 páginas más, le he dicho que me diera dos recomendaciones. Esto es lo que YO Creía que había pedido:
  • Ensalada de gambas y algas.
  • Arroz con verduras
En realidad he cenado:
  • Sopa de algo viscoso que no se que era
  • Arroz con algo que debía ser ternera.
Encima la cachonda de la camarera me trae los palillos (chino) y que si voy a comer con ellos. Tras convencerla que lo mejor para mi y para sus manteles es que no, me ha traído un tenedor :)
En fins….ahora estoy escribiendo esto….que espero publicar mañana….Me voy a la cama que estoy “muerto”
Saludos desde HK