lunes, enero 22, 2007

Wii

Ya que hoy estamos que lo tiramos y he podido publicar dos entradas que tenía escritas de antes, voy a lanzarme a escribir otra más. No podía ser menos y dedicársela a mi querida y poco valorada Wii.

No sólo las horas de diversión están siendo INCREÍBLES. Tanto en solitario (tengo el Red Steel y el The Legend of Zelda: Twilight Princess) como en grupo, la consola depara horas y horas de diversión.

De todos los juegos, el que más "engancha" es el Wii Sports. 5 son los mini juegos incluídos: Boxeo, Beisball, Bolos, Golf y Tenis. Y en todos, la adicción es enorme. Tal es así, que la prestigiosa revista "Time" lo ha elegido como el juego del año

Yo estoy de acuerdo con ellos. Los grandes gráficos no hacen un juego. Lo que hace grande a un juego son cosas como que puede jugar cualquiera, no hace falta ser un gran jugador milenario en consolas. Lo que hace grande a Wii Sports es que es divertido hasta límites insospechados. Le hace grande por el cambio que representa en la manera de jugar y entender el entretenimiento. No hay que ser un hacha con los dedos ni ser capaz de recordar 15 combinaciones de 3 teclas en 2 segundos..además no se juega pegado al televisor con un mando en las manos sentado durante 6 horas....Se juega de pie, moviéndote, gritando, dando patadas (¿verdad Koko?), girando, etc... Se juega ¡¡ JUGANDO !!!

Rocky Balboa

Por cuestiones obvias, en 1976 no pude asistir al estreno de Rocky. Más tarde la he visto (más de una vez) en diversos pases en la televisión. Tampoco fui al Cine para ver las sucesivas secuelas, que casi eran productos para venderse directamente para televisión. Sim embargo, la primera de las películas se conviertió, por muchos motivos en una cinta de culto. No sólo por la historia de su actor protagonista, guionista de la misma, que perseveró con muchísima insistencia a los productores de la misma (hasta acampar en el jardín de uno de ellos y saludarle todas las mañanas con el guión :) ), no sólo por los Oscars que recibió: Mejor director, Mejor edición y por último mejor película en 1977, así como las nominaciones de Sylvester como actor, como guionista y hasta 5 nominaciones más. Sino porque es la película de boxeo (pese a que hay otras muchas mucho mejores)....La escena, junto con la la banda sonora de Bill Conti donde Rocky entrena y acaba subiendo las escaleras para saludar, es una escena mítica.

Debo decir que Rocky siempre me ha parecido una cinta muy decente, mucho. Con una historia trivial, pero hecha muy interesante. Lo peor era su protagonista, que pese a encajar al 100% con el personaje, aún no era un actor....y bueno...toda esta entrada para poder hablar de la última película de la saga... Rocky Balboa

Como Rocky, debo empezar siendo directo: Esta cinta es buena. Punto. No es magnífica, no es una obra maestra, pero ni mucho menos es un truño infumable como lo fueron las sendas secuelas de la primera. Creo, que se puede decir, que es tan buena e impactante que la primera, y que tiene tantos errores como aquella, pero sin lugar a dudas, los errores son diferentes, mucho.

Lo primero es que Sylvester Stallone ACTUA. Si, lo he dicho, actua. Este hombre, que ya nos había enseñado que es un actor ("Cop Land"), y que puede ser bueno, creo, a mi juicio, que aquí lo hace muy pero que muy bien. Que pasa, que este tío (un tío listo, trabajador, y muy alejado de otros actores con similar perfil, como el chochenaguer, Van damme, y demás) no hace papeles serios, pero cuando los hace, puede interpretar muy bien. Esa es la principal baza de la película. Justo cuando Sylvester NO ESTA sobre un ring, es cuando mejor lo hace.

La otra gran diferencia con la primera película es el guión. En aquella, era casi redondo todo él, sólo estropeado con 2 o 3 momentos. En esta, sólo se salva la primera parte (hasta la irrupción de la "chica" de la película) y los últimos 15 minutos, con el combate final y el epílogo. El resto del guión que hay por en medio, es malo de solemnidad, sólo llevadero por los momentos "revival" y los gags cómicos.

La cinta está planteada con una moralina que, cirtamente, aquí en Europa ni nos va ni nos viene. No piensen que se trata de patriotismo, no, no van por ahí los tiros..sino del orgullo, la pasión y la lucha por la vida. No digo que esas cosas no me o no nos interesen, sino que no son temas que aquí veamos con la misma perspectiva que los "yankees". Sin embargo, si el patriotismo y el tufillo luchador que tenía TODA la saga anterior era "repelente", ciertamente actualizado a 2006 como ha hecho Sylvester no queda del todo mal.

En fin, una cinta buena, mucho mejor de lo que podría parecer. Que merece la pena ver, aúnque sólo sea por ver a un boxeador muy mayor batirse el cobre por lo que cree justo y necesario, admirar los pequeños homenajes a la primera de las películas, y reirse un poco con los personajes y las situaciones. Además, que si, la NUEVA escena de Rocky entrenando, es emocionante :)

domingo, enero 14, 2007

A Good Year

O "Un Buen Año" como se ha traducido en España. Es la última película del Russell Crowe. Una comedia romántica (porque en el fondo lo es) que nos cuenta la historia de un gran hombre de negocios y "brooker" de la "city" de Londres que de repente herada la casa y los viñedos de un tío suyo que residía y hacía vino en Francia. Su vida cambiará....y la de los espectadores....porque....vaya truño de cinta.

Lo que más me revienta es que un tío como Ridley Scott sea capaz de perpetrar una cosa como esta. ¿Las buenas maneras y el saber hacer es efímero?

No sabría por donde empezar a contar lo mala que me ha parecido..bueno..lo mala que es. Haré una enumeración..una lista y que cada uno vea que es lo que peor le parece:
  • La historia no tiene ni pies ni cabeza. No cuela nada sobre la vida del protagonista, ni sobre los personajes que encuentra en el pueblecito...
  • La definición de los personajes es tan amplia como el mecanismo de una bolsa de plástico.
  • Electroencefalograma plano el de Marc Klein al crear el guión sobre la novela (que no he leído..pero que seguro tiene mucho más mérito)
  • La nula dirección de actores por parte de Scott, que unido al punto segundo y al del guión, hace que sea una mierda e inaguantable tener a los personajes juntos en escena
  • La dirección de producción es nefasta. ¿Alguien se cree esos decorados y localizaciones?
  • Las escenas cómicas dan bastante grima y no producen risa. Especialmente la del coche y los ciclistas
  • No hay química entre las supuestas parejas románticas, ni entre las antagónicas.
  • La selección musical, con esa canción de "Moi Lolita" para introducir Francia, simplemente dan asco....
Habría muchas más, pero creo que mi blog no se merece tanta mala baba y bilis :)

Al menos hay UN punto destacable...lo único de calidad que hay en la cinta (y no es cuando pone FIN), que es el gran Albert Finney. Lo poco que está en pantalla, por si solo, merece la pena.

En fin, una cinta despreciable muy mala, que nos enseña la decadencia de un director como Ridley Scott...bastante triste. Ahora sólo me queda confiar en el bueno de Clint....

martes, enero 02, 2007

The Illusionist

La verdad es que es bastante triste el poco Cine que he visto estas ¿vacaciones? de Navidad. Entre actos sociales, opíparas cenas y comidas, compras y consola :-P poco tiempo ha quedado para el Séptimo arte. Menos mal que mi DIVXteca aún guarda algunas joyas y el otro día puede degustar una muy buena..."El Ilusionista"


La cinta del director Neil Burger, prácticamente debutante, pues su anterior filme era casi un documental sobre la muerte de John F. Kennedy, trata de una manera mágica una historia de amor, odio, venganza y misterio..sobre todo misterio.

Voy a tratar de NO "spoilear", y contar lo justo para que nadie pierda la ilusión de verla.

Cinta ambientada en la Viena de 1900 (o por ahí) aunque rodada en Praga (que luce bellísima, que ganas de visitarla). Todo empieza cuando un joven aprendiz de trucos de magia se enamora de una niña. Ambos son separados (vienen de clases muy diferentes) y cada uno se forja un futuro. Uno, se convertirá en un mago muy especial, rodeado de unos trucos increíbles, y ella, será la consorte del heredero al trono de Austria.

A parte de que el argumento se recrudece y retuerce mucho más de lo que puedo contar, lo mejor sin duda son las interpretaciones del trío principal, y sobre todo las muy excepcionales interpretaciones de Edward Norton y Paul Giamatti. Y la "química" que se produce entre sus personajes. Vista en versión original (con subtítulos) se puede apreciar el duelo interpretativo, pero que trasciende más allá de dos personajes distintos pero muy parecidos en cuanto a sus motivaciones a convertirse en una pareja con una química excelente. Ambos dos se compenetran en pantalla de manera impresionante. La tercera es Jessica Biel, la florero que luce bien y no lo hace mal durante el metraje.

Los otros dos aspectos que me han maravillado de la cinta son sin duda sus mejores puntos fuertes, uno de dirección/guión (a cargo del propio Burger a partir de un relato corto de Steven Millhauser) y el otro de diseño de producción: a) El hacernos caminar dubitativos -y con ojos hasta infantiles- en la frontera de la ilusión, al no saber como espectadores si estamos ante una historia fantástica y mágica o ante un ilusionista sublime; el director juega [hasta abusar un poco con alguna trampa, cierto es] con nosotros aprovechando las posibilidades que le ofrece este tipo de historia. Los efectos especiales son fantásticos y ayudan sobre-manera a crear este efecto en el espectador. b) El hermoso aspecto visual de la película, con su lograda ambientación, esos exteriores de Praga, esos interiores en
los teatros, me gusta hasta el maquillaje :), valga como ejemplo esos mofletes sonrosados que le colocan a Jessica Biel tras el fornicio la hacen deliciosamente "refollable".

También he de destacar que Burger hace un impecable, importante y sesuso uso de "flash-backs" para asentar, establecer, explicar y dar consistencia a la historia. Esto es así, de tal modo (quizá abusivo) que toda la cinta, o gran parte de ella, es en sí misma un flash-back.

Como decía la cinta plantea ser una historia de amor, venganza, etc... Yo me quedo, quizá con el mensaje última de la misma: Que hay emociones, sentimientos o fuerzas que justifican que los personajes se pasen las leyes (físicas y legales) por donde les parezca (el ilusionista, el policía, ella, el príncipe, etc....).

En fin, una cinta con un buen guión, muy buena realización y dirección de producción, dos grandes interpretaciones y una puesta en escena maravillosa.